El proyecto nació como una tesina audiovisual para que una comunicadora social obtuviera su título

Argentina: Feminicidio. Un caso, múltiples luchas

21 de marzo de 2019.

Por Norma Loto

Internacional | Violencia de género | Cine | Movimiento feminista | Buenos Aires | Feminicidio



María Rosa era profesora de inglés y se le conocía como Miss Mariela. En 2005, su pareja, Ernesto Narcisi, la asesinó a puñaladas en el barrio de Puerto Madero, de la ciudad de Buenos Aires


Por: Norma Loto

Buenos Aires, 21 mar. 19. AmecoPress/SEMlac.- Hace unos cuantos años que me enteré de la lucha de Mara Ávila. Es que Luciana, una amiga en común, me comentó que Mara es hija de María Rosa Gómez, una víctima de feminicidio, y que estaba iniciando el rodaje de un film denominado: Femicidio. Un caso, múltiples luchas.

María Rosa era profesora de inglés y se le conocía como Miss Mariela. El 19 de julio de 2005, su pareja, Ernesto Narcisi, la asesinó a puñaladas en el barrio de Puerto Madero, de la ciudad de Buenos Aires.

Por entonces, Mara tenía 25 años y a la sociedad le faltaba recorrer un largo camino para tomar conciencia de que ni el amor ni la pasión matan. También faltaban unos cuantos años para que el Código Penal de Argentina se reformara y definiera el feminicidio como una forma agravada de homicidio y para que la pena fuera perpetua. Es por eso que el feminicida fue condenado a 9 años de prisión y ya está libre.

El documental es en primera persona y en el recorrido que inició Mara por aquella noche encontró en la prensa de entonces los otros malos tratos: "Crimen pasional en Puerto Madero", decían los medios. ¿Por qué pueden decir cualquier cosa de mi mamá asesinada?, se pregunta Mara y por eso este filme es su derecho a réplica.

Mara Ávila es la protagonista, directora, productora, guionista del filme y cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales y de un valioso equipo. Femicidio. Un caso, múltiples luchas, se entreteje entre el valor político y la reparación de una vida.

"El hecho de no tener a mi madre conmigo me ha llevado muchas veces a preguntarme por el sentido de mi existencia: ¿de qué sirve seguir viviendo si la persona que más he amado en mi vida, mi compañera y mi amiga de toda la vida, ya no está aquí para acompañarme? Busqué un sentido y lo encontré en la posibilidad de saberme "útil" para la sociedad de la que soy parte. Ofrecer mi testimonio como hija de una víctima de feminicidio me devolvió una razón para seguir viviendo", reflexiona Mara.

Femicidio. Un caso, múltiples luchas nació con la idea de ser una tesina audiovisual para que Mara obtenga su título de comunicadora social, aunque luego se convirtió en un esperado documental, que se estrenará el 7 de marzo en el cine Gaumont de la ciudad de Buenos Aires.

El día que conocí a Mara fue una helada tarde de junio, previa a la marcha de Ni Una Menos. Ella se dirigió hasta el mismo ascensor que yo esperaba, se acercó con esa sonrisa que parece ser su única venganza. Le pregunté a qué medio de prensa representaba y me contó que rodaba una película sobre el feminicidio de su madre. ¡Sos vos!, le dije y la abracé. En definitiva, las dos sabíamos en silencio el significado de ese abrazo.

Foto: Archivo AmecoPress.


Internacional – Violencia de género – Feminicidio – Movimiento Feminista. 21 mar. 19. AmecoPress.