Adiós, Margarita Salas

8 de noviembre de 2019.

Por Redacción AmecoPress

Madrid | Estado Español | Ciencia y tecnología | Voces de mujeres | Biografías





Madrid, 07 nov. 19. Amecopress. En la historia contamos con infinidad de mujeres brillantes en todos los ámbitos, a veces tristemente silenciadas. Hoy se marcha una referencia de la ciencia y la investigación española: Margarita Salas, una de las científicas españolas más brillantes del siglo XX.

La bioquímica Margarita Salas ha fallecido hoy en Madrid a los 80 años. Considerada un referente para generaciones de investigadores, la científica seguía trabajando en su laboratorio del CSIC. Sus investigaciones hicieron posibles grandes avances en bioquímica y biología molecular.

A lo largo de su dilatada carrera, reconocida este año por la Oficina Europea de Patentes, Salas descubrió la polimerasa del virus bacteriófago phi29, que tiene una aplicación crucial en biotecnología: permite amplificar el ADN de manera sencilla, rápida y fiable. Por ello se usa en medicina forense, oncología y arqueología, entre otras áreas. La patente ha sido, además, la más rentables del CSIC, devolviendo millones de euros en inversión a la investigación financiada con fondos públicos, según datos de la Vicepresidencia Adjunta de Transferencia del Conocimiento (VATC) del CSIC.

Apuntes biográficos

Margarita Salas fue doctora en Bioquímica por la Universidad Complutense; profesora ad honorem del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa del CSIC, del que fue directora (1992-1993) y profesora de investigación (1974-2008). Fue doctora honoris causa por doce universidades españolas y miembro de la Real Academia Española (RAE) y de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Fue discípula de Alberto Sols en España y de Severo Ochoa en Estados Unidos, junto a su marido el también investigador Eladio Viñuela (1937-1999). Formó parte del Comité Científico Asesor del Max-Planck Institute für Molekulare Genetik de Berlín (1989-1996) y del Instituto Pasteur (2001). Fue también presidenta del Instituto de España (1995-2003) y de la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Gregorio Marañón (2001-2004). Desde 1997 fue presidenta de la Fundación Severo Ochoa y vocal de la Fundación Carmen y Severo Ochoa.

En 2007 se convirtió en la primera mujer española que ingresó en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. También perteneció a la European Molecular Biology Organization, a la Academia Europaea, a la American Academy of Microbiology y a la American Academy of Arts and Sciences.

Su intensa y larga carrera como investigadora fue reconocida con numerosas distinciones, como el Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal (1999), el Premio Rey Jaime I de Investigación (1994) o el Premio de Investigación e Innovación Tecnológica de la Comunidad de Madrid (1998). Ha recibido, asimismo, la Medalla del Principado de Asturias (1997), la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid (2002), la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (2003), la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio (2003), la Medalla de Honor de la Universidad Complutense (2005) y la Medalla de Oro del Mérito al Trabajo (2005). En octubre de 2014 el Consejo General de Colegios Oficiales de Químicos de España le concedió el Premio a la Excelencia Química. En 2015 fue nombrada Asturiana Universal.

Fotos archivo AmecoPress, cedida por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades
— -
Estado español – Ciencia y tecnología – Voces de mujeres – Biografías; 07 de noviembre. 19. AmecoPress