El Comercio Justo cuida a las mujeres

A por la igualdad a través del deporte

10 de octubre de 2019.

Por Redacción AmecoPress

Madrid | Formación en género | Deportes y género | Comunicados | Cooperación



«Nos gusta que nos enseñen los valores de igualdad y Comercio Justo a través del deporte y no con charlas, porque con el deporte, que nos gusta a todos, se queda mucho más, lo recordamos mejor»


Madrid, 10 oct. 19. AmecoPress.- Aparentemente poco y sorprendentemente mucho, tal y como han demostrado las ponentes y asistentes al Foro «Género, Comercio Justo y Deporte comparten valores», organizado por las ONG Setem y Taller de Solidaridad el pasado 8 de octubre en el centro cultural Casa de Vacas del madrileño Parque del Retiro.

Mujeres con diferentes bagajes, distintas procedencias y campos de actuación diversos se han juntado en torno a una mesa para debatir y reflexionar sobre cómo el deporte, la sensibilización y la Educación para el Desarrollo se pueden convertir en una importante herramienta de transformación de valores.

A través de un deporte como el rugby, del trabajo en el aula con adolescentes o del cultivo de café por mujeres emprendedoras nicaragüenses se dan pequeños pasos en un proceso de «entrenar conciencias para hacer un mundo un poco mejor cada uno desde su ámbito», como señala, Alicia Rius, doctora en Perspectiva feminista y economía aplicada, miembro del Instituto Mujeres y Cooperación.

Cada vez que alguien en alguna parte del mundo coge un balón de rugby está haciendo mucho más que practicar un deporte, está aprendiendo valores como «la igualdad en la diversidad de capacidades morfológicas, psicosociales, el respeto, el sentimiento de equipo, de sentirte arropado, la importancia del diálogo…», asegura Patricia García, capitana de la selección femenina de rugby «Las Leonas», actuales campeonas de Europa. «El rugby no es un fin, es una herramienta para llevar todo tipo de valores a la sociedad. En este deporte da igual las cualidades, capacidades y discapacidades que tengas, porque eres aceptado e igual de importante para el equipo».

Tiene tan claro que el deporte, y el rugby en particular «es una herramienta para llevar estos valores a la sociedad», que ha puesto en marcha varios proyectos, como «Rugby Libre», que consiste en hacer giras de unos 14 días en sus poco más de 20 días de vacaciones al año para impartir clinics, conferencias y formaciones de rugby en centros educativos, penitenciarios o en barrios en riesgo de exclusión social en países como Brasil, Marruecos o Chile. «Estas giras son mi universidad. En mi burbuja se vive muy bien, pero hay que salir de ella. El rugby me ha enseñado que cuando viajas a los campeonatos puedes elegir entre quedarte en el hotel, jugar y dedicarte a ver partidos, o puedes hacer un análisis crítico de la realidad en la que estás y compartir con las personas».

Una pequeña compra cambia la vida de muchas mujeres

Compartir con las mujeres productoras de café su lucha y sus ilusiones es lo que hace María Mercedes Alemán, responsable del programa de Género y Comunicación de la cooperativa de café de mujeres de Nicaragua «Aldea Global». Desde los valores aprendidos en un campo de béisbol junto a su padre, trabaja para que estas mujeres consigan su propia tierra, puedan cultivar su café y se sientan seguras de que nadie les puede echar de allí. Esto, según María Mercedes, ayuda a empoderar a estas mujeres y a mostrarnos que «pueden trabajar, que pueden generar beneficios, y que también pueden cuidar de sus hijos y enseñarles los valores que hay en lo que están haciendo». Además lo explica desde su propia experiencia, «La esencia de lo que soy ha caminado de la mano de mis padres en torno a un campo de béisbol. Ellos y los valores que he respirado en ese entorno me han acompañado para, desde esta libertad, poder elegir trabajar por las mujeres productoras de café en Nicaragua, en el marco del proyecto «Aldea Global». Debemos tener presente que cuando hacemos una pequeña compra, estamos haciendo pequeños cambios en la vida de estas mujeres»

Unos valores que al igual que los del deporte son transversales a la vida, ya que estas mujeres, no solo luchan por conseguir la igualdad para ellas, sino para sus hijos e hijas. Trabajan para lograr un comercio internacional más justo y porque se haga un uso responsable del medio ambiente. «Las productoras de café cuidan sus fincas, se preocupan de que en el proceso del lavado del café no se contaminen las aguas», asegura María Mercedes.

Hacen visible su realidad y su trabajo. «Una mujer antes solo aceptaba el destino pensando que solo teníamos que estar en la casa… Ahora tengo mi propia tierra, mi casa y mi café, he aprendido que tenemos el mismo valor para trabajar y ganarnos la vida fuera del quehacer del hogar…», señala Lesbia, en un testimonio que nos acerca María Mercedes.

Es necesario visibilizar, valorar y reconocer el trabajo que se hace en las casas

Precisamente esa división del trabajo entre productivo, reservado a los hombres y remunerado, y el de cuidados, meramente de mujeres y sin ninguna compensación económica es lo que Alicia Rius considera una de las grandes asignaturas pendientes de la sociedad para acabar con la desigualdad. «Es necesario visibilizar, valorar y reconocer el trabajo que se hace en las casas. Hacen falta empresas y Estados corresponsables con el trabajo de cuidados. Además, los hombres tienen que entender que para lograr esa igualdad deben perder privilegios».

Para trabajar por esa igualdad entre hombres y mujeres, entre productores y productoras de todo el mundo, Taller de Solidaridad ha puesto en marcha entre los jóvenes el programa «EntrenoConciencia», en el que se enmarca este foro. Se trata de un proyecto global de sensibilización y Educación para el Desarrollo que comenzó hace dos años a nivel nacional y que en Madrid cumple su primer año. A través de trece actividades deportivas se trabaja con chicos y chicas en centros educativos y deportivos los valores compartidos de la Igualdad de Género, el Comercio Justo y el Deporte.

«Nos gusta que nos enseñen los valores de igualdad y Comercio Justo través del deporte y no con charlas, porque con el deporte, que nos gusta a todos, se queda mucho más, lo recordamos mejor», comenta una de las alumnas del colegio Fuhem Montserrat de Madrid en el espacio dedicado a las intervenciones de profesores y alumnos durante la jornada. Además, se han presentado los resultados de un estudio donde se observa cómo han evolucionado los conocimientos de los participantes en los distintos centros de Madrid sobre Igualdad de Género, Comercio Justo y consumo responsable, con datos como: el aumento en el grado de conocimiento de Comercio Justo del 3% al 15%, son más responsables en un 41% en consumo responsable y Comercio Justo, aumenta el pensamiento crítico respecto a la Igualdad, se desmontan más los estereotipos masculinos que los femeninos o las chicas tienen un discurso más crítico que los chicos.

Con estos datos y una visita a la exposición interactiva «Miradas al cubo. El otro lado de las cosas», que estará itinerando por los centros educativos, y en la que a través de un cubo gigante con distintas escenas deportivas, los asistentes pueden descubrir lo que subyace detrás de lo que vemos, se cerró el foro. Fue una jornada en la que ponentes, chicos y chicas compartieron un espacio de reflexión sobre la importancia de deconstruir prejuicios a través de los valores deportivos y la necesidad de seguir fomentando espacios de encuentro para trabajar por la Igualdad de Género, el consumo responsable y el Comercio Justo desde la perspectiva del deporte.

Foto: Archivo AmecoPress.

Sociedad – Cooperación – Formación en género – Deportes y género. 10 oct. 19. AmecoPress.