Manifestación pacífica en contra de la campañá

Defensoras del aborto se manifiestan frente al rezo de la "Cuaresma" anti-elección

26 de septiembre de 2019.

Por Adriana Rocha Pastor

Sociedad | Madrid | Situación social de las mujeres | Política y género | Movimiento feminista | Debates | Aborto | Legislación y género | Religiones | Manifestaciones





Madrid, 25 sept. 2019. AmecoPress. El debate en torno al aborto no ha acabado. El miércoles 25 de septiembre se encontraron ante la simbólica clínica Dator las defensoras del aborto libre y el grupo cristiano anti-elección. Unas, exigían respeto a las mujeres que toman la decisión y al personal de estos centros sanitarios. Otras, rezaban en la acera de enfrente intentando dificultar el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Pese a ser un derecho reconocido en España, todavía hay quienes cuestionan la práctica del aborto. No tienen ni voz ni voto, pero sí rezo: Cuarenta días por la vida es la “pacífica” campaña que protagonizan grupos de presión cristianos. Consiste en rezar de ocho de la mañana a ocho de la tarde a las puertas de las clínicas autorizadas para practicar la IVE.

La Plataforma Pro-Derechos, que esta semana presentó su objetivo a la sociedad, congregó a mujeres de diversas ramas: acudieron representantes de UGT, de la asociación de Mujeres Juristas Themis, de ACAI y de la propia clínica Dator. Creen que es necesario que esta persecución sea sancionada.

María Paz de la Usada, de Themis, recuerda que las afectadas atraviesan un momento de “total vulnerabilidad”, hay que dejarlas tranquilas y respetar su decisión. “Las increpan, las dicen que qué van a hacer, las violentan mucho”, explica. Su manifiesto busca que la Administración se responsabilice y las proteja. Y ya han propuesto medidas concretas, como el “perímetro de seguridad para que las mujeres puedan acceder aquí con total seguridad”.

En un momento en el que se quiere preservar la intimidad, las pacientes de las clínicas tienden a no denunciar la situación. Por eso insisten en convertir el delito en algo público. Las Mujeres Juristas insisten en la urgencia de “una ley que penalice exactamente esta conducta y que sea un delito considerado público y que las mujeres no lo tengan que denunciar”.

“Cualquier mujer que acuda a la clínica no tiene por qué ver a diez metros de ella a cinco personas rezando, con rosario en mano. También es muy importante todo el juego simbólico que utilizan”, explica Sonia Lamas, de Enclave Feminista. La intervención es necesaria cuando se trata de rezos para acabar con un derecho como el aborto: “En un país, cuando se va contra los derechos legítimos se llama de otra manera”, añade.

En declaraciones a AmecoPress, trabajadoras de Dator dejaron claro que no siempre se trata de un rezo pacífico. Desde acciones simbólicas como rodear la clínica de sal para “purificar” a otras más agresivas, como perseguirlas hasta el metro más cercano increpándolas o cantar “asesina, asesina” a la salida del trabajo. El personal, aunque se va acostumbrando, tiene que lidiar con situaciones así continuamente.

Grupos anti-elección totalmente organizados
Los grupos anti-elección han llegado a colocar hasta ambulancias donde hacer ecografías. Se ponen en la puerta e intentan dificultar el acceso, reparten panfletos o los ponen en las ventanillas de los coches, dicen que ahí dentro “mueren mujeres”… Tienen varias formas de actuación, y además están organizados.

Su portavoz y coordinadora de eventos, Gemma, una chica joven, explicó a AmecoPress que se trata de una “vigilia pacífica de oración”. Los voluntarios firman una “declaración de paz en la que se comprometen a estar aquí, que no van a hablar con ninguna mujer, que solamente van a rezar y si hubiese cualquier cosa, nos piden que nos movamos, nos movemos”.

Según cuenta, no pertenecen a ninguna organización, la campaña que llega de Texas, en Estados Unidos, “es una iniciativa propia”. Mediante un formulario de inscripción, organizan quién rezará, qué día y en qué sitio. Una cobertura total: “lo que queremos es que se rece continuamente durante los cuarenta días”.

La campaña cuenta con la bendición del Obispo de Getafe, Don José Rico y con el apoyo de varios sacerdotes. También tienen prevista una reunión con el Obispo de Alcalá. La diócesis de Madrid no apoya directamente la campaña: “no quiere involucrarse, pero no nos ha dicho que le parezca mal”, explica Marta. Eso que "no se organizan".

Cuando se pregunta quién coacciona a las mujeres, una voluntaria dice que no lo sabe, y vuelve a explicar la razón por la cual está ahí. Si su actuación puede cohibir cree que “queda en la conciencia de cada una”. Se refugia en su derecho de libertad religiosa y de congregación -nunca son más de 19 personas, un cálculo "espontáneo"- para justificar la campaña.

Foto: Archivo AmecoPress
— -
Sociedad - Situación social de las mujeres - Manifestaciones - Movimiento Feminista - Religiones - Política y Género - Legislación y Género - Debate - Aborto. 26 sept. 2019. AmecoPress.

Documentos

image2.jpg
JPEG | 4.1 MB