La indígena Jacinta Francisco: “la secuestradora secuestrada”

18 de septiembre de 2009.

Por Redacción AmecoPress

Internacional | Pobreza y género | Derechos humanos | Madrid, Agencias



La justicia mexicana la libera tras condenarla a 21 años por secuestrar a seis policías de élite


México D.F., 18 sep. 09. Redacción AmecoPress.- El 26 de marzo de 2006 seis policías de la Agencia Federal de Investigación, sin uniformes ni placas, llegaron al mercado de Santiago Mexquititlán y se llevaron diversa mercancía bajo el pretexto de que se trataba de piratería. Los comerciantes se enfadaron y les pidieron la identificación y los policías se negaron. La situación se iba poniendo cada vez más fea hasta que a un jefe policial se le ocurrió una solución: pagarían los destrozos. Que a los comerciantes les pareció bien siempre que uno de los policías se quedara con ellos mientras el resto iba a por el dinero, esto contó Doña Jacinta Francisco al corresponsal de El País.

También contó doña Jacinta que de aquello no se enteró hasta después de la misa de once. Se acercó a ver el alboroto y fue entonces cuando un fotógrafo la retrató, en actitud pacífica, mirando. Pero fue esa fotografía la que utilizó la policía para detenerla y el juez para condenarla a 21 años sin siquiera escucharla.

Asimismo, se determinó que se “había acreditado la existencia del cuerpo de los delitos de privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro y contra servidores públicos”, señalando como “probables responsables” a Alberta Alcántara y Jacinta Francisco, según consta en la investigación realizada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para la recomendación que emitiera el 19 de julio de este año, según información de CIMAC-Noticias.

Tras la liberación el pasado 16 de septiembre de la indígena otomí Jacinta Francisco Marcial, Amnistía Internacional (AI) hizo un llamamiento para que se revisara completamente su proceso y a que fuera resarcida por el daño causado por los tres años que permaneció en la cárcel, así como a revisar el proceso contra las coacusadas Alberta Alcántara y Teresa González.

En este sentido se pronunció hoy también la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT), que manifestó su preocupación por la situación de Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio, las otras dos mujeres indígenas que fueron acusadas conjuntamente con Jacinta por los mismos delitos y que permanecen recluidas desde hace tres años en el Centro de Readaptación Social Femenil de San José el Alto, en Querétaro.

Hoy, en conferencia de prensa, los Centros de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y Fray Jacobo Daciano, representantes legales de Jacinta, celebraron su liberación; sin embargo, subrayaron que en México persisten las deficiencias estructurales en el sistema de justicia, mismas que acentúan la vulnerabilidad de quienes por su identidad de género, origen étnico o posición social, son discriminados y violentados en sus derechos humanos.

En el caso de Alberta Alcántara y Teresa González, quienes fueron acusadas y procesadas por los mismos delitos que Jacinta y contra quienes tampoco existen pruebas de que hayan secuestrado a los AFI, continúan encarceladas, por lo que los Centros de derechos humanos manifestaron su preocupación y exigieron su pronta liberación.

En este sentido, la OMCT manifestó su preocupación de que la decisión de la Procuraduría General de la República (PGR) —de no presentar conclusiones acusatorias contra Jacinta Francisco— no se haya extendido a las otras dos mujeres, coacusadas por el mismo delito y condenadas con base en “testimonios falsos y pruebas fabricadas”.

La OMCT manifestó que el único delito de Jacinta, Teresa y Alberta ha sido su condición de género, su identidad étnica y su circunstancia social de marginación, “caso que desafortunadamente confirma la vulnerabilidad de los indígenas, y en particular de las mujeres indígenas, quienes sufren con mayor intensidad los fenómenos de exclusión y de marginación del sistema de justicia”.

Asimismo, pidió la reparación integral del daño que, refirió, deberá incluir rehabilitación y una adecuada compensación, así como la no repetición de los hechos.

Fotos: Archivo AmecoPress. Jacinta Francisco Marcial.

---------------------------------------

Internacional – Derechos Humanos – Pobreza y género. 18 sep. 09. AmecoPress.