El 30,5 por ciento de las 151 mujeres asesinadas por su pareja o expareja entre 2016 y 2018 había presentado denuncia

26 de septiembre de 2019.

Por Redacción AmecoPress

Madrid | Estado Español | Situación social de las mujeres | Violencia de género | Legislación y género



Nuevos datos arrojados por el informe sobre víctimas mortales de la violencia de género en el ámbito de la pareja o ex pareja en los años 2016 a 2018 del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial


Madrid, 25 sept. 19. AmecoPress.- El número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas durante los años 2016, 2017 y 2018 fue de 151, un 11,2 por ciento menos que en el anterior trienio. Del total de víctimas mortales, 46 (el equivalente al 30,5 por ciento del total) habían presentado denuncia previa contra su agresor. El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género expresa estas cifras en su Informe, así como su preocupación ante estos datos, que indican que el porcentaje de mujeres asesinadas que habían denunciado previamente aumentó en tres puntos respecto al promedio de los últimos diez años.

La edad media de las mujeres que habían denunciado es de 38,3 años, mientras que en el trienio anterior fue de 41,7 años. Por tramos de edad, la mayor tasa de denuncias se dio entre las que tenían entre 16 y 25 años, siendo un 47 por ciento del total. Además, el porcentaje de mujeres que habían denunciado fue superior entre las extranjeras (el 31,5 por ciento de ellas) que entre las de nacionalidad española (el 29,9 por ciento). Casi la mitad de las que denunciaron (47,8 por ciento) vivía con su agresor.

Si bien los datos muestran que la mayoría de víctimas no acuden a las Fuerzas de Seguridad del Estado en busca de protección, hay un gran número que sí lo hace y eso no impide que tres de diez acaben siendo asesinadas. Sin embargo, ningún organismo ofrece un análisis de los fallos cometidos por las instituciones, dentro del sistema de protección, a pesar de que el porcentaje de asesinadas que habían denunciado ha aumentado y llega a situarse "tres puntos por encima del promedio de los últimos diez años".

Pese a las taras del sistema, el Observatorio insiste en "la importancia de denunciar". Señalan lo que el Tribunal Supremo ha denominado como “escenario del miedo”, esa situación provocada por el maltrato que agrava la situación de la mujer que piensa en las represalias que puede tener para ella denunciar.

El entorno de la víctima sólo presentó entre el 5 y el 7 por ciento de denuncias

El informe deja ver la falta de compromiso del entorno de la víctima, que sólo presentó "entre el 5 y el 7 por ciento del total de denuncias". Este dato deja ver la soledad de las mujeres en esa situación, algo que sólo empeora las circunstancias que ya viven.

En el trienio de 2016 a 2018, según datos oficiales del Observatorio, el número de víctimas mortales de la violencia de género en el ámbito de la pareja se mantuvo constante: 50 en 2016, 51 en 2017 y 50 en 2018. En comparación con el trienio anterior, la cifra ha bajado un 11,2 por ciento, pasando de 169 a 151 asesinadas.

Desde el 2003, año en que el Observatorio comenzó a elaborar las estadísticas, el número de asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas asciende a 978.
Pero estas cifras son incompletas, ya que sólo se recogen asesinatos dentro de la pareja, dejando fuera todos los crímenes de odio por motivo de género en cualquier otro ámbito.

La media de edad de las víctimas fue de 43,5 años, un promedio similar al de estudios anteriores. Este dato implica que casi la mitad de las mujeres asesinadas tenían una franja de edad de entre los 26 y los 45 años, franja que representa tan sólo la tercera parte de la población de mujeres mayores de 15 años.

La violencia machista dejó a su paso, según el informe, a 102 menores huérfanos, y es que el 43 por ciento de las víctimas tenía hijos o hijas menores de edad, muchas de ellas en común con el agresor. El 75 por cierto de las asesinadas eran madres. Según el Observatorio, la maternidad es un factor que acentúa la vulnerabilidad de la víctima, debido a que el miedo por proteger a sus hijas e hijos a menudo hace que no denuncien. Otros factores de vulnerabilidad son la pobreza, la dependencia económica, la discapacidad o el embarazo.

