Las mujeres con discapacidad se enfrentan a “estereotipos nocivos” para ser madres

2 de julio de 2019.

Por Redacción AmecoPress

Sociedad | Madrid | Voces de mujeres | Salud y género | Salud reproductiva | Discapacidad | Estudios de genero



CERMI Mujeres denuncia las trabas a las que se enfrentan las mujeres con discapacidad a la hora de ejercer su derecho a la maternidad


Madrid, 02 jun. 19. AmecoPress.-La Fundación CERMI Mujeres (FCM) ha denunciado en el boletín “Generosidad” del mes de julio los “estereotipos nocivos, tanto falsos como proteccionistas” a los que se enfrentan las mujeres con discapacidad a la hora de ser madres. El análisis parte de un caso en Reino Unido de una mujer con discapacidad a la que por sentencia judicial se le obligaba a interrumpir su embarazo. Ella y su madre recurrieron con éxito alegando que el deseo de la mujer era llevar adelante su embarazo. La mujer contaba con una red de apoyo en la que su madre se comprometía con la crianza del bebé y la trabajadora social que había hecho un seguimiento de su embarazo, expresaba su postura de aprobación para que la joven diese a luz.

“Se debe garantizar el derecho a la igualdad ante la ley de las mujeres con discapacidad, incluidas las mujeres con discapacidad intelectual, en igualdad de condiciones con las demás personas, lo que implica respetar su voluntad y su dignidad humana, cuyo carácter absoluto involucra la no instrumentalización y la no humillación del cuerpo y persona”. Además, el estudio aluce a la capacidad jurídica, la cual es inherente a todas las personas e incluye la capacidad de ser titular de los derechos con plena protección del ordenamiento jurídico.

El aborto forzoso viola el derecho a la igualdad que está contemplado en la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), en la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (Cedaw) y en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD). Además, viola el derecho a la privacidad, el derecho a la integridad física y mental y el derecho a estar libre de torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Desde CERMI denuncian que el Estado no puede, con la justificación e intención de proteger, violar derechos y tomar decisiones en el cuerpo de las mujeres. La autonomía de cada persona se debe respetar, de lo contrario se está violando la dignidad humana y los derechos que ello conlleva. La persona es un fin en sí mismo y no instrumentalizar su cuerpo significa respetar su autonomía individual y contemplar su integridad tanto física como psíquica.

Foto: Archivo AmecoPress.

— 

Pie de foto: 1) Boletín "Generosidad" de CERMI Mujeres.

— -

Sociedad - Voces de mujeres - Discapacidad - Salud y género - Salud reproductiva - Estudios de género. 02 jun. 19. AmecoPress.