Por tercera vez a juicio

La injusticia amenaza una vez más la libertad de Evelyn

12 de septiembre de 2019.

Por Redacción AmecoPress

Madrid | Internacional | Derechos humanos | Violencia sexual | Misoginia



Fue denunciada por el personal hospitalario tras sufrir una emergencia médica que terminó en pérdida de su embarazo, fruto de una violación


Madrid, 12 sept. 19. AmecoPress.- En 2016 la salvadoreña Evelyn Hernández, de 21 años, sufrió una emergencia médica que terminó con la pérdida de su embarazo, fruto de una violación. El personal hospitalario que la atendió decidió denunciarla y fue arrestada y condenada a 30 años de prisión por homicidio agravado en 2017.

Gracias a la apelación de su defensa, la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador anunció en 2018 el fallo condenatorio en base a «falta de argumentación e infracción a las reglas de la sana crítica», lo que derivó a un nuevo juicio. En este juicio realizado el 19 de agosto de 2019, Evelyn salió en libertad con la declaración del juez del Tribunal de Sentencia de Cojutepeque, que explicó que no hay indicios de que Evelyn hubiese cometido ningún delito, ya que no se pudo demostrar la participación de Evelyn al ser un parto extrahospitalario.

Pero la historia no acaba ahí porque el 6 septiembre de 2019 la Fiscalía General presentó un recurso de apelación, querían volver a juzgarla por tercera vez. La persecución y criminalización que ha enfrentado Evelyn ha sido una constante violación a sus derechos y, ahora, se suma la apelación que busca robarle de nuevo su libertad.

La Agrupación por la Despenalización del aborto en El Salvador calificó esta acción como un ensañamiento judicial que se ejerce en El Salvador contra las mujeres de escasos recursos económicos. «A Evelyn las instituciones no le aseguraron sus derechos: le negaron la educación sexual en la escuela; no le dieron seguridad en su comunidad, en la cual enfrentó violencia sexual; en el Hospital Nacional de Cojutepeque, le violaron el secreto profesional al que tiene derecho toda paciente; y a pesar de que la justicia reconoció ya su inocencia, la Fiscalía General de la República -FGR- sigue empeñada en acusarla» Esto representa una acción violenta del Estado salvadoreño contra Evelyn, ya que no se le respetó su derecho a presunción de inocencia, siendo acusada y condenada sin contar con las suficientes pruebas científicas y asistencia legal. Desde nuestro compromiso con la defensa de los derechos humanos de las mujeres y la justicia social y frente a la situación antes descrita exponemos lo siguiente:

  • El largo proceso judicial bajo los procedimientos y leyes salvadoreñas, que Evelyn ha enfrentado, ha dictaminado su inocencia. La Fiscalía, al insistir en su acusación y culpabilidad, alimenta la persecución jurídica y social contra Evelyn y violenta sus derechos humanos. Esta es una persecución social contra la figura de Evelyn, demostrando el machismo estructural que impera en la sociedad salvadoreña. Por otra parte, la persecución judicial, sustentada en el machismo social y a lo que se suma la aporofobia escondida en el ensañamiento contra mujeres empobrecidas. Así, una vez más, el Estado salvadoreño le muestra al mundo la misoginia y aporofobia que rige el funcionamiento del sistema judicial.
  • Denunciamos al Estado salvadoreño y a sus instituciones por su reiterada criminalización a las mujeres, que han sufrido abortos espontáneos y partos extrahospitalarios, así como por no cumplir ni hacer cumplir los derechos sexuales y reproductivos y el derecho a vivir una vida libre de violencia. En ese sentido, exigimos que se detenga inmediatamente esta criminalización jurídica y social. Exigimos al Estado salvadoreño justicia y respeto a los principios de igualdad y no discriminación desde los derechos humanos.
  • Nos solidarizamos con Evelyn, defendemos su inocencia y su derecho a rehacer su vida libre de cualquier tipo de violencia social, mediática y judicial. Entendemos su caso, como una situación estructural que afecta la vida de las mujeres salvadoreñas y centroamericanas en general. Los países centroamericanos tienen una deuda histórica pendiente con los derechos de nosotras las mujeres y, desde la sororidad internacionalista, no vamos a seguir tolerando leyes y políticas misóginas.

Las mujeres de todo el mundo seguimos luchando por nuestros derechos a escala global. Ni Evelyn ni las feministas salvadoreñas están solas y desde el Estado español trabajaremos para tejer redes cada vez más fuertes, que derriben el patriarcado en todas sus formas y en todos los países.

Foto archivo AmecoPress


Internacional – Derechos Humanos – Violencia sexual – Misoginia. 12 sept. 19. AmecoPress.