El manifiesto de la manifestación estatal del Orgullo defiende la memoria histórica del colectivo en un año dedicado a las personas mayores LGTBI

2 de julio de 2019.

Por Redacción

Sociedad | Madrid | Sexualidades | Homofobia | Transfobia | Diversidad



La FELGTB difunde el texto que se leerá en la marcha del 6 de julio


Madrid, 01 jul. 19. AmecoPress.- El pasado 28 de junio se conmemoraron los 50 años de las revueltas de Stonewall, una serie de disturbios y manifestaciones espontáneas en contra de una redada policial en el bar de Stonewall, local frecuentado por la comunidad LGTB de Nueva York, que se considera un punto de inflexión en la lucha por los derechos del colectivo.

Las fechas del Orgullo en España han llegado con un marcado carácter reivindicativo y con claros ejemplos de por qué la cita sigue siendo necesaria. El mismo 28 de junio, el día del pregón en Barcelona, un joven era víctima de una agresión homófoba en un McDonalds de la capital catalana; un individuo le increpó por su forma de vestir y le llegó a decir "te voy a hacer heterosexual a hostias".

Barcelona celebró su marcha este domingo, en la que los y las manifestantes expresaron su rechazo a la presencia del autobús de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera participó sin problemas en años anteriores, pero, en esta ocasión, después de sus pactos en gobiernos autonómicos y locales con la extrema derecha, la organización del Orgullo vetó su presencia en la manifestación, igual que en Madrid. Aun así, la formación naranja decidió irrumpir en la marcha del Orgullo crítico de la ciudad condal, convocatoria alternativa a la oficial, y tuvo que retirarse después de que las personas asistentes cerrasen el paso al autobús de C’s.

Este 2019 ha sido declarado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) como el año temático de las personas mayores LGTBI, uno de los sectores más invisibilizados dentro del propio colectivo, con el lema “Mayores sin armarios: ¡historia, lucha y memoria!”. Por ello, la manifestación de Madrid, que el 6 de julio recorrerá los 2 km que separan a Atocha de la Plaza de Colón, estará encabezada por activistas históricas como Carla Antonelli, Jordi Petit, Beatriz Gimeno y Boti García Rodrigo. El manifiesto que se leerá y que ha difundido FELGTB es el siguiente:

MANIFIESTO ORGULLO LGTBI 2019

RESISTENCIA TRANS porque en 1969, ellas, travestis y mujeres transexuales, racializadas y precarias, tiraron las primeras piedras ante un sistema corrupto, quebrado e injusto que nos violentaba y agredía día a día. 50 años después, las personas trans somos consideradas incongruentes de género y medio siglo después gritamos de nuevo que la transexualidad no es una enfermedad ni necesita ser diagnosticada, ni tampoco requiere tratamiento psicológico o psiquiátrico. La autodeterminación del género es un derecho y el concepto “incongruencia”, un insulto.

Muchos de los problemas que tenemos las personas trans afectan a cuestiones que sólo a través de las competencias del Estado se pueden abordar, por ello, volvemos a insistir un año más en la urgente necesidad - porque es una necesidad y no un capricho - de que la Ley Estatal de Igualdad LGTBI, que contiene en su seno toda una ley trans, se apruebe con la máxima celeridad posible. Es un momento de vida o muerte para muchas de nosotras, sobre todo para las más vulnerables: las migrantes, las menores, las mayores, las racializadas, las que se encuentran en una situación de precariedad económica y denostación social. Pero, además, de poco sirven las leyes que se aprueban y no se cumplen o desarrollan, como en la Comunidad de Madrid, dejando desprotegidas a todas las personas que supuestamente tienen el deber de proteger. Por eso exigimos al gobierno madrileño que cumpla con su deber y desarrolle le ley LGTBI y la Ley Trans.

MEMORIA COLECTIVA por quienes no han llegado hasta hoy. Recordamos en este momento a todas aquellas personas ausentes y también a esas otras que han perdido injustamente el derecho a vivir su identidad y su sexualidad con dignidad. En un día como éste, en un día de Orgullo, dignidad y reivindicación, no dejamos pasar la oportunidad de volver a recordar a todas las personas que históricamente han sufrido agresiones, verbales o físicas, por su orientación sexual o su identidad y/o expresión de género en todo el mundo, también en nuestro país. No vamos a dar ni un paso atrás.

Somos aquellas personas mayores que fueron detenidas, las que no pudieron vivirse en libertad porque la represión existente en tiempos grises era tan grande que quizá no hacía falta la detención efectiva ya que el terror imperaba. Algunas de esas personas LGTBI estamos vivas, aquí, y hemos sufrido una vida de persecución y represión y merecemos reconocimiento. Muchas otras ya no están presentes, las perdimos por el camino. Sois nuestro pasado, nuestra historia y nuestra memoria.

Estamos aquí también para dar esperanza a aquellas personas que no pueden manifestarse, que no pueden vivirse y que no pueden amarse en libertad, porque a día de hoy la homosexualidad, la bisexualidad y la transexualidad están castigadas penalmente en 70 países y ser lesbiana, gay, trans o bisexual está castigado con la pena de muerte en 11 más.

LUCHA COMÚN porque ante un pasado lleno de discriminación, de odio y de violencia, un pasado oscuro, un tiempo gris al que la extrema derecha y sus aliados quieren devolvernos y un ostracismo al que quieren enviarnos. No vamos a ceder. No vamos a dar ni un paso atrás. Seguiremos construyendo juntas, juntos y juntes un horizonte en el que ninguna persona pueda ser discriminada ni por su orientación sexual, ni por su identidad o expresión de género, ni por su pertenencia a una familia diversa, pero tampoco por otros motivos como su etnia, edad, origen, género, capacidades... Los derechos fundamentales y la dignidad de cada persona deben ser los ejes centrales sobre los que se construya cualquier sociedad decente.

Tengamos memoria histórica y no olvidemos que quienes nos violentan, agreden y discriminan son aquellos que se enorgullecen de su machismo, de su misoginia, de su racismo, de su xenofobia, y de su homofobia, transfobia y bifobia, así como aquellos que les apoyan directa o indirectamente.

MEMORIA HISTÓRICA porque a través de ella combatimos el edadismo, la invisibilización, la discriminación y el olvido. Memoria histórica por justicia social, porque los derechos humanos LGTBI se han logrado gracias a la lucha de innumerables personas que ahora son mayores y a través de numerosas organizaciones que nos han dado unidad de acción, de criterio y de discurso.

Las personas mayores LGTBI exigimos respeto y que se atiendan particularmente nuestras necesidades vitales, sociales y económicas. Nuestra memoria puede servir de ejemplo para todas las edades, nuestra experiencia para enseñar a otros y nuestros logros como base para seguir luchando por una sociedad en la que la igualdad real sea un hecho y no una mera declaración.

SUPERVIVENCIA porque a través de nuestra resiliencia hemos sobrevivido, nos hemos reinventado, hemos logrado apropiarnos del insulto y hemos aprendido a ser solidarias las unas con las otras. Somos la herencia de aquellos pequeños grupos dispersos que fueron capaces de generar una ola de cambio, un movimiento que ha hecho historia, que ha cambiado la vida de millones de personas, que ha traspasado fronteras y contagiado a otros países y culturas haciendo, de este avance social sin precedentes, un espacio de libertad y de orgullo, un avance que hemos hecho con el apoyo de los movimientos sociales, feministas, laicos… pero no todo el colectivo ha avanzado a la misma velocidad, las personas trans, las bisexuales, las lesbianas, las VIH + y otras muchas más: mayores, menores, positivas, migrantes... tenemos todavía mucho que reivindicar y menos que celebrar.

Porque tenemos memoria, no consentiremos ni un solo ataque más a nuestra dignidad, y por decencia democrática, tampoco permitiremos ni un solo paso atrás en nuestros derechos.

Combatiremos las terapias aversivas. Defenderemos la educación en diversidad, protegiendo a nuestras familias y dando referentes a los menores LGTBI. Defenderemos el derecho a ser, a amar y a expresarnos en libertad. Combatiremos la serofobia y el estigma social asociado al VIH.

Hoy estamos aquí para reconocer a las personas mayores LGTBI.

Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!

Para garantizar jurídicamente nuestros derechos, para alcanzar la igualdad legal de nuestro colectivo en todo el país, por la protección de lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales.

¡Ley estatal LGTBI ya!
FELIZ ORGULLO 2019

Las reivindicaciones del colectivo LGTBI son muchas: las personas trans de nuestro país siguen teniendo que declararse enfermas para cambiar su nombre y sexo legal. El Observatorio Madrileño contra la Homofobia registró 345 agresiones en 2018, un 7,5% más que el año anterior. La cifra real es superior, ya que se estima que tan solo acaban en comisaría uno de cada tres casos.

A nivel global, únicamente 30 países han aprobado el matrimonio homosexual (los más recientes, Ecuador y Taiwán). Algunos estados, como Italia, Austria, Croacia, Chile, Grecia o Israel, permiten uniones civiles, pero todavía hay 70 naciones en las que mantener relaciones sexuales con alguien de tu mismo género es ilegal: 11 países lo castigan con la pena de muerte; en otros 26, la condena varía entre 10 años y cadena perpetua; y en 31 estados se imponen hasta ocho años de cárcel.

Foto: Archivo AmecoPress.
— -
Sociedad – Diversidad – Sexualidades – Transfrobia – Homofobia. 01 jul. 19. AmecoPress.