Los datos analizados arrojan que el 64,9 por ciento de las asesinadas vivía con el agresor en el momento del asesinato y el 45,7 por ciento tenía o había tenido un vínculo matrimonial con el agresor.

Un alto porcentaje de víctimas extranjeras

Según los datos del informe, las dos terceras partes (64,2 por ciento) de las asesinadas en este trienio eran españolas. Destaca el alto porcentaje de víctimas extranjeras (35,8 por ciento), y pone de manifiesto la "alta vulnerabilidad de este colectivo".

El 48 por ciento de las víctimas no españolas eran de origen europeo, el segundo lugar lo ocupa América Latina, sumando sus víctimas el 43 por ciento.

Los agresores del trienio analizado eran hombres con una media de edad de 48,2 años, cinco años mayor que el promedio de las asesinadas. Como en los últimos diez años, la mayoría de los asesinos (65,8 por ciento), eran españoles. La procedencia de los no españoles era, como en el caso de las víctimas, de una mayoría europea y de América Latina, ambos casos el 41,5 por ciento.

El cruce de procedencias entre víctima y agresor indica que en el 83 por ciento de los casos compartían nacionalidad.

Los datos del trienio indican que tan sólo el 47 por ciento de los asesinos fue detenido; el 16,6 por ciento se entregaron; el 22,5 por ciento se suicidaron; el 13,2 por ciento intentaron suicidarse o lesionarse y el 0,7 por ciento huyeron.

El domicilio, lugar habitual

El domicilio fue, en el 81 por ciento de los casos, el lugar donde se cometió el feminicidio. Los siguientes lugares más frecuentes, aunque a mucha distancia, fueron la vía pública y el vehículo, ambos en un 6 por ciento de los casos, y el trabajo (2 por ciento). El Tribunal Supremo explica que la elección del domicilio para cometer el feminicidio "reduce la capacidad de defensa de la víctima, ya que se trata de un ataque sorpresivo", lo que implica para el agresor una mayor garantía de que logrará su objetivo.

El método más habitual es el arma blanca, que supone el 46 por ciento de los asesinatos.

En cuanto a la época del año, julio fue el mes del año con más feminicidios (11,3%). Sin embargo, los datos revelan que "no hay un mes o estación del año que destaque especialmente" en cuanto número de feminicidios, por lo que puede concluirse que "todos los meses entrañan riesgo". En lo que respecta a los días de la semana, la mayoría de las mujeres fueron asesinadas en domingo o lunes (27 en cada caso).

El reparto por provincias del país indica que en todas se han producido "al menos dos feminicidios", aunque cerca del 70 por ciento han sucedido en localidades de menos de 100.000 habitantes. Este dato pone encima de la mesa la desprotección que sufren las mujeres rurales, que necesitan de muchos más esfuerzos por parte del Estado con "recursos de prevención y servicios de protección a las mujeres".

Recordamos que las cifras de este informe no suman los asesinatos machistas fuera de la pareja. El Observatorio señala la "necesidad de visibilizar los homicidios y asesinatos de mujeres a manos de hombres también fuera de la pareja", tal y como obliga el Convenio de Estambul y se recoge en el Pacto de Estado firmado en España en 2017. Es por ello que el Observatorio ya ha empezado a elaborar estudios a partir de las sentencias dictadas en este tipo de feminicidios.

Fotos: Archivo AmecoPress, sacadas del Informe sobre Víctimas mortales de Violencia de Género del Observatorio contra la violencia de género
— -
Pie de foto: 1) Porcentaje de denuncias en el periodo 2016-18 ; 2) Tabla de sucesión temporal de las denuncias por año 3) Porcentaje de nacionalidad de las víctimas 3) Porcentaje de la nacionalidad de los agresores
— -
Estado Español – Legislación y género – Situación social de las mujeres – Violencia de género. 25 sept. 19. AmecoPress.