Feminismo en la puerta del CIE

5 de marzo de 2019.

Por Gloria López

Madrid | Estado Español | Mujeres migrantes | Feminismo | Movimiento feminista | 8 Marzo | Campañas | Xenofobia | Refugiadas



La concentración, que reunió a 600 personas, reclamó el fin de las redadas racistas y vuelos de deportación, la derogación de la ley de extranjería y el cierre de los CIE


Madrid, 05 marzo. 19. Amecopress. El viernes, 1 de marzo, arrancaba la Revuelta Feminista. Se abría así una semana intensa de acciones reivindicativas y diversas que confluirán en la Huelga del 8 de marzo. A las 6 de la tarde más de 600 personas se concentraron a las puertas del Centro de Internamiento de Personas Extranjeras (CIE) de Aluche siguiendo el llamamiento de la Comisión 8M de Madrid para defender los derechos de las mujeres migrantes, con y sin papeles, que todavía carecen de visibilidad y están más expuestas a la violencia y los prejuicios del sistema patriarcal.

Allí pudimos hablar con representantes de la Comisión migración y antirracismo, encargada de trabajar un feminismo antirracista de forma transversal en todos los planteamientos de los feminismos, con una mirada crítica que lleve en consideración la realidad de todas las mujeres, mediante iniciativas y acciones coordinadas en los diferentes territorios que integran la comisión 8M. Es decir, “que la lucha antirracista sea efectivamente reflejada en todas nuestras prácticas feministas”, resumen.

Durante la movilización reparten folletos y unos papelitos con teléfonos de abogadas que puedan ayudar de forma gratuita en situaciones que puedan presentarse –redadas, detenciones, abusos-, cada vez más frecuentes en las vidas de quienes se encuentran en situación administrativa irregular.

Un pequeño espacio con velas, fotos y nombres de las víctimas de las políticas que niegan la sanidad pública gratuita a quienes no tienen papeles, que abandonan a las personas encerradas en los CIEs y que no protegen los derechos humanos. Lucrecia Pérez, mujer dominicana asesinada; Samba Martínez, mujer congoleña muerta por desatención en el CIE.

Una de las representantes de la Comisión 8M recuerda que “con la fuerza colectiva hemos ido abriendo espacios y consiguiendo algunos cambios, pero no todos ni para todas”, y que “el feminismo no puede avanzar sin tener en cuenta los derechos de las mujeres migrantes”. Pero también valora que ellas están incluidas en el movimiento feminista porque “todas hemos hecho un esfuerzo por encontrarnos”. De hecho, insistimos en que “la huelga la construimos entre todas para que cada una de nosotras pueda participar y tenga su espacio” y defendemos que el nuestro es “un movimiento, transfronterizo y transcultural”.

"El feminismo será antiracista o no será. El sistema se ceba en las mujeres: sin papeles y sin derechos, quieren arrebatarles la dignidad" aseguraron las participantes en la acción. La concentración reclamó el fin de las redadas racistas y vuelos de deportación, la derogación de la ley de extranjería y el cierre de los CIE.

En los Centros de Internamiento de Extranjeros permanecen privadas de libertad personas que no han cometido ningún delito, solo la falta administrativa de no tener su situación regularizada en España. La Defensoría del Pueblo, jueces y varias ONG han denunciado en repetidas ocasiones que en las instalaciones de los CIE se producen "violaciones sistemáticas de los derechos humanos".

El miedo a ser encerradas en CIE hace que muchas mujeres vivan una vulnerabilidad añadida, con miedo a denunciar abusos, violencias y otras situaciones. Las trabajadoras que cuidan y limpian en muchas casas de mujeres españolas se enfrentan a diario a este peligro.

Ningún ser humano es ilegal

El cierre de los CIEs, cambiar la ley de extranjería, derogar el Real Decreto 16/2012 que impide acceder a la atención sanitaria pública a quienes se encuentran en situación administrativa irregular, son algunos de los reclamos que estuvieron presentes en la concentración y que forman parte del argumentario de la Huelga Feminista.

Pero los reclamos atraviesan todos los ámbitos. “Porque las mujeres migrantes sufrimos además discriminación racista y xenófoba en los espacios públicos y en los medios de transporte y somos objeto de redadas racistas por el simple hecho de ser migrantes racializadas”.

También, en el ámbito de las violencias machistas, urge “modificar la ley de extranjería de modo que a las mujeres migrantes en situación administrativa irregular se nos garantice seguridad jurídica y protección cuando denunciamos una violencia sexual”. Las mujeres migrantes reclaman intérpretes en las denuncias de las agresiones machistas cuando sea necesario y que los agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que redactan sus denuncias y gestionan sus casos no sean aquellos cuya función se centra en su persecución por situaciones administrativas irregulares.

El argumentario pide el cese de “las redadas, el acoso y la discriminación racista que sufrimos las mujeres migrantes y racializadas en el espacio público y los medios de transporte. Para no convertirnos en cómplices cuando ocurren en nuestra presencia y las denunciemos y las impidamos activamente”.

