Seis candidatos

3 de octubre de 2019.

Por Redacción AmecoPress

Política | Madrid | Política y género | Liderazgo | Feminismo | Legislación y género | Paridad



El 10 de noviembre habrá elecciones en el Estado español y de nuevo, no será visible una candidata a la presidencia del Gobierno


Madrid, 03 oct. 2019. AmecoPress.- Otra vez se celebrarán elecciones en el Estado español. Otra vez los principales partidos políticos de ámbito estatal –viejos o nuevos- presentan a candidatos como cabezas de lista. Ellos saldrán en la televisión y en los carteles. Ellos darán entrevistas y hablaran en los mítines. Ellos serán protagonistas en los debates y en los resultados de los comicios. No será visible una candidata a la presidencia del Gobierno.

Hasta aproximadamente el siglo XV, las mujeres no formaban parte de la representación del cielo. Había hombres de distintas edades, color de piel, fisionomía, tamaño; había también animales y seres fantásticos. Pero ninguna mujer. El mundo avanzaba porque ellas existían y se reproducían y cuidaban. Pero en la foto celestial, ellas no aparecían.

La política actual poco se parece al cielo, salvo en eso: en la foto solo salen ellos. Eso sí, se seguirá haciendo apología de las listas cremallera –que son correctas-, se nombrará al feminismo –en unos casos más que en otros- a la hora de justificar propuestas electorales, se pedirá el voto a las mujeres. Pero ellos seguirán siendo los protagonistas.

Claro que hemos avanzado. España –junto a Suecia- lidera los indicadores de igualdad entre mujeres y hombres en la política. Por un lado, el Gobierno español es el que tiene más ministras (en funciones) de toda la Unión Europea. De 17 ministerios, once están ocupados por mujeres y seis por hombres. Además, son ministras que se ocupan de carteras consideradas de peso, que normalmente han sido asignadas a los hombres, con lo que no solo es un avance cuantitativo, sino de cualidad. También, los últimos comicios nos dejaron el Parlamento con más diputadas de toda la democracia. Ellas ocuparon el 47,4% de los escaños, ellos el 52,6%.

Todo esto se ha conseguido gracias a leyes y normas que han tratado de corregir una discriminación histórica –la ley de Igualdad de 2004, por ejemplo, impulsada por el Gobierno de Zapatero-, pero especialmente gracias al empuje y compromiso de miles de mujeres desde el activismo social y dentro de las filas de los partidos.

Pero todavía los cargos de mayor responsabilidad, reflejo de modelos imperantes, están en manos de ellos, en el campo político, y también en otros estamentos de la sociedad, como la justicia, la universidad o la economía.

Foto: AmecoPress

Política – Política y género – Legislación y género – Feminismo. 03 octubre. 19. AmecoPress