Jornada ‘Comunicación y Género: una asignatura para el cambio social’ en la UCM

Las profesionales abogan por una la formación en comunicación en perspectiva de género para construir nuevos relatos

7 de febrero de 2019.

Por Gloria López

Medios de Comunicación | Madrid | Comunicación y género | Educación | Formación en género | Estudios de genero | Encuentros y Jornadas



Isabel Valdés –periodista de El País-, María Hernández –periodista de El Mundo-, Nuria Varela -periodista y experta en políticas de igualdad- y Cristina Fallarás -periodista y escritora-, reflexionan acerca de periodismo y feminismo


Madrid, 07 feb. 19. AmecoPress.- ¿Por qué es importante la formación en comunicación en perspectiva de género en la facultad de Ciencias de la Información? La respuesta nos lleva a cuestionar el papel de los medios en la construcción de los imaginarios colectivos, en la construcción social y en la educación. Por otro lado, la presencia de mujeres en los medios no se traduce en formación de las y los periodistas en perspectiva de género, ni en que las mujeres dirijan y tomen decisiones en las empresas informativas ni tampoco en que las mujeres estén más y mejor representadas en los contenidos que ofrecen los medios de comunicación. Con este enmarque, no parece necesario poner interrogantes: es importante la formación en comunicación en perspectiva de género en la facultad de Ciencias de la Información.

Cuatro profesionales, moderadas por la profesora Yanna G. Franco debatieron sobre feminismo, periodismo y medios en la segunda mesa de la jornada Comunicación y Género celebrada en la Universidad Complutense de Madrid: Isabel Valdés, periodista de El País, María Hernández, periodista de El Mundo, Nuria Varela, periodista y experta en políticas de igualdad, y Cristina Fallarás, periodista y escritora.

“Si nos educan de manera sesgada producimos noticias sesgadas”, dijo Nuria Varela. Cierto es que “cada vez hay más gente convencida profesional y personalmente”, según Isabel Valdés, que valoró el alcance que tuvo el pasado 8M el movimiento de ‘Las periodistas paramos’ y transformaciones como la que ha experimentado el diario en el que trabaja, El País, empezando porque ahora lo dirige una mujer, Soledad Gallego.

Sin embargo, “cuando permanecen las mentiras gordas”, dijo Cristina Fallarás poniendo ejemplos como el tratamiento informativo de lo que está sucediendo en Venezuela, entre otros, “dudo de que hayan cambiado las pequeñas”. Fallarás recordó que “las empresas siguen dirigidas por hombres” y defendió el cambio que se ha producido gracias a las redes sociales, que “no hablan en abstracto”, lo que ha permitido “modificar el relato”. Las redes “nos permiten relatarnos sin necesidad de pedir permiso y sin invertir dinero”. Y esto, modifica también los medios de comunicación, que no pueden obviar esta realidad.

Ahora bien, según expuso María Hernández, “las redes también conllevan peligro”, por la difusión de informaciones falsas. Algo que tampoco es muy diferente a lo que sucede a los medios de comunicación en manos de un poder que permanentemente mienten y crean imaginarios falsos en los que las mujeres no existen.

La periodista de El Mundo advirtió de la perversa práctica que los medios, a partir del avance del feminismo en el último año, impulsan. “Crean secciones y suplementos de mujeres porque les interesa y porque es fuente de recursos, pero por otro lado, se mantienen temas y prácticas que sostienen la desigualdad, como hasta ahora”.
Las periodistas reclamaron más mujeres como fuentes y expertas. Existen, en todos los campos, pero todavía no se cuenta con ellas adecuadamente. La objetividad no existe, existe la honestidad y el valor de una nueva mirada que transforme el relato.

“Los medios de comunicación dibujan unos marcos de actuación, unas estructuras de autoridad y jerarquía falsas”, denunciaba Cristina Fallarás. Es fundamental contar con datos, no solo los oficiales, para construir otros relatos. Por ejemplo, en violencia de género el marco generado desde el poder y difundido también por los medios de comunicación, marco “en el que nos movemos” es contar que existe violencia solo cuando asesinan a una mujer, pero existe violencia machista todos los días.
Efectivamente “si el debate fuera la verdad, habríamos ganado ya”, afirmó María Hernández, “el reto no es solo la razón, sino formar otros relatos”.

Foto: AmecoPress.
_-
Pie de foto: Imágenes de la jornada
— -
Medios de comunicación – Comunicación y género – Educación – Formación en género – Encuentros y jornadas. 07 feb. 19. AmecoPress.