Nadia Khoury-dagher, Investigadora y autora egipcia: "Andalucía es mundial"

30 de junio de 2009.

Por Redacción AmecoPress

Por El Watan

Política | Internacional | Educación | Madrid, Agencias



La resistencia al integrismo


Argel. 30 junio 09. El Watan/Redacción AmecoPress.- Nadia Khoury-dagher. Investigadora y autora egipcia. Su libro El Islam moderno se centra sobre el Magreb y propone dar valor a las resistencias al integrismo. Nacida en Egipto, doctora en socio-economía del desarrollo, trabaja como periodista desde hace 25 años. Vivió una decena de años en Egipto, en Túnez y en Ghana. Particularmente ha llevado a cabo una investigación de dos años sobre las estrategias de supervivencia de las familias en un barrio bajo del Cairo, Mansheyet Nasser.

Hoy es periodista freelance. En su última entrega El Islam moderno. Musulmanes contra el integrismo, da la palabra a hombres y a mujeres que en Argelia, en Marruecos y en Túnez, " lejos de ser minoritarias, llevan con sus medios y sus redes, una guerra verdadera de resistencia al integrismo islámico.

¿De donde le vino la idea de este libro?

- Soy cristiana pero nacida en tierra de Islam, en Egipto. Tengo un hijo musulmán, trabajé como investigador y periodista más de diez años en Egipto y en Túnez, tengo una montón de amigos musulmanes, en el Magreb, en el Medio Oriente o en París, que, como la inmensa mayoría de los musulmanes encontrados en estos países, no son integristas, ni extremistas. Desde el 11 de septiembre de 2001, los " nuevos pensadores del Islam ", quieren demostrar que la lectura literal, austera y rígida del Islam que proponen los integristas no está en el espíritu del Islam.

En julio de 2005, la revista marroquí Tal Cual, había publicado dos expedientes especiales: ¿ uno, Laicos versus islamistas, el duelo y el otro y Hay que releer el Corán?.

- Si los medios de comunicación, en el Magreb, comienzan a hablar de la laicidad y de la segunda lectura del Corán, es porque el debate está de actualidad, me dije. Como periodista, más bien que de aportar mi propio testimonio, quise dar voz a los testigos directos y de de primera mano.

¿ Usted circunscribió su investigación sólo en el Magreb, es una elección deliberada?

- También indagué en Egipto, origen del movimiento de los Hermanos musulmanes, pero también de un movimiento vasto para un Islam moderno. Particularmente había entrevistado al hermano de Hassan Al Banna, fundador de los Hermanos musulmanes, Gamal Al Banna que es hoy uno de los opositores más feroces a los islamistas. Lo que había encontrado del Magreb era muy rico, entonces decidí centrarme sólo en esta región, muy homogénea en cuanto a las reivindicaciones de numerosos elementos de su sociedad civil para un Islam moderno.

¿Que encontró mayoritariamente entre los tres países del Magreb?

- Primero la calidad de las élites y, entre ellas, pensadores críticos de quienes, desgraciadamente, se oye hablar muy poco en Francia y en el mundo. Hay en los tres países revistas excelentes de ciencias sociales y editores excelentes. En segundo lugar, y es la gran lección del libro, la sociedad civil está muy movilizada. Mucha gente tiene un compromiso ciudadano, asociativo, contra el integrismo, con deseo de cambiar las cosas. Esto siempre no es posible, ni fácil, ni visible.

¿Hay fuerzas más activas de resistencia?

- Varios elementos son movilizados. Primero los medios de comunicación que apoyan el debate abriendo sus columnas a opiniones "libres". La utilización de internet también permite sortear la censura. En segundo lugar, las asociaciones de mujeres desempeñan un papel preponderante en el Magreb en la lucha contra el integrismo. En Argelia, en el momento de la década negra, solo las mujeres, como miembros de la sociedad civil consiguieron movilizarse masivamente contra el terrorismo: ¡ más de 100 000 mujeres salieron a la calle! En los tres países, las asociaciones de mujeres han llevado a cabo un trabajo notable, más social que político. En Marruecos los jeques oscurantistas, hacen un trabajo de información y de sensibilización cerca de las mujeres, porque saben que son fundamentales.

¿El combate no es desigual?

- El combate es desigual por una razón muy simple (es para esto que empleo la palabra "miembros de la Resistencia"), el integrismo islámico tiene una fuerza de impacto en los medios colosal, ya que financia las televisiones por satélite e inunda estos países de millones de libros religiosos...

¿ Es aquel que llama el Islam importado?

- Así como lo demuestran los numerosos estudios, la vestimenta, inyectada en los manuales escolares del Magreb, es una ideología importada. Esta especie de vestido monástico y austero, el velo negro íntegro, es completamente extraño a la cultura mediterránea y magrebí, que es epicúrea. El traje de las mujeres, en el Magreb, siempre fue de un gran pudor, pero al mismo tiempo de una feminidad sutil. Los islamistas prohíben la música no religiosa, mientras que estos países tienen de tradiciones ricas y musicales. ¡Argel tiene como sobrenombre Al Bahdja, el alegre, en referencia a este sentido de la fiesta de los argelinos! Este rigor y austeridad son pues lo que llamo el Islam importado opuesto al " Islam mediterráneo

" El Islam magrebí tradicional es tolerante por una razón simple: desde hace 6000 años en el Mediterráneo, todas las comunidades se agolparon para vivir juntos; Esto forma parte de la historia y de la cultura mediterránea. Desde los fenicios, hay unas migraciones humanas y el comercio. Argel, Tánger o Túnez siempre agitaron a gente oriunda de todo el contorno. El gran reportero polaco Richard Kapuscynski hablaba de oposición entre " el Islam del mar " y " el Islam del desierto". El Islam del mar es un Islam de los comerciantes, de ciudades, de apertura. El Islam del desierto, o importado, es un Islam de regiones austeras donde pasan pocos extranjeros, y donde la apertura al otro es limitada.

¿ Usted apuesta por la rehabilitación del Islam mediterráneo?

- Exactamente. Los musulmanes a los que encontré reclaman a la vez la modernidad y un Islam tolerante, lo que a los occidentales les cuesta comprender. Para muchos de ellos, valorar su religión, es porque se es atrasado. El Occidental cree que ser ateo, es el último estadio de la evolución intelectual del hombre. En realidad, los países árabes están lleno en la modernidad. El mundo árabe cumplió en una o dos generaciones lo que Occidente hizo tres siglos a realizar, en materia de industrialización, en materia de franqueo de la feudalidad …

Su libro El Islam moderno se centra sobre el Magreb y propone dar valor a las resistencias al integrismo.

- En cincuenta años, el mundo árabe ha conocido el éxodo rural, la urbanización y la modernización. Una masa de gente del campo) afluye a la ciudad y soporta el choque de la modernidad. Es normal que se protejan. El conservadurismo religioso no es el integrismo, sino una manera de conciliar un pasado tan próximo y una modernidad en la cual ya se está inmerso.

¿Qué es lo que le más sorprendió o chocó en Argel en su primera estancia?

- El sentimiento positivo que tuve, es primero la calidad de la élite intelectual argelina y la cultura general de la gente a la que encontré. Se pelean y llevan una voluntad enorme de hacer, de decir, a pesar de una capa de plomo, a ejemplo de los jóvenes editores que crean periódicos, que se arriesgan. En cambio me he desmoralizado, en el momento de la Feria del libro de Argel, por la gran marea de libros islamistas; de ver la Cinemateca abandonada y casi más lugares culturales en Argel; de ver que los libros son extremadamente caros...

Un capítulo entero sobre El Watan. ¿ Por qué?

El Watan, o Realidades (en Túnez) o Tal Cual (en Marruecos), pero también otros, son unos periódicos influyentes aunque francófonos y con una edición menor que los periódicos en árabe. En dos países, tomé un periódico para hacer un estudio profundizado de caso. Para El Watan, quería, por la elección de un periódico francófono, que el lector occidental pueda, si llega el caso, ir sobre el sitio del periódico y verificar lo que digo. Me introduje en los archivos de El Watan para mostrar el trabajo sistemático de este mensaje: podemos ser modernos y musulmanes.

Lo que me pareció interesante en El Watan también - y esto vale más para Argelia, es que la élite en el extranjero es muy implicada en su país de origen y es solicitada regularmente en la prensa argelina. Hoy, un argelino en