La Policía elimina el lenguaje sexista de sus categorías

17 de septiembre de 2009.

Por Petra Cristian

Madrid | Estado Español | Empleo y género | Políticas de Igualdad



Las mujeres serán plenamente reconocidas en las escalas policiales


Madrid, 17 sep. 09. AmecoPress.- Las políticas de igualdad impulsadas por el Departamento dirigido por Bibiana Aído no han dejado fuera a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Francisco Javier Velázquez, director general de la Policía y la Guardia Civil, ha resuelto lo que sin duda era uno de las mayores preocupaciones que había entre los policías: la utilización de un lenguaje sexista. La modernización de los Cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, Policía y Guardia Civil pasaba por adecuar el lenguaje a la nueva realidad: hoy en día hay el número de mujeres policías ha ido en aumento y algunas con rango de mando.

Aún así, tanto la Guardia Civil como la Policía son cuerpos de seguridad compuestos en su mayoría por hombres, en los que el porcentaje de mujeres no supera el diez por ciento.

El borrador de Resolución del Ministerio del Interior remitido a la Dirección General de la Policía modifica la denominación de las categorías, de las plazas y la condición de sus miembros para acabar con el sexismo.

Además, la Resolución aprobada responde a la obligatoriedad de adecuarse a la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de hombres y mujeres, que en su artículo 14 apartado 11 ordena la implantación de un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo y su fomento en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas, constituyendo una de las condiciones básicas que garantizan la igualdad de los españoles en el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de los deberes constitucionales».

Igualmente la resolución establece que se procederá a materializar la adaptación en las denominaciones de los puestos de trabajo, tanto para personal contratado, en prácticas y alumnos «en todos los escritos, resoluciones, oficios y demás documentación de carácter administrativo».

En consecuencia, se procederá al cambio de las denominaciones de los cargos femeninos, que pasan a ser Comisaria Principal y Comisaria (escala superior), Inspectora Jefa e Inspectora (escala ejecutiva), subinspectora (escala de subinspección) y Oficial de Policía y Policía, precedidas por el artículo «la» (escala básica).

El problema ahora felizmente resuelto consistía en que la legislación vigente del año 1986 regulaba las categorías del Cuerpo Nacional de Policía de forma genérica, y que en el carné profesional de los agentes también se hacía referencia a su cargo de la misma forma; es decir, había comisarios en general, o inspectores jefes, y así sucesivamente.

Como es lógico, esa realidad es radicalmente incompatible con la igualdad de sexos y atentatoria contra los derechos de la mujer policía. Durante los últimos años, se ha intentado igualar el papel de mujeres y hombres en ambas instituciones.

De hecho, en 2007 se creó el Observatorio de la Mujer en la Policía y en la Guardia Civil, que en su primera reunión ya alertó de la necesidad de acabar con los obstáculos que puedan impedir la igualdad real entre mujeres y hombres en estas instituciones.

El observatorio, formado por 30 vocales, tiene como objetivo hacer un seguimiento de la situación de la mujer en el Cuerpo Nacional de Policía y en la Guardia Civil, detectar las posibles situaciones discriminatorias y avanzar en la adopción de medidas que faciliten la conciliación laboral y personal y la representación de la mujer.

Así, a partir del día siguiente de la publicación de la Resolución aprobada, «serán adoptadas las medidas necesarias para modificar las bases de datos de gestión de personal al objeto de adecuar la terminología, en toda la documentación administrativa, al sexo de las personas a las que, en cada caso, se refieran dichos documentos».

Habrá, pues, comisarios y comisarias, inspectoras jefas e inspectores jefes, inspectores e inspectoras y así sucesivamente. Y si hay problemas con el lenguaje, como en el caso de las categorías de oficial de policía y policía, si se trata de mujeres irán precedidas por el artículo «la». Para que no haya dudas.

Habrá que modificar los carnés profesionales, los documentos identificativos de alumnos y funcionarios en prácticas, y se adecuarán además los escritos, resoluciones, oficios y demás documentación de carácter administrativo que se confeccione.

Todos estos cambios se realizarán de una forma gradual y progresiva, cuando se trate de la renovación y obtención de los carnés profesionales y de los documentos identificativos.

Fotos: Archivo AmecoPress.

------------------------------------------

Estado Español – Políticas de Igualdad – Empleo y género. 17 sep. 09. AmecoPress.