VIII Jornada Internacional contra la Mutilación Genital Femenina

Acabar con la mutilación genital femenina desde el feminismo y con un enfoque integral

7 de febrero de 2019.

Por Pedro de Santiago

Madrid | Internacional | Estado Español | Mujeres del mundo | Derechos humanos | Violencia sexual | Cooperación | Ablación



UNAF organiza un encuentro sobre estrategias para erradicar la ablación


Madrid, 6 feb. 19. AmecoPress.- Con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) ha organizado una jornada que pretende ser una forma de aglutinar a entidades y organismos que trabajan para acabar con esta forma de violencia contra las mujeres. Durante las ponencias, se ha hecho hincapié en la necesidad de abordar la problemática desde una perspectiva feminista, favoreciendo el empoderamiento de la mujer, a la vez que se fomentan estrategias de coordinación entre instituciones y organizaciones para incidir en la prevención de estas prácticas, tanto a nivel social como sanitario. En definitiva, se ha insistido en la necesidad de poner en marcha un plan integral contra esta forma de discriminación por cuestiones de género.

La jornada ha contado, entre otras, con la participación Aina Calvo, directora de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (ACEID), entidad que ha acogido el evento. La encargada del ente ministerial considera que los datos “dan esperanzas” y muestran que “es factible” acabar con la MGF, aunque queda trabajo por hacer, pues Naciones Unidas estima que 200 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a esta práctica, por lo que ha insistido que el fin de esta forma de violencia está entre las prioridades de la agencia a la hora de llevar a cabo actuaciones. En una línea similar se ha pronunciado la directora general de Integración y Atención Humanitaria, Estrella Rodríguez, que hizo especial énfasis en la necesidad de coordinar esfuerzos entre las ONG que llevan a cabo acciones, comunidades autónomas (por las competencias en Sanidad) y el Gobierno central.

La presidenta de la entidad organizadora de las jornadas, Ascensión Iglesias, por su parte, centra las prioridades de actuación en dos ejes. Por un lado, apuesta por ofrecer una educación sexual con un enfoque feminista como forma de empoderamiento de las mujeres de diferentes comunidades. Por otra parte, considera importante la formación coordinada a profesionales de la sanidad, la psicología y el trabajo social, evitando estereotipos e integrando a las afectadas por la ablación, así como a las comunidades de pertenencia, fomentando un “diálogo intercultural”.

Por otro lado, Mª Ángeles Rodríguez Benito, técnica de Cultura, Género y Desigualdades de UNAF, ha hecho una recopilación de algunos de los avances logrados en los 10 años que esta entidad lleva trabajando para acabar con la MGF. Entre otros, destaca el hecho de que ser superviviente o potencial víctima de ablación es ya un motivo, según la ONU, para poder solicitar asilo, además de que la Unión Africana ha prohibido esta práctica. Asimismo, la integrante de esta entidad destaca que la sensibilización social sobre este fenómeno es elevada en cuanto a la unanimidad para acabar con ella. Eso sí, incide en que hay que abordar la problemática sin estigmatizar a las comunidades donde se practica, y menos aún a las mujeres, por lo que propone un enfoque alejado de estereotipos y prejuicios. Para ello, es necesaria una visión feminista de intervención con personas jóvenes, así como con mujeres y hombres.

En este sentido se ha pronunciado también otra técnica del mismo área de UNAF, Luisa Antolín, que cree que no hay que aislar la ablación de otros factores como la migración o las peticiones de asilo, por lo que también incide en la necesidad de contar con un enfoque integral, así como que la erradicación de la MGF sea una prioridad a la hora de elaborar planes de cooperación internacional.

Riesgos, oportunidades y líneas de actuación

La segunda mesa de las jornadas organizadas por UNAF ha contado con la participación de diferentes organizaciones, entre ellas, la ONG Alianza por la Solidaridad. Su directora, Ana Rosa Alcalde, ha dedicado su intervención a advertir de los riesgos en el camino hacia la erradicación de esta forma de violencia contra las mujeres. Entre otras cosas, considera que no se puede “dar por hecho que avanzamos hacia el final de esta práctica”. Al respecto, enumera una serie de amenazas, como el aumento de la polarización política, que puede llevar a que se pongan en duda logros sociales que parecían consolidados, en concreto los avances en igualdad de género, así como el crecimiento de nacionalismos y movimientos tradicionalistas, que pueden ver en prácticas como estas una forma de cultura propia. Además, la responsable de la ONG relaciona la MGF con vulneraciones de Derechos Humanos como las devoluciones en caliente de personas migrantes, la externalización de fronteras o las voces que buscan la criminalización de los colectivos de extranjeros y extranjeras.

En cuanto a las oportunidades, Alcalde destaca que la opinión pública está mayoritariamente concienciada de la necesidad de acabar con esta práctica, a la vez que tanto en el Estado español como fuera de este hay grupos de mujeres bien organizadas, que muchas veces hacen de mediadoras, una forma efectiva de abordar el problema. En cuanto a las líneas de actuación, la directora de la ONG llama a ampliar las alianzas y la coordinación para acabar con la MGF, así como a asegurar los recursos que se dedican desde entidades e instituciones para luchas contra la ablación. Por último, cree que hay que poner en marcha estrategias innovadoras en cuanto al discurso y las formas.

En la misma mesa ha participado Izaskun Zarrandikoetxea, sexóloga de Mundo Ivaginario, una entidad con sede en Bilbao que se centra en la sexualidad y el disfrute de la misma, especialmente por parte de las mujeres. Para ello, la profesional de la organización ha llamado a la deconstrucción de los valores imperantes en torno a la sexualidad, que representan un ideario patriarcal en el que el sujeto activo de las relaciones sexuales es el hombre. Por tanto, el empoderamiento de la mujer y el autoconocimiento de su sexualidad y de formas alternativas de disfrutar de la misma es un ejercicio de empoderamiento que, entre otras cosas, fomenta que sean las mujeres las que tomen decisiones sobre su propio cuerpo. Para ello, ve importante acabar con determinados roles alrededor de la sexualidad mediante una visión más amplia de la misma más allá del factor reproductivo o complementario del hombre.

El acto también ha contado con la participación de otros colectivos, muchos de los cuales han hecho hincapié en la necesidad de educar en feminismo, potenciar la cooperación entre instituciones y organizaciones y favorecer un enfoque integral (social, sanitario y psicológico). El panel de participantes, además, ha contado con integrantes de calado internacional, como Annalisa D’Aguanno, psicóloga de GAMS Bélgica y Hawa War y Ana So, embajadoras de la Red Europea EndFGM en Francia y Portugal, respectivamente.

Foto: Pedro de Santiago.
— -
Pie de foto: Mesas de la jornada de UNAF para la erradicación de la MGF.
— -
Estado español – Internacional – Mujeres del mundo – Derechos humanos – Cooperación – Ablación – Violencia sexual. 6 feb. 19. AmecoPress.