Cláusulas de igualdad para garantizar la transversalidad en las convocatorias de fondos europeos

22 de julio de 2021.

Por Redacción AmecoPress

Madrid | Estado Español | Guías | Políticas de Igualdad | Instituciones de igualdad



El Instituto de las Mujeres presenta sus guías, dirigidas a administraciones públicas y empresas privadas, con orientaciones técnicas para incorporar la perspectiva de género en todo el ciclo de gestión de proyectos financiables en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia


Madrid, 21 jul. 21. AmecoPress.- El impacto de género de la crisis sanitaria del COVID ha evidenciado que es necesario que los fondos europeos sirvan para impulsar una transformación profunda del modelo productivo desde un enfoque feminista e interseccional. Si bien esto se ha tenido en cuenta en el diseño del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) es imprescindible contar con instrumentos para que el principio de transversalidad pueda traducirse y concretarse de modo preciso y los proyectos que se financien con esos fondos incluyan el enfoque de género. Con ese objetivo, el Instituto de las Mujeres ha elaborado una guía para administraciones públicas y otra para entidades privadas y/o partenariados público-privados. Hoy han sido presentadas.

El PTRT canalizará hacia España 140.000 millones de euros de fondos comunitarios hasta 2026, para apoyar a corto plazo la recuperación tras la crisis sanitaria, impulsar a medio plazo un proceso de transformación estructural, y llevar a largo plazo a un desarrollo más sostenible y resiliente desde el punto de vista económico-financiero, social, territorial y medioambiental. Este plan tiene 4 pilares: transición energética; transformación digital; cohesión social y territorial e igualdad de género.

La incorporación de la igualdad de género se hará en 2 direcciones: a través de procedimientos transversales de fomento de la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres y con medidas específicas de gran impacto en la lucha contra la desigualdad.

Diagnosticar con perspectiva de género el impacto que ha tenido el covid permite corroborar algunas cuestiones que venía reiterando el Feminismo desde hace tiempo. La directora del Instituto de las Mujeres, Antonia Morillas, contextualizaba de este modo la necesidad de incorporar los saberes feministas, así como los aprendizajes extraídos de crisis como la de 2010, cuyas recetas llevaron a la precarización, el desempleo, los recortes y el ensanchamiento de las desigualdades.

La crisis generada por el coronavirus ha situado a los cuidados en el centro y a las mujeres en la primera respuesta a la enfermedad

Durante la pandemia se evidenció la importancia de los cuidados y de los servicios esenciales, fuertemente feminizados: el 66 por ciento del personal sanitario y el 82 por ciento de las enfermeras son mujeres, por ejemplo. Son sectores precarizados. Otro elemento importante que la crisis sanitaria puso sobre la mesa fue que los cuidados siguen siendo asumidos por las mujeres, tanto en el ámbito público como en el doméstico. Y sin duda, los sectores laborales más feminizados son los más golpeados, como es el caso de las empleadas de hogar.

Hay, por tanto, “una pregunta sobre la mesa”, resume la directora: “¿Cómo abordar la crisis y la recuperación en este país?”. Los fondos europeos han de abordar un doble reto: servir para producir una transformación profunda del modelo productivo e incluir el enfoque de género que permita incorporar la agenda feminista.

Tras la intervención de Antonia Morillas, Elvira González y Gema de Cabo han explicado las recomendaciones fundamentales que se recogen en las guías para que el enfoque de género se incluya de manera transversal en todo el ciclo de gestión de los proyectos financiables con los fondos europeos.

El Webinario ha contado con la participación de más de 200 personas pertenecientes a ministerios de la Administración General del Estado, agencias y empresas públicas, organismos de las CCAA y entidades de ámbito local, incluida la FEMP, así como varias Diputaciones Provinciales.

Las Guías contribuirán a reducir las brechas entre mujeres y hombres, aprovechando la oportunidad de transformación social que brindan los fondos del PRTR, a dar respuesta al impacto desigual de la Covid-19 y de las medidas adoptadas para combatirla, que han afectado en mayor medida a las mujeres y, por último, a aumentar la eficacia y el impacto económico y social de los proyectos del PRTR.

Del total de inversiones asociadas al PRTR, se estima, a priori, que poco más de una cuarta parte generarán un impacto directo sobre la reducción de las brechas de género, aunque también el resto de actuaciones tiene el potencial de hacerlo, ya sea de forma indirecta o a través de la transformación de los sectores productivos sobre los que actúen. Para ello es necesario que estas actuaciones incorporen efectivamente, desde el momento de su diseño la perspectiva de género.

