El Encuentro ‘La Química del Éxito: Mujer, Ciencia, Innovación y Sociedad’ estuvo organizado por el Foro Química y Sociedad

Cinco expertas en química arrojan esperanza sobre el futuro de las próximas generaciones interesadas en la ciencia

23 de mayo de 2019.

Por Roberto Pérez Abella

Sociedad | Madrid | Ciencia y tecnología | Encuentros y Jornadas | Brecha salarial | Paridad



Se celebró en la Residencia de Estudiantes de Madrid


Madrid, 23 mayo. 19. AmecoPress.- El Foro Química y Sociedad enmarcado dentro del Año Internacional de la Tabla Periódica reunió ayer a las principales organizaciones académicas, científicas, empresariales y sindicales del ámbito químico para dar luz al encuentro ‘La Química del Éxito: Mujer, Ciencia, Innovación y Sociedad’ en colaboración con la Residencia de Estudiantes de Madrid y la Plataforma Tecnológica de Química Sostenible Suschem España. Las mujeres invitadas debatieron desde la perspectiva de género, el papel de las mujeres en la ciencia y en el terreno de la química. Analizaron el lugar que debe ocupar la mujer en esta área de la ciencia para dar una respuesta sostenible e integradora a los problemas sociales del mundo.

La jornada estuvo moderada por Cristina González, Secretaria General de la Plataforma Tecnológica de Química Sostenible SusChem-España y Directora de Innovación de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique). Las invitadas fueron; Rosa María Menéndez, Presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Luisa María Fraga, Presidenta de la Plataforma Tecnológica de Química Sostenible SusChem-España y Gerente Sénior en Materiales Avanzados de Repsol; Carmen Cartagena, Catedrática de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentación y Biosistemas de la Universidad Politécnica de Madrid; Deborah García Bello, Química y Divulgadora Científica; y Pilar Mateo, Investigadora y Presidenta de Inesfly.

Durante la jornada se denunció la necesidad de hacer más visibles a las mujeres científicas para que las niñas y jóvenes se puedan sentir identificadas como referentes a seguir, la importancia de organizaciones y asociaciones profesionales o de divulgación como potenciales impulsoras en la mejora de la paridad o el papel de la tecnología para acercar a las mentes del mañana hacia nuevas salidas profesionales que no existían en el pasado.

Las integrantes propusieron para mejorar la situación la necesidad de "apasionar en el conocimiento" para que las más jóvenes estudien lo que les guste y huyan de la imagen del "científico gris" que siempre está triste y nunca se divierte. Deborah apuntaba que la ciencia funciona muy bien en las redes sociales y en algunas aulas ya se enseña a distinguir entre contenidos verídicos y falsos.

Según el último Informe de FECYT, el porcentaje de investigadoras en España no ha variado desde 2009, situándose en un 39% del total pero por encima del 33% de la media europea. Entre los factores que frenan el avance de las mujeres para acceder a puestos de relevancia en el entorno profesional, se destacó el mayor esfuerzo que debe realizar la mujer para conseguir méritos en entornos históricamente masculinos como el científico o condiciones sociales como la conciliación familiar, entre otros.

Rosa María Menéndez compartió los datos de paridad del CISC con índices prácticamente paritarios, de forma que, en ciencias y tecnologías químicas las mujeres representan más de un 43%. Luisa María Fraga y Pilar Mateo representaron el liderazgo femenino de Repsol e Inesfly respectivamente, donde ambas acusaron que la dificultad para arriesgar no era solo cuestión de género.

La última parte del acto buscaba recopilar los retos a corto y medio plazo que todavía tiene por delante el colectivo de mujeres científicas. Desde una implicación social de la ciencia con el medio ambiente hasta una mayor interconexión entre los distintos ámbitos del conocimiento como abogaba Luisa Fraga. Pilar Mateo incidía en la preparación necesaria para concebir a la inteligencia artificial como solucionador de problemas globales y en la importancia de África como lugar idóneo para el desarrollo de políticas globales que generarían más trabajo.

Carmen Cartagena propuso la importancia de aliarse para mejorar el mundo global mediante los retos transversales con equipos interdisciplinares, además de reiterar la importancia de enseñar ciencia en las carreras de Magisterio para que el profesorado no se pierda a la hora de explicar y motive correctamente al alumnado. Deborah Bello defendió la necesidad de profesionalizar la comunicación científica para que fuera más allá del voluntarismo.

Las participantes concluyeron con su visión de futuro para mujeres científicas mientras se identificaban con un elemento de la tabla periódica en honor al Año Internacional que se celebra este año. Rosa Menéndez se decantó por el carbono y el manganeso; Luisa Fraga repitió el carbono y argumentaba que su presencia está en el origen de la vida; Carmen Cartagena optó por el nitrógeno donde resaltaba la posibilidad que tiene de ser algo muy malo o muy bueno. Deborah Bello se sentíó atraída por el azufre que da color a las aguas de su tierra gallega y Pilar Mateo terminó por decantarse por una aleación de oro y hierro.

Foto: Archivo AmecoPress
— -
Sociedad – Ciencia y tecnología – Paridad – Brecha salarial – Encuentros y Jornadas –

23 mayo. 19. AmecoPress.