La biodiversidad, un desafío en América Latina y el Caribe

21 de marzo de 2011.

Por Carolina Escudero

Sociedad | Internacional | Globalización | Buenos Aires



Las acciones de las mujeres desde el ecofeminismo, así como las de organizaciones medioambientales parecen ser centrales


Buenos Aires, 21 mar. 11. Atemisa/AmecoPress.- De acuerdo con un informe de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) la extraordinaria variedad de bienes y servicios que proporciona la rica flora y fauna América Latina y el Caribe podría ser salvaguardada si los gobiernos de la región se asumen su como superpotencias en biodiversidad e invierten en el uso sostenible de sectores clave para mejorar los ecosistemas. Las acciones de las mujeres desde el ecofeminismo así como las de organizaciones medioambientales parecen ser centrales.

El documento de PNUD ’América Latina y el Caribe: una superpotencia en biodiversidad’ insta a los responsables de los gobiernos de formular políticas que evalúen la contribución económica de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas en ámbitos como la producción de alimentos, el control de enfermedades, la fabricación de productos farmacéuticos y el turismo, entre otros.

Asimismo destaca la importancia de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas para el desarrollo sostenible y la competitividad a largo plazo de la región. ’América Latina y el Caribe poseen una de las mayores dotaciones de capital natural del mundo’, declaró Heraldo Muñoz, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director del PNUD para América Latina y el Caribe.

’Las políticas recomendadas en nuestro informe tienen el potencial de transformar los modelos tradicionales de desarrollo, mejorando la calidad de vida de millones de personas mediante la conservación y recuperación de nuestra biodiversidad y servicios de los ecosistemas’.

El informe recomienda que los gobiernos propongan iniciativas, como las desgravaciones fiscales, para las inversiones directas públicas y privadas, al tiempo que aumentan los esfuerzos para preservar los ecosistemas. También exhorta a aumentar la sensibilización en los encargados de formular políticas, los consumidores y los pobres rurales, además de invertir para estar a la vanguardia de las tecnologías, productos y mercados basados en la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas.

Los países pueden incrementar los beneficios económicos invirtiendo en sectores clave relacionados con la biodiversidad como agricultura, pesca, servicios relacionados con el agua, áreas protegidas y turismo, que, según el informe, son decisivos para la economía de la región. A su vez el informe considera que los servicios de los ecosistemas crearán resistencia al cambio climático en el sector agrícola al proteger los recursos genéticos, la fertilidad del suelo y la calidad del agua.

’Gracias a su inmenso capital natural, la región podría desempeñar una función de vanguardia en biodiversidad y los mercados de servicios de los ecosistemas’, declaró Enrique Iglesias, Secretario General de la Secretaría General Iberoamericana y miembro de la Comisión de Biodiversidad, Ecosistemas, Finanzas y Desarrollo del informe. ’Las empresas y los negocios tendrán que comprender mejor y cuantificar cómo pueden beneficiarse y qué repercusión tienen en la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas’.

Mujeres y biodiversidad

Desde el ecofeminismo o agrupaciones ecologistas, las mujeres, vienen alertando sobre la necesidad de tomar conciencia sobre los espacios naturales. Las diferentes corrientes del ecofeminismo, siendo una de las más conocidas la liderada por la india Vandana Shiva, llevan las voz cantante sobre este tema y explican que son las mujeres las que suelen sufrir más las consecuencias del avance del ’desarrollo’ y la ocupación de los espacios naturales, la falta de agua y otros recursos naturales.

La filósofa Alicia Puleo explica que ’el ecofeminismo es la corriente de la teoría y del movimiento de mujeres que considera que existe una serie de puntos de contacto que hacen que la ecología sea un tema feminista o un tema que importe a las mujeres. Uno de ellos, quizás el más evidente, es la cuestión de la salud.’ Puleo especifica que si bien el deterioro medioambiental daña a varones y mujeres ’estas últimas parecen ser las primeras afectadas. No soy bióloga, ni médica, soy filósofa, pero me baso en una serie de estudios que señalan que los trastornos debidos a la contaminación afectan de manera particular a las mujeres porque su organismo tiene mayor proporción de tejido graso. Ciertas sustancias tóxicas se fijan en la grasa.’

Coca Trillini, que trabaja sobre espiritualidades, teologías ecofeministas e integra el Consejo Editorial de Conspirando, dice que ’América Latina no es una potencia pero sí creo que es el jardín del Edén a diferencia de otros puntos del planeta. Estamos en una situación un poco mejor de lo que están Asia y África en cuanto a lugares vírgenes: tenemos agua, tierra, especies que evidentemente podrían hacerla una superpotencia. La palabra superpotencia quizás no sea la más adecuada, esa palabra da a entender que yo tengo un poder sobre otros…creo que tenemos más recursos que otros lugares en el planeta’.

La región alberga a seis de los países con mayor biodiversidad del mundo (Brasil, Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela) y la única área con la mayor biodiversidad del planeta, la selva amazónica. Sólo en Sudamérica se encuentra más del 40% de la biodiversidad de la Tierra, y más de una cuarta parte de sus bosques.

Por ejemplo, según el documento del PNUD, entre el 66% y el 75% de los turistas internacionales de la región visitaron al menos un área protegida, y cerca del 94% de las empresas de turismo y hotelería del Caribe encuestadas indica ron que su medio de subsistencia dependía del entorno más cercano.

La religiosa y ecofeminista brasileña Ivon Gebara viene trabajando a nivel regional el tema de la mujer y la ecología: ’En una de sus ponencias la religiosa preguntaba –cuenta Trillini- a quienes estábamos presentes ¿Quién se ocupa de la basura en América Latina; ¿Quién rastrea la basura?; ¿Quién saca lo potable de la basura? Y su conclusión era que en su mayoría somos las mujeres las que nos encargamos de eso. Gebara vive en Recife, Brasil, y comparte su cotidianeidad con mujeres de esa zona que le permitieron redescubrir muchas otras formas de vida.’

Trillini recordó que en la región ’existen grupos de mujeres que vienen trabajando intensamente sobre la naturaleza, ecología, reciclado; estos grupos son la punta de un iceberg y quizás no sean muy conocidos aún. Desde Conspirando, que muy pronto cumplirá 20 años, venimos trabajando sobre temas como la tierra, el uso de dinero y todo lo que tiene que ver con la ecología. Retomo la idea de Ivon Gebara sobre las mujeres y la basura, ella sostiene que hay unos 3 grupos que llevan las banderas de transformación: las/os ecologistas, todas las mujeres feministas y no feministas y las personas de otras opciones sexuales. Son quienes están y estamos viendo el mundo de otra manera y realizando acciones concretas.’

Foto: Artemisa Noticias

-------------------------------

Internacional – Sociedad – Globalización – Feminismo. 21 mar. 11. AmecoPress