Sin embargo, en la práctica, se constata que existe gran dificultad para incorporar esta perspectiva de género en proyectos genéricos, es decir, no específicamente orientados a reducir brechas de género, como pueden ser proyectos relacionados con la transición ecológica, la transformación digital o la cohesión territorial.

Por ello, estas Guías se dirigen a todas las inversiones financiables del PRTR, pero sobre todo a las que no están específicamente dirigidas a reducir brechas de género, que son la mayoría.

Para acceder a estos recursos se valorará el cumplimiento de normativa laboral en materia de igualdad (planes de igualdad, registro para la igualdad retributiva o protocolos de prevención del acoso sexual) y la incorporación de medidas de acción positiva para garantizar la contratación de mujeres, la experiencia y formación en materia de igualdad en los equipos que gestionan los proyectos.

El desarrollo de los proyectos financiables en el marco del PRTR se puede interpretar como un proceso único en el que participan dos actores o partes, las administraciones públicas (de los tres niveles territoriales: central, autonómico y local), que convocan los proyectos, y las entidades privadas con y sin ánimo de lucro y/o partenariados público-privados, que presentan y desarrollan los proyectos. Cada parte desempeña diferentes roles a lo largo del proceso, conformándose de este modo dos espacios de trabajo y, por tanto, dos guías diferenciadas.

En primer lugar, se presentan los objetivos de las Guías y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia con los cuatro pilares en los que se fundamenta y en los que se incardinan las políticas palanca y sus componentes, a través de las cuales se va a desarrollar el cuarto eje de igualdad de género.

La Guía para las Administraciones Públicas contiene orientaciones para incorporar la perspectiva de género en los instrumentos de gestión pública que las administraciones públicas utilicen para impulsar proyectos en el marco del PRTR. Las orientaciones se organizan en torno a tres etapas del desarrollo de los proyectos financiables con el PRTR (de las cinco expuestas anteriormente): la convocatoria de los proyectos (1ª etapa), la selección de las mejores alternativas (3ª etapa) y el seguimiento y evaluación de los proyectos y del PRTR en general (5ª etapa).

La Guía para las Entidades privadas/partenariados contiene recomendaciones para incorporar la perspectiva de género en el ciclo de vida de los proyectos financiados en el marco del PRTR, que van a llevar a cabo las organizaciones cuyos proyectos sean seleccionados. Las recomendaciones se organizan, complementariamente, en torno a las otras dos etapas del desarrollo de los proyectos financiables con el PRTR: la formulación del proyecto (2ª etapa) y la implementación y el seguimiento y evaluación del proyecto (4ª etapa).

En cada una de las etapas de ambas Guías se ofrecen elementos de apoyo para incorporar la perspectiva de género: preguntas relevantes sobre lo que tiene que contener el aspecto analizado con perspectiva de género y/o recomendaciones operativas sobre lo que hay que hacer para incorporarla. Y todo ello acompañado de ejemplos ilustrativos.

A continuación, un Glosario de términos, que incluye las definiciones de género, perspectiva de género, transversalidad de género e interseccionalidad, para tener una referencia básica de estos conceptos.

Los Recursos útiles ofrecen el acceso directo a recursos relacionados con el contexto de la presente guía: el PRTR, guías de género generales y temáticas, instituciones de género de referencia, normativa relacionada y fuentes estadísticas de datos relacionados igualdad de género. Además, incluye referencias a estudios temáticos con perspectiva de género.

En el cierre de la jornada y a modo de conclusión, Morillas ha incidido en la necesidad de realizar un “adecuado diagnóstico de las brechas de género en los trabajos previos al diseño de las convocatorias públicas”, “establecer indicadores con el objetivo claro de reducir las desigualdades de género” y que en las convocatorias públicas se incluyan como cláusulas de igualdad la elaboración de planes de igualdad, protocolos de prevención de acoso y el registro retributivo, entre otros. Además, se plantean criterios que premien la calidad técnica de los proyectos en materia de igualdad, con medidas de acción positiva como la contratación de mujeres.

Foto: archivo AmecoPress.
— -
Estado español – Instituciones de Igualdad – Guías – Políticas de Igualdad. 21 jul. 21. AmecoPress