Las feministas llaman a perseguir de forma eficaz la trata con fines de explotación sexual y a otorgar a las mujeres la protección que contempla la normativa estatal e internacional, así como alternativas vitales. Además reclaman “regularizar inmediatamente la situación administrativa de las víctimas de trata y que no acaben en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs) y garantizar la máxima protección de las víctimas”.

En sus motivos, existe también mención a los estereotipos vertidos por los medios de comunicación y al cuestionamiento que viven determinadas mujeres por su vestimenta y sus costumbres no occidentales con la justificación de mantener el orden y la seguridad y con la excusa de la integración.

"La sororidad derriba fronteras”

En la concentración del viernes destacaba el mensaje pintado en una pancarta: "La sororidad derriba fronteras”. Ese es tal vez el mensaje fundamental: el movimiento feminista llama a “construir sociedades solidarias y justas que garanticen los derechos humanos de todas las personas sin importar su procedencia u origen”. Un ideal en el que no tienen sentido las fronteras. Fronteras “interiores”, construidas a través del colonialismo, racismo, islamofobia, antigitanismo, aporofobia y capitalismo, que con una interpretación excluyente de la ciudadanía nos discrimina impunemente mediante la Ley de Extranjería, no respetando los derechos humanos y la libre circulación. Y fronteras “exteriores” construidas sobre el gueto del bienestar eurocéntrico, que se apoya sobre el expolio de los pueblos del Sur Global produciendo situaciones económicas, bélicas, sociales y ambientales insostenibles que generan los muchos motivos que nos obligan a migrar.

¿Por qué hacemos huelga?

● Porque rechazamos que nuestros derechos como mujeres migrantes y/o racializadas, se usen como armas arrojadizas en los discursos de la mentira, el odio y el miedo que fomentan la xenofobia y el racismo, alimentados por la derecha y la extrema derecha.
● Porque se niega nuestra contribución al mantenimiento de la vida ya sea de forma directa con nuestra fuerza de trabajo o indirecta mediante nuestra aportación tributaria.
● Porque tanto las fronteras interiores como las exteriores son producto de políticas orientadas a la gestión de la muerte. El mediterráneo está siendo la mayor fosa común de la historia; Porque nos están represaliando por migrar y nos encierran en los CIE’s .
● Porque somos consideradas peligrosas tanto por las instituciones del Estado como por las autóctonas-nativas. Porque son políticas de la muerte las que este gobierno militarista utiliza y nos utiliza según los intereses económicos. Esto es tanatopolítica porque seguimos muriendo.
● Porque miles de mujeres nos vemos obligadas a migrar por causas económicas, sociales, políticas, ambientales o conflictos armados, debido a las políticas coloniales, neoliberales y racistas del Norte Global.
● Porque la UE y el Estado español, en su lógica de no protección real de las mujeres, no reconocen como persecución y motivos válidos para el asilo la violencia sexual y de género, la violencia contra las personas LGTBI que a veces se enfrentan incluso a penas de muerte, la mutilación genital femenina, la trata, la esterilización forzada, el aborto selectivo, el matrimonio forzado, los crímenes de honor y la discriminación por sexo.
● Porque la política de cierre de fronteras nos expone, a mujeres y niñas en constante tránsito, a una mayor vulnerabilidad, siendo forzadas a cruzar por vías inseguras sufriendo una violencia sistemática: violencia sexual, semiesclavitud, trata y tráfico de nuestros cuerpos.
● Porque la externalización de la frontera sur, como política promovida por la UE que traslada sus fronteras a terceros países, crea vacíos jurídicos de derechos humanos y a su vez utiliza mecanismos de control como en Ceuta, Melilla y el Estrecho: vallas, concertinas, cuchillas, la militarización de las zonas aledañas, barcos y radares, que provocan la lesión y muerte de miles de personas, convirtiendo al Mediterráneo en una las mayores fosas comunes de la historia.
● Porque el Gobierno Marroquí y el Gobierno Español permiten las condiciones de explotación y alegalidad en la que muchas mujeres porteadoras trabajamos en Melilla y Ceuta, siendo sometidas a agresiones y violencia policial con total impunidad.
● Porque sumado al periplo migratorio, los campamentos donde se espera para cruzar el mar son espacios de tránsito en los que las mujeres vemos vulnerados nuestros derechos más elementales y somos víctimas frecuentes de violencia y agresiones sexuales, llegando a ser separadas de nuestras familias en el momento de la detención a nuestra llegada.
● Porque somos objetos de identificaciones sistemáticas y redadas policiales racistas que atentan contra nuestro derecho de libre circulación, intoxican la sociedad, propagan el miedo y la represión de la población migrante, que nos sancionan por usar el espacio público. Porque estas identificaciones racistas están en la base de la xenofobia, dando la imagen de que somos una amenaza.
● Porque se produce el internamiento y/o deportaciones o devoluciones en caliente (prohibidas por el Derecho Internacional) de personas migrantes o solicitantes de asilo, incluyendo menores, mujeres embarazadas, lactantes o víctimas de violencia sexual o trata. Utilizando la sedación sin nuestro consentimiento para que no podamos oponernos a la deportación.
● Porque nos detienen y encarcelan, sin haber cometido delito alguno, en los CIEs (Centro de Internamiento de Extranjeros), lo que supone una violación de derechos y libertades fundamentales. En estos centros, sufrimos agresiones, torturas, falta de atención médica, abusos sexuales y muertes que no se investigan.
● Porque las mujeres víctimas de trata en lugar de estar protegidas, se nos detiene y encarcela también, sin aplicarse el protocolo de identificación.
● Porque es inadmisible que haya casos donde menores extranjeras no acompañadas (MENAS) que siendo institucionalizadas sufren todo tipo de violencias en centros de protección de menores y se les condena a exclusión y pobreza cuando salen al cumplir la mayoría de edad.
● Porque nos vemos sometidas a una burocracia que dilata los tiempos necesarios y prolonga nuestra situación “irregular” mientras nos expone a una condición de eterna espera, de exámenes para demostrar nuestra adaptación a un sociedad donde se fomenta la exclusión social.
● Porque las y los menores nacidos en Estado español, hijas e hijos de migrantes, heredan la situación administrativa de sus progenitores, y, por ello, el racismo institucional les niega la igualdad en la ciudadanía, obligándoles a una supuesta integración y a trámites con mayores exigencias.

