Mujeres rurales y no heterosexuales: poco visibilizadas, tarea pendiente

15 de octubre de 2019.

Por Redacción AmecoPress

Sociedad | Madrid | Estado Español | Situación social de las mujeres | Tercera edad | Mujeres rurales | Sexualidades | Diversidad





Madrid, 14 oct. 2019. AmecoPress.- Antiguamente se marchaban a las grandes ciudades, donde la sensación de libertad era muy, muy distinta. O contaban una vida distinta cuando volvían al pueblo, o directamente no volvían a pisarlo. Hay otras que se quedaban allí y se casaban con un hombre para no ser rechazadas socialmente. Y también está la solterona que “no había sido capaz de encontrar marido”, se había quedado para vestir santos y cuidaba a las personas mayores del núcleo familiar. O la que vivía con su “mejor amiga” y a la que la familia trataba de tía/prima.

No responder al “estereotipo de esposa y madre predominante” en las grandes urbes pasa más desapercibido a ojos juzgadores. En una ciudad hay más gente, cada persona pesa menos en la masa, que crece constantemente. Sin embargo, en los pueblos pasa lo contrario. No ser el arquetipo de mujer Hera no está muy aceptado. Menos aún ser, además, parte del colectivo LGTBI, que siente el estigma social todavía más grande.

El 15 de octubre es el Día Internacional de las Mujeres Rurales y la comunidad LGTBI quiere añadir una nota importante a pie de página. La FELGTB denuncia la falta de visibilización que las mujeres LTB sufren y han sufrido de manera histórica en el ámbito rural.

La Asociación PLuRaL LGTB Mancha Centro explica que esa idea anticuada de mujer que está ahí para dedicarse del amor y los cuidados del entorno familiar es lo que predomina en el ámbito rural. Si se tiene en cuenta, además, que la población es menor y que la gente se conoce, la presión aumenta: “el peso social de no cumplir con las expectativas impuestas por los roles de género es mucho mayor”, según Mancha Centro.

Desde la Asociación LGTBI* Diversas, del Valle de Orotava, en Tenerife, están de acuerdo. Y, de hecho, inciden: creen que la discriminación es doble, entra en juego el ser mujer y ser del colectivo LGTBI. “En los pueblos, o en las islas no capitalinas como sucede en Canarias, sufren miradas, comentarios y la exposición permanente a los prejuicios de la opinión pública”, explican.

Altihay, desde Fuerteventura, cree que mujeres mayores han ido saliendo del armario poco a poco, “cuando sus compromisos familiares y socio-laborales se lo han permitido”. En ocasiones, ya ha dejado de pensar en el qué dirán.

Otra voz llega desde Castilla y León de la mano de la Asociación Segoentiende, que recuerda que las mujeres que salían de la heterosexualidad normativa solían irse a vivir a ciudades como Madrid o Barcelona. Por cuestiones laborales y por poder vivir un poco más en paz: “vivir con cierta libertad”.

Extremadura Entiende cree que la etiqueta de “mejor amiga”, no pareja sentimental, es “una estrategia de ocultamiento que terminó siendo una trampa y esa doble lectura que presenta a las mujeres lesbianas y bisexuales como “parejas de amigas” ha contribuido a construir uno de los estereotipos que más daño nos hacen a día de hoy y que pone en duda la “validez” de la sexualidad sin que haya un varón”.

Loren González, coordinador de Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!, tema central de este 2019 en la FELGTB, explica que muchas de ellas “rural se han quedado en el armario sin poder vivir una vida plena porque en un entorno donde todo el mundo sabe quién eres, quién es tu familia, dónde trabajas y hasta lo que se espera de ti, el derecho a ser, si eso implicaba salirse de la norma, estaba y, en parte, sigue estando, vetado”.

Fueron y son muchas, cada una con un camino distinto, pero ahora el entorno rural LGTBI se organiza para cambiar el orden de las cosas. González cree que las jóvenes empiezan a darse visibilidad con más naturalidad en el ámbito rural. Las amistades y otras herramientas de desarrollo personal son de gran ayuda, ya que en ocasiones la familia todavía siente la dificultad de aceptar la realidad. Así está el panorama entre las menores de 26 años, las que pasan esa franja sigue estando muy invisibilizada, aún en proceso, según la FELGTB.

Foto: Archivo AmecoPress, cedida por FELGTB
— -
Sociedad - Estado Español - Sexualidades - Situación social de las mujeres - Tercera edad - Mujeres rurales - Diversidad. 14 oct. 2019. AmecoPress.