El Festival Internacional de Cine Documental impulsado por el Ayuntamiento se celebra entre el 9 y el 19 de mayo

La pionera del cine africano, Sarah Maldoror, invitada especial de DocumentaMadrid y el Museo Reina Sofía

9 de mayo de 2019.

Por Redacción

Cultura | Madrid | Voces de mujeres | Mujeres del mundo | Cultura y arte | Cine | Muestras y Festivales



La artista, activista y cineasta presenta la sesión inagural del Festival DocumantaMadrid el sábado 11 de mayo a las 19.00, en la sala Azcona de Cineteca Madrid, con la proyección de dos de sus películas más emblemáticas, Monangambée y Sambizanga


Madrid, 09 mayo. 19. AmecoPress.-DocumentaMadrid y el Museo Reina Sofía anuncian en colaboración la retrospectiva Sarah Maldoror, poeta y cineasta de la negritud que, por primera vez, mostrará la obra íntegra de esta cineasta, considerada la matriarca del cine africano, por tratarse de una de las primeras mujeres en rodar un largometraje en África.

La artista, activista y cineasta visita Madrid con motivo de la 16ª edición del Festival, que se celebra del 9 al 19 de mayo de 2019. Maldoror presentará la sesión inaugural del ciclo el sábado 11 de mayo a las 19.00 horas, en la sala Azcona de Cineteca Madrid, con la proyección de dos de sus películas más emblemáticas, Monangambée y Sambizanga. El lunes 13 de mayo en el Auditorio Sabatini del Reina Sofía tendrá lugar la mesa redonda Sarah Maldoror, en contexto con la participación de especialistas en su obra como el artista, curador y programador Mathieu Kleyebe Abonnenc y Olivier Hadouchi, escritor y programador, así como su hija Annouchka de Andrade, colaboradora de Maldoror y directora del Festival Internacional de Cine de Amiens.

Chema González, jefe de Actividades Culturales del Museo Reina Sofía y comisario de la retrospectiva, destaca: “Nos parece esencial dar a conocer en España, con la colaboración del Festival DocumentaMadrid, la relevancia de Sarah Maldoror, cuya obra responde a la búsqueda de una forma poética para expresar una identidad alternativa y la promesa de sociedad futura que ofrece la nueva cultura negra surgida del anticolonialismo y del panafricanismo durante los años 60”.

“Es un verdadero hito para el Festival presentar por primera vez en España una retrospectiva con un amplio y significativo repertorio de su obra —con algunos títulos inéditos hasta ahora—, así como un avance considerable en nuestra política de colaboración con instituciones públicas tan prestigiosas como el Museo Reina Sofía”, explica Andrea Guzmán, codirectora del Festival dedicado al cine documental impulsado por el Ayuntamiento de Madrid.

La mujer y el cine en África

Sarah Maldoror nació en 1929 en Francia, en el seno de una familia proveniente de Francia y Guadalupe, archipiélago francés en el Caribe con población de ascendencia africana. La poesía, el jazz y la conciencia política transcurren a lo largo de sus treinta y ocho películas. Su vínculo con la poesía comienza en el momento en que toma su nombre artístico de Los cantos de Maldoror del Conde de Lautréamont, considerado el gran renovador de la poesía francesa del siglo XIX, gesto con el cual busca revitalizar el surrealismo desde los postulados de la negritud, movimiento artístico, social y político del cual Maldoror será una de sus grandes intérpretes.

“Pensar en una figura y una trayectoria como la de Maldoror es pensar el cine comprometido, militante, como pilar y base de la lucha política desde el arte; lo que no ha de hacernos olvidar la amplísima y fructífera relación que desde el mundo del cine ha establecido la cineasta con otras disciplinas artísticas que han sobrevolado constantemente su vida y su obra”, añade David Varela, codirector de DocumentaMadrid.

Los orígenes de Sarah Maldoror se encuentran en el teatro cuando, a finales de los cincuenta, funda y preside Les Griots (los trovadores), primera compañía dramática en Francia integrada exclusivamente por actores africanos y afrocaribeños, quienes crearon con Jean Genet la obra Los negros. Esta dimensión teatral, entendida en sus cualidades orales y performativas, será clave en su manera de concebir el cine. Unos años más tarde, Maldoror estudió cine con una beca en el Instituto Estatal de Cinematografía de la Federación Rusa (VGIK), en Moscú. Después de residir brevemente en Marruecos en 1963, trabajó como asistente de dirección en Argelia con Gillo Pontecorvo en la película clásica La batalla de Argel (1966), que se proyectará dentro del ciclo dedicado a Maldoror en el Museo Reina Sofía.

La influencia de esta película se evidencia en su cortometraje debut Monagambée (1968), en el que Maldoror examina las técnicas de tortura utilizadas por los colonialistas portugueses en la guerra de Angola, que resultó seleccionada para la Quincena de Realizadores en Cannes en 1971 y para el Festival de Berlín. Unos años después dirige su obra más emblemática, Sambizanga (1972), que relata la historia de una mujer que busca desesperadamente a su esposo tras ser encarcelado debido a su vinculación al movimiento de liberación africano en Angola.

Compromiso político, cultura popular e influencias artísticas

La obra de Maldoror tiene un firme compromiso político, pero al mismo tiempo se mantiene alejada de la propaganda. Tanto es así que el gobierno revolucionario de Argelia confiscó el que fue su primer largometraje, Des fusils pour Banta (1970), una película encargada por el propio gobierno pero que nunca devolvieron por considerarla demasiado ambigua, y que sigue extraviada a día de hoy. En la retrospectiva que dedican DocumentaMadrid y el Museo Reina Sofía se incluye la película reciente Préface à des fusils pour Banta (2011) del director Mathieu Kleyebe Abonnec, en la que se reúnen fotografías del rodaje de la película desaparecida y testimonios de la propia cineasta y otros testigos.

Otro tema que ocupa el foco de varias películas es el de las fiestas de carnaval: en Fogo, l’île de feu (1979) y Un carnaval dans le Sahel (1979) adopta una mirada antropológica sin paternalismos que retrata la cultura de Cabo Verde; y en A Bissau, le carnaval (1980) reflexiona sobre qué significa la identidad negra a partir de la fiesta del carnaval.

El ciclo dedicado a la cineasta incluye también el film Festival Panafricain d’Alger (1970), dirigido por fotógrafo y cineasta norteamericano William Klein durante una de las mayores manifestaciones culturales de finales de los años 60 en África. La película, en la que Sarah Maldoror participó como ayudante de dirección, puede considerarse un enorme fresco histórico sobre el panafricanismo como pensamiento de la emancipación y concluye con un rotundo mensaje: “La cultura africana será revolucionaria o no será africana”.

El movimiento cultural fundado por los poetas Aimé Césaire (Martinica, 1913-2018), Leopold Senghor (Senegal, 1906-2001) y Leon G. Damas (Francia, 1912-1978), llamado La negritud, será una influencia determinante para Sarah Maldoror, “hasta el punto de que podemos definir su cine como una traducción a imágenes y sonidos de la escritura de estos tres poetas”, declara Chema González. Otros escritores y artistas que han sido objeto de interés para Maldoror han sido Louis Aragon (Francia, 1897-1982), Joan Miró (España, 1893-1983), Alberto Carlisky (Argentina, 1914-1999) o Ana Mercedes Hoyos (Colombia, 1942-2014).

Foto: Archivo AmecoPress

- 

Pie de foto: 1) Obra de Sarah Maldoror
2) XV edición DocumentaMadrid/Andrea Comas

— -

Cultura - Voces de mujeres - Mujeres del mundo - Cultura y arte - Cine - Muestras y festivales. 09 mayo . 19. AmecoPress.