¿Para qué hacemos huelga?

● Para que se reconozca y garantice el derecho a migrar como parte de los derechos humanos, que las mujeres migrantes somos sujetos con capacidad de agencia y reclamamos discursos inclusivos que valoren la diversidad.
● Para defender, frente al “Nosotros primero” el “Nosotras juntas”, reconociendo el aporte de las mujeres migrantes a toda la sociedad.
● Para que ejerzamos nuestro derecho a emigrar y nuestra libertad de movimiento y de establecimiento dentro y fuera de Europa y que desaparezcan las leyes que la limitan y el derecho de autodeterminación de nuestras vidas. Para recuperar la memoria histórica de los pueblos colonizados, el reconocimiento y las víctimas del racismo, colonialismo de los pueblos y de la migraciones forzosas.
● Para que ninguna mujer tenga que migrar forzada por las políticas coloniales, neoliberales y racistas del Norte Global, y que el tránsito sea interpretado como un acto político transgresor. ● Para derogar de forma inmediata la Directiva Europea de Retorno, la Ley de Extranjería y todos los instrumentos jurídicos que impiden el derecho legítimo a migrar y a encontrar refugio en un territorio seguro.
● Para que se deroguen las políticas de externalización y se garanticen los derechos humanos de las personas migrantes o refugiadas en el tránsito de todas las fronteras.
● Para terminar con la impunidad y la violencia policial a las que estamos sometidas las mujeres porteadoras en Ceuta y Melilla, que se garanticen los derechos de las mujeres en esta práctica comercial entre fronteras.
● Para hacernos visibles en los campamentos y los procesos migratorios y reconocernos como protagonistas y sujetos políticos en los procesos de movilidad, reclamamos la garantía de nuestra seguridad junto a nuestro grupo familiar y una vida libre de violencias machistas.
● Para que cese la criminalización policial de las personas migrantes y de las mujeres en las luchas sociales antirracistas, que nos permita hacer nuestra vida cotidiana sin temor a identificaciones, redadas y detenciones arbitrarias.
● Para que se ponga fin a las devoluciones en caliente y los vuelos de deportación, que sea haga efectiva la Ley de Asilo, dotándola de presupuesto para garantizar los procesos y protocolos de atención a solicitantes de asilo y refugio, especialmente a menores de edad, mujeres embarazadas, lactantes, mujeres víctimas de violencias machistas y de trata y personas LGTBI.
● Para que se cierren inmediatamente todos los Centros de Internamiento para Extranjeros, y con ello el desmantelamiento de todos los mecanismos jurídicos y administrativos que nos impiden salir de nuestros países y establecernos otros.
● Para regularizar inmediatamente la situación administrativa de todas las mujeres víctimas de trata y garantizar la máxima protección legal.
● Para que los derechos de los y las menores no acompañadas sean garantizados, protegidos y debidamente tutelados por la administración. Para que haya un abordaje de su desarrollo especializado e individualizado, respetando su cultura, libre de racismos y colonialismo, con recursos específicos para quienes lo requieran, garantizando su acceso a permiso de residencia y nacionalidad y al derecho a vivir en un entorno familiar.
● Para que todos y todas las menores nacidas en el Estado español reciban la nacionalidad directamente y dejan de estar sometidas a los agravios de la Ley de Extranjería

Fotos AmecoPress
— -
Estado español – Legislación y género – Mujeres inmigrantes – Refugiadas – Xenofobia – Movimiento feminista - 8 de marzo; 05 de marzo. 19. AmecoPress