El CGPJ pone en marcha un Plan de Choque ante el repunte de las denuncias por violencia de género

16 de junio de 2020.

Por Nora Fernández Fernández

Madrid | Estado Español | Violencia de género | Acoso sexual | Maltratos | Legislación | Legislación y género | Trata



Desde el Observatorio contra la Violencia de Género del Poder Judicial han confirmado un aumento de las denuncias desde el momento de la desescalada


Madrid, 16 jun. 20. AmecoPress.- La presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), María Ángeles Carmona, ha intervenido en el Grupo de Trabajo de Políticas Sociales y Sistema de Cuidados de la Comisión de Reconstrucción para abordar el tema de la violencia machista y proponer un Plan de Choque para continuar en la lucha por su erradicación.

Mª Ángeles Carmona ha comenzado su discurso recordando el terrible crimen acontecido ayer en Úbeda, en el que un hombre asesinaba a su mujer y a sus dos hijos para luego suicidarse y “como ocurre en 3 de cada 4 casos en España, esa mujer no había interpuesto una denuncia”. En este sentido, la presidenta del Observatorio ha recordado el calvario que las víctimas de violencia de género habrán tenido que sufrir durante el confinamiento, “en el que han sido asesinadas 4 mujeres y dos niños”. “Es importante, pues, no olvidar estos casos y seguir trabajando para que las víctimas confíen en las instituciones y haya una respuesta por nuestra parte”.

Lo cierto es que la crisis ha traído consecuencias nefastas para toda la sociedad pero especialmente para los colectivos más vulnerables que ya de antemano tenían una situación complicada, especialmente las mujeres víctimas de violencia de género y sus hijos e hijas. “A esta lista de dificultades para cualquier persona, estas mujeres han tenido que asumir una convivencia obligada con su maltratador, soportando el daño psicológico, sexual, físico y hasta mortal en algunos casos que les infringe” ha dicho Carmona.

Según datos del Observatorio, en 2019, hubo un total de 168.057 denuncias por violencia de género provenientes de mujeres, lo que para Carmona es un dato “esperanzador, ya que significa que las mujeres van confiando más y se atreven a dar ese paso tan difícil”. Sin embargo, cuando la atención se dirige hacia las mujeres asesinadas, “la estadística nos da un dato escalofriante, ya que el 75% de las mujeres asesinadas no había puesto una denuncia”.

Ante el panorama del confinamiento, del que todavía no hay datos oficiales sobre violencia machista por la suspensión de los plazos procesales, “la percepción es que los primeros meses el número de denuncias bajó considerablemente y eso no se corresponde con los datos de la Delegación del Gobierno de las llamadas al número 016, que ha crecido un 61,1%” ha dicho Carmona.

Plan de Choque

Con el comienzo de la desescalada, según datos de la administración judicial, se ha producido un repunte en las denuncias que aún persiste. Por ello, el CGPJ ha elaborado un Plan de Choque para no colapsar los juzgados que consta de dos partes: un plan general y otro específico para colectivos especialmente vulnerables, como son las víctimas de violencia de género.

Tal y como ha explicado Mª Ángeles Carmona, el Plan de Choque “son un conjunto de medidas que quieren paliar los efectos negativos de la suspensión de plazos, intentando flexibilizar las actuaciones judiciales evitando la ralentización, sobre todo en estos casos de violencia machista”. Entre las medidas específicas para este colectivo está la de impulsar el funcionamiento de oficinas de atención a la víctima que, aunque están recogidas en un Real Decreto, todavía no se han visto implementadas en todo el país. Estos centros “son una herramienta magnífica y muy útil en el acompañamiento de la víctima durante el proceso judicial, además de informar de las distintas herramientas y recursos disponibles para salir de ese círculo de la violencia”.

En este Plan de Choque, también se ha propuesto poner en marcha el protocolo de valoración forense de riesgo ante los casos de asesinato. Según ha explicado Carmona, actualmente, “los casos de asesinatos tienen una valoración policial y creemos necesaria una valoración forense y no solo policial y judicial”. En el contexto del proceso judicial, la presidenta del Observatorio ha señalado también la necesidad de transcripción y volcado de los mensajes violentos o denigrantes que las víctimas reciben a través de redes sociales e Internet “ya que flexibilizaría el proceso y se evitaría el borrado casual o accidental de los mismos”.

Por otro lado, el Observatorio también ha contactado con APRAMP para abordar el caso de las mujeres víctimas de trata, a las que este Plan dedica un apartado. “Deben hacerse videograbaciones o videoconferencias con las declaraciones de la víctima con el fin de crear una prueba pre-constituida, sin tener que revictimizarla en cada proceso y sin tener que declarar lo mismo repetidas veces. Además, eso minimizaría los riesgos de cruzarse con el denunciado en sedes judiciales o policiales y por ello creemos que es una de las medidas más importantes” ha dicho la presidenta del Observatorio.

Medidas pendientes del Pacto de Estado

Acabar con la violencia de género es un deber de las instituciones y un compromiso con otros países y organizaciones. Hace 3 años, España firmaba un Pacto de Estado contra la Violencia de Género que esta perseguía dos objetivos clave: proteger a las víctimas e impedir la impunidad, y lograr ese cambio social y educativo que proporcione a las niñas y mujeres del futuro una sociedad igualitaria y segura para la convivencia.

Muchas de las medidas recogidas en el Pacto de Estado ya se han desarrollado, pero Carmona ha recordado, dirigiéndose a los diputados y las diputadas de los distintos grupos parlamentarios, que “todavía quedan muchas por hacer y está en sus manos llevarlas a cabo”. Así, exigía como necesaria la modificación de la Ley Orgánica 1/2004 para ampliar el concepto de violencia de género, en armonía con el Convenio de Estambul que del que España es firmante.

Otra medida aún sin desarrollar recogida en el Pacto de Estado es la desaparición de la dispensa en el art. 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal con el fin de evitar la impunidad del asesino. “Estos hechos de violencia ocurren en la intimidad, sin testigos y por ello las declaraciones de la víctima son, desde el punto de vista de la administración judicial, cruciales” ha dicho Carmona. El Tribunal Supremo ya se ha pronunciado también sobre este aspecto y ha hecho hincapié en la especial situación de las víctimas de violencia de género, que son a la vez testigos y víctimas y no se les puede dirigir la misma exigencia que a los testigos de otros delitos.

Por último, la presidenta del Observatorio ha explicado que muchas de estas medidas serán objeto de modificaciones legislativas, como lo ha sido ya el hecho de introducir una especial propia dentro de la carrera judicial de violencia de género, que “ya se está poniendo en marcha, al igual que un curso obligatorio de perspectiva de género que tienen que pasar todos los jueces y juezas que quieran optar a cualquier especialidad”.

Foto: Archivo AmecoPress
— 
Estado Español - Legislación - Legislación y género - Violencia de género - Maltrato - Instituciones de igualdad - Trata. 16 jun. 20. AmecoPress.