AmecoPress se va de vacaciones

1ro de agosto de 2019.

Por Redacción AmecoPress

Medios de Comunicación | Madrid | Comunicación y género



Ojalá, en tiempos de ruido, encontremos el silencio necesario para advertir otros sonidos


Madrid, 01 agosto 2019. AmecoPress.- Queridas compañeras, amigas y amigos: Nos vamos de vacaciones hasta septiembre. Durante unas semanas no recibiréis el boletín periódico de AmecoPress.

Nos vamos con el lamento de una investidura que no llega como ruido de fondo de unos medios de comunicación que necesitan –necesitamos- replantearse su función social, acabar con el perverso concepto de lo que es noticia hoy –excluyente, superficial, efímero- y profundizar en el significado de los hechos para contribuir a su transformación. Claro que medios y periodistas no son quienes impulsan las revoluciones –un poco de humildad-, pero hay dinámicas y perspectivas que urge explorar e incluir.

AMECO celebró el pasado 20 de junio su 25º aniversario y lo hizo reivindicando el periodismo feminista como criterio de calidad. “Debemos exigir que se visibilicen las realidades y problemáticas específicas de las mujeres, pero también que se las presente como protagonistas y sujetos de las noticias, mostrando su diversidad y las aportaciones que hacen a la sociedad”, dijo Cristina P. Fraga en el encuentro, “si no se incluye a las mujeres, no se está informando con rigor y veracidad”. Ver el vídeo del aniversario.

Vivimos en una época muy ruidosa. Autoritarismos, racismos, fundamentalismos y machismos retrógrados se sirven de la mentira para imponer. En las instituciones censuran la diversidad y la libre expresión y piden los nombres de quienes luchan contra la violencia de género y la discriminación. Impúdicamente, gritan fuerte, degradan, todo vale…

Y mientras

Y mientras, el mes de julio acaba con al menos ocho mujeres asesinadas por violencia de género, que elevan a 36 el número de víctimas mortales de violencia machista en lo que va de 2019, según datos de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, a falta de confirmarse el caso de una mujer de 55 años que ha sido asesinada este miércoles 31 de julio en Burgos presuntamente por su marido. De confirmarse, se elevaría a 37 el número de mujeres asesinadas en 2019 y a 1.012 desde el año 2003. Eso tomando en cuenta únicamente los datos de violencia en al ámbito de las relaciones sentimentales, un criterio que deja fuera a mujeres asesinadas por el hecho de ser mujeres en otros espacios y circunstancias y que habrán de incluirse en las estadísticas, tal y como exige el Convenio de Estambul y ha sido reconocido por el mismo Observatorio del CGPJ. Tampoco hay que olvidar que miles de mujeres viven sometidas al yugo de la violencia machista y que niños y niñas padecen también sus crueles consecuencias.

Y mientras, el mes de julio acaba con 836 personas con nombres y apellidos, familias y sueños, ahogadas en el Mediterráneo en 2019. Ellas no estaban de vacaciones. 836: una cifra que alberga una realidad que se esconde –se camufla- en debates cargados de cinismo y de falta de rigor. Tal vez, como sostiene Patricia Simón, sean las personas migrantes las que estén jaqueando al sistema en su lucha por vivir. Y si queremos vivir no podemos seguir afrontando las migraciones sin perspectiva histórica, sin el coraje y la humanidad necesaria para reconocer la vergüenza de unas políticas migratorias que, además de inmorales, son ineficaces. Es una realidad que nos obliga a salir de la tibieza y la falsa estabilidad, a priorizar y, por tanto, nos conduce a dibujarnos como civilización.

Pero también

También hay signos de algo nuevo que pugna por nacer. Hay intentos, hay mucha gente que trata de hacer bien las cosas. Que busca haciéndose cargo de la complejidad del mundo en que vivimos y sabe que las soluciones no serán simples ni regresos al pasado. Que entiende que es imprescindible revolucionar el mundo abriéndolo a las aspiraciones de la gran diversidad humana. En este breve artículo no podemos nombrarlas a todas. Pero seguro que todas participaron en la huelga feminista del 8 de marzo de 2019, que este año no tuvo tanto apoyo de los medios de comunicación, pero que logró, una vez más, ser multitudinaria, alegre, diversa y no violenta. Jóvenes de 14 años, junto a activistas de 60 conviven y comparten este momento feminista de la historia, en el que las mujeres advierten de la importancia de lo común y de los cuidados.

Cada vez son más visibles libros, canciones, películas, obras de teatro, series de ficción, avances científicos y tecnológicos, propuestas políticas, acciones sociales, con autoría femenina. Aportes hechos por mujeres, exponentes de un nuevo modelo. Aunque a veces, con tanto ruido, pasan desapercibidos y la falta de tiempo y espacio nos impida saborearlos. Ojalá, este mes se convierta en tregua para disfrutar y aprender con ellas.

Ojalá, en tiempos de ruido, encontremos el silencio necesario para advertir otros sonidos.

Nos encontramos en septiembre y ¡Feliz verano!

Fotos archivo AmecoPress, de Pablo de Pedro. (http://pablodepedro.com).
— -
Medios de comunicación – Comunicación y género; 01 de agosto. 19. AmecoPress

Documentos

libro_sillon.jpg
JPEG | 22.7 KB