El CSIC homenajea por primera vez a sus científicas pioneras con más historia

3 de octubre de 2019.

Por Rocío Cabello Blanes

Sociedad | Madrid | Voces de mujeres | Ciencia y tecnología | Premios y Reconocimientos



El evento tuvo como objetivo visibilizar la labor de un centenar de investigadoras


Madrid, 03 oct. 2019. AmecoPress.- Este miércoles día 2 de octubre ha tenido lugar en el Salón de Actos del CSIC un homenaje a las científicas e investigadoras pioneras, la mayoría de ellas aún en vida. Es el primer acto de esta clase que se realiza en los 80 años de historia del centro. En ocasiones se había homenajeado a algunas científicas pero siempre tras su fallecimiento y de forma individual.

El acto, promovido por la nueva presidenta Rosa Menéndez, la hace ser pionera a ella también, no sólo por ser la primera mujer que preside el consejo, sino por ser la primera presidenta que realiza un acto homenaje de este tipo a tantas investigadoras pioneras en vida.

Flora de Pablo, profesora de investigación del CSIC ha sido la encargada de conducir el homenaje y definía la institución como “la sombra alargada de sus mujeres y hombres” que hace posible la labor que realiza, humanizando de esta manera al centro.

Recalcaba la investigadora que este ha sido el primer homenaje específico a las mujeres pioneras en 80 años de institución. Haciendo un repaso de datos históricos, la profesora recordaba que en los primeros 40 años de vida del CSIC, de 1940 a 1980, el número de científicas pasó de un escaso 5 por ciento hasta un 32 por ciento de mujeres científicas. Sin embargo, este porcentaje en los últimos años se ha quedado muy estancado y es que en nuestros días el número de investigadoras es de menos del 36 por ciento.

“La ciencia, el CSIC, es cosa de todas y todos” decía la presidenta, y es que la ciencia tiene una deuda con las mujeres debido al valor que han aportado. Con este homenaje han querido saldar una parte de esa deuda dando visibilidad. La institución está formada por investigadoras de todos los ámbitos, no sólo de las ciencias sino también de las humanidades y las ciencias sociales, y esto es algo que también han querido subrayar homenajeando a profesionales de todos los sectores.

Tras este discurso se expuso el vídeo-homenaje a las investigadoras más importantes y pioneras de estos 80 años de historia, tanto las vivas como las ya fallecidas (algunas este mismo año), así como un listado de todas las mujeres que trabajan investigando para la institución.

"Nosotras fuimos así"

Dolores Cabezudo, exprofesora del CSIC y química de profesión, fue la encargada de dar el discurso en nombre de las científicas jubiladas. La investigadora explicaba que en 1961 realizó su primera investigación a un Consejo Internacional: “no mencionaré los obstáculos inherentes a nuestra condición de mujeres ni la escasez de recursos ni ninguna carencia, porque hasta el eco de estas verdades sirve de propaganda para que se repitan”.

Comentaba que hace años la sociedad y la ciencia iban por separado, especialmente porque la ciudadanía no estaba preparada ni educada para apreciar y conocer la labor de los y las científicas. En esa época “no se hablaba de feminismo como no fuera en voz baja, ni existía el AMIT ni el 8 de marzo”.

Explicaba con gran sentido del humor que los problemas podían parecer pequeños y ser grandes, especialmente si se formulaban de forma pintoresca, como esa “partida de vino español aparecida en Japón con gusto a pis de gato”, así las científicas resolvían estas problemáticas, recibiendo felicitaciones por la parte “que actuaba bien” y la irritación “de la parte que actuaba como fraudes”.

Recordaba como un juez le dijo “nunca he conocido un científico tan convencido de la seguridad de sus métodos”, y es que, afirmaba Cabezudo, “nosotras fuimos así”.

Denunciaba que desde que se comenzó a aconsejar que en las aportaciones científicas se primaba la bibliografía reciente, “algunos pioneros pasamos a ser casi nadie, porque no se nos citaba”.

Finalizaba el discurso con esta cita de Ramón y Cajal: “Concluida la ardua labor seremos olvidados pero algo nos llevará a considerar que gracias a nuestras iniciativas el mundo, objeto de nuestros afanes, resultará un poco más agradable e inteligible”.

Tarsy Carballos, científica ad honorem del Instituto de Investigaciones Agrobiológicas de Galicia, fue la encargada de ofrecer el discurso en nombre de las científicas que siguen en activo. Su edad le otorga una gran experiencia, ya que forma parte del CSIC desde los años 60, “si te picaba el virus de la ciencia sólo podías acudir al CSIC”.

Fue pionera por su participación en el primer mapa de suelo de España, participando con las zonas húmedas del norte de la península. Pero su labor más importante es la lucha contra los incendios forestales, habiendo configurado agentes retardantes de los incendios, y el sistema actual de extinción, reforestación y recuperación del terreno en Galicia. También ha desarrollado un sistema de predicción de los incendios con tres meses de antelación para los picos de incendios cada año.

“El CSIC es una institución de referencia gracias al talento de todas las personas que se dedican a ello”, cerraba su discurso.

Un cambio de cultura

Pilar López Sancho, cofundadora, vocal y secretaria de AMIT, además de profesora de investigación en el Instituto de Ciencia de Materiales, quiso dedicar unos datos en materia de igualdad, y es que se ha podido percibir “un cambio de cultura en el organismo” que se ve reflejado en este tipo de homenajes en vida. Explicaba que el índice del techo de cristal en España actualmente está por debajo de la media europea y española de forma histórica con un 1,3 por ciento.

Además, las investigadoras del CSIC han recibido un 36 por ciento de los premios científicos, coincidiendo con el 36 por ciento de mujeres que forman la institución.
AmecoPress pudo hablar con Carmen Ascaso, una de las homenajeadas debido a su investigación en el Instituto de Edafología y Biología Vegetal. Describía el homenaje como “un reconocimiento que creo que es bueno que se nos dé a las mujeres científicas, y a las mujeres en general de este país” y comentaba que “las mujeres hemos llevado desventaja, desde el derecho al voto hasta otros impedimentos que existían cuando era joven”.

En cuanto a su condición de mujer científica, Ascaso lo tiene claro: “creo que he tenido más impedimentos por ser mujer, ha costado más que se valoren mis méritos, afortunadamente se han valorado […] a una mujer habría que reconocerle los méritos ya de entrada porque se ocupa de muchas cosas […] yo creo que todas las mujeres deberían tener un reconocimiento de la sociedad”.

Foto: archivo AmecoPress, cedida por CSIC
— -
Pie de foto: Las homenajeadas al finalizar el acto, en el centro la presidenta del CSIC
— -
Sociedad – Voces de mujeres – Ciencia y tecnología – Premios y reconocimientos. 03 octubre. 19. AmecoPress