La Fundación Mapfre ofrece una muestra monográfica sobre Camille Claudel

7 de noviembre de 2007.

Por Isabel Menéndez

Cultura | Madrid | Exposiciones



Es la primera vez que se realiza en nuestro país una exposición sobre la escultora recordada por su relación con Rodin


Hoy se inaugura en la Fundación Mapfre una exposición monográfica sobre la escultora de fin de siglo Camille Claudel, artista recordada más por su relación con el que fuera su maestro y amante, Rodin, que por sus magníficas obras. La muestra, que se ha realizado en colaboración con el museo Rodin de París, estará disponible en Madrid hasta el 13 de enero próximo. En primavera la exposición viajará hasta París, donde se podrá visitar hasta el verano.

La exposición monográfica, comisariada en nuestro país por María López Fernández y por Aline Magnien y Véronique Mattiussi en el Museo Rodin, reúne la práctica totalidad de la obra de la escultora. Así, se puede ver por primera vez en España casi un centenar de esculturas de Claudel, además de documentos y fotografías originales, como las cartas de amor entre Camille y Rodin.

Artísticamente, la obra de Camille Claudel revolucionó, junto a su maestro, la expresión escultórica de su tiempo. Ella fue una de las pocas mujeres artistas que tuvo acceso a modelos desnudos pues, entonces, esta forma de arte mayor estaba vedada a las mujeres. Su habilidad técnica le permitió arrinconar el academicismo, dotando a sus figuras de emoción y vitalidad.

Una vida trágica

La escultora, no obstante, ha pasado a la historia por ser la amante de Rodin y sólo el trabajo revisionista de algunas historiadoras ha demostrado que Rodin temía que ella le hiciese sombra, por lo que nunca la ayudó. De hecho, se ha descubierto que Camille influenció el trabajo de su maestro, lo que revela su propio talento. Sin embargo, la relación con él sólo le provocó problemas a la artista, que fue rechazada por su propia familia. El idilio, que primero favoreció una fecunda producción de uno y otra, se tornó en rivalidad, pues Claudel no soportaba que Rodin plagiara su propia obra ni que mantuviera relaciones sentimentales con otras mujeres.

La tormentosa relación con Rodin duró diez años, en los que soportó continuas humillaciones de su amante. Embarazada, le dejó cuando la convenció para abortar y por enésima vez se negó a abandonar a otra amante. Como otras mujeres de la historia, sufrió la incomprensión y la soledad. Sumida en una crisis depresiva, intentó destruir todas sus obras. Su familia la encerró en un sanatorio psiquiátrico, en Montdevergues, de donde no volvería a salir. Tampoco volvió a crear ninguna obra. Durante los 30 años que duró su encierro escribió, sin éxito, numerosas cartas reclamando su libertad.

----------------------------------

Fotos: cedidas por la Fundación Mapfre

Foto Superior pequeña: Camille Claudel, El vals.

------------------------------------

 

Cultura – Exposiciones – 7 noviembre, 07 (AmecoPress)