Jueves, 27 de abril de 2017.

Reportajes

La desigualdad de género persiste en las universidades españolas

Las mujeres sólo dirigen cinco de las 71 universidades españolas

Estado Español, Situación social de las mujeres, Madrid, Viernes 4 de enero de 2008, por Maria Cobos


El techo de cristal existe en la educación universitaria según las cifras del informe “Académicas en cifras 2007” publicado por la Unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio de Educación. Ellas son mayoría entre los titulados en la universidad pública (60% en el curso 2005-2006), mientras que el número de catedráticas no alcanza el 14%.

En las universidades públicas españolas la presencia de mujeres en cargos unipersonales varía dependiendo de si el acceso a estos cargos es por designación de los equipos rectorales o por elección de los decanatos, dirección de escuelas politécnicas superiores, escuelas técnicas superiores o dirección de departamentos, según el mencionado informe.

En el caso de la presencia de mujeres en los vicerrectorados, cuya voluntad política académica responde a equilibrar la presencia de mujeres y varones en los cargos, la media general de las universidades públicas españolas es de un 28,9%, ligeramente por encima del mínimo óptimo de representación del 25%. Sin embargo, 20 universidades públicas se encuentran por debajo de ese mínimo y otras 27 están por debajo de la media general del 28,9%.

En el panorama satisfactorio, doce universidades son las que cumplen sus cuotas de representación de las mujeres y dieciséis se ajustan a una composición paritaria en la formación de sus equipos rectorales.

Si por el contrario, se analizan los datos de mujeres en cargos unipersonales sujetos a una elección se observa que la situación es divergente dependiendo del área de dirección del que se trate. En el caso de mujeres en decanatos, dirección de escuelas politécnicas o dirección de escuelas técnicas superiores nos encontramos con un deficitario 16,4% de representación femenina preferentemente en decanatos y apenas mujeres en la dirección de escuelas politécnicas y técnicas. Sirva como ejemplo, que en junio del recién pasado año, fue elegida por primera vez una mujer para dirigir una escuela técnica, la Escola Técnica Superior d’ Enginyeries Industrial i Aeronáutica de Terrasa.

En cuanto a las mujeres decanas, por ramas de conocimiento, la distribución es la siguiente. Humanidades (25,8%), ciencias sociales y jurídicas (21,5%), ciencias de la salud (14,5%), ciencias experimentales (13,9%) y enseñanzas técnicas (5,8%).

En la dirección de departamentos el porcentaje de mujeres en estas tareas directivas se encuentra también por debajo de ese mínimo óptimo de representación del 25%, con una presencia del 19,3% y varía dependiendo de la rama del conocimiento de que se trate. Así, mujeres directoras de departamento en el área de las ciencias sociales y jurídicas (35,7%), humanidades (24,4%), ciencias experimentales (15,9%), ciencias de la salud (15,6%) y enseñanzas técnicas (8,2%). Por otra parte, la presencia de mujeres en la dirección de escuelas aumenta a un 28,4% debido a las escuelas universitarias de enfermería y trabajo social.

Sólo hay tres mujeres rectoras en las 48 universidades públicas, se trata de las de Málaga, Girona e IslasBaleares, y dos en las 23 privadas, Ramón Llull y la Oberta de Catalunya.

En la universidad pública el porcentaje de mujeres catedráticas no alcanza en ninguna de las ramas de enseñanza el mínimo óptimo de presencia de mujeres del 25%. Sólo en la rama de humanidades encontramos un valor cercano a ese mínimo con un 21,1% de mujeres catedráticas. En la rama de ciencias sociales y jurídicas el porcentaje de mujeres catedráticas es de un 15,9%. En las restantes ramas los porcentajes descienden a niveles sorprendentes, así las mujeres catedráticas en las ramas de ciencias experimentales y de ciencias de la salud es del 13% y del 12,2% respectivamente; para descender a un exiguo 5,4% de mujeres catedráticas en las enseñanzas técnicas.

Los datos confirman que las proporciones de representación de las mujeres en las universidades públicas españolas decrecen considerablemente a medida que asciende su responsabilidad de gestión y académica. Mal arraigado que ha perdurado durante años en el sistema educativo superior español. Recordemos que ha pasado casi un siglo de aquella Orden Real (1910) por la que quedaban concedidas “sin necesidad de consultar a la superioridad, las inscripciones de matrículas en enseñanza oficial y no oficial solicitadas por mujeres.”

Las mujeres han llegado tarde a las escalas de gestión de las universidades, y no ha sido por voluntad propia, sino más bien ajena y a su pesar; en 1916 Emilia Pardo Bazán era designada catedrática por el rey Alfonso XIII y en 1953, Ángeles Galino se convertía en la primera fémina que, por oposición libre, obtenía una cátedra en la universidad española. Tuvieron que pasar casi tres décadas para que otra mujer, Elisa Pérez, fuera nombrada rectora de la UNED.

Paradójicamente, esta realidad se está produciendo en un país con una Ley de Igualdad y una Ley de Universidades en las que se garantiza una presencia equilibrada entre hombres y mujeres en sus órganos de gobierno.

Un Estudio desarrollado por el Foro de Consejos Sociales de las Universidades Públicas de Andalucía dada la escasa presencia de las mujeres en los altos cargos universitarios concluye que es “imprescindible” la promoción explícita y pública de las mujeres “para favorecer su inclusión en los espacios profesionales y de toma de decisiones porque la universidad como creadora de cultura y de transformación social, tiene la responsabilidad de trabajar en pro de la igualdad de género, para el propio beneficio de la comunidad universitaria y para que, con su ejemplo, influya en el resto de la sociedad”•

Flora de Pablo, profesora de investigación del Centro de Investigaciones Biológicas del Centro Superior de Investigaciones Científicas –CSIC-, no entiende que haya más mujeres estudiantes y con mejores expedientes y, sin embargo, tengamos menos catedráticas en las universidades: “estas microdiscriminaciones que sufren las mujeres hacen que se de un bonus de credibilidad a los caballeros por ser hombres y se dé una penalización sutil pero constante a las mujeres porque si no serían inexplicables las cifras que estamos comprobando de pertenencia de mujeres a las distintas escalas universitarias. Sin duda, la carrera de las mujeres está mucho más frenada y encuentra muchas más dificultades en cualquiera de los pasos que hay que dar para avanzar en ella”.

“Las universidades públicas y privadas que hay en España –declara De Pablo– no se han enterado que hay que cumplir la ley de igualdad y que en las áreas donde es más difícil encontrar mujeres para los tribunales, hay que invitar a catedráticas de universidades a formar parte de esas comisiones y tribunales; e invitar a investigadoras del CSIC que estamos perfectamente capacitadas para evaluar dentro del contexto universitario o a investigadoras europeas. Es decir, no hay ninguna excusa para no cumplir la ley. Tanto en la Ley efectiva de igualdad entre hombres y mujeres como en la Ley Orgánica de Universidades se encuentra explícitamente escrito que no se puede convocar comisiones ni tribunales en donde no exista un equilibrio de ambos sexos; eso significa que no se pueden formar alegremente tribunales donde hayan cero mujeres de seis miembros; o una mujer y siete miembros como estamos acostumbradas”.


Fotos: Archivo Amecopress y gráficos del informe del Ministerio de Educación


Estado español – Situación social de las mujeres – 4 enero, 08 (AmecoPress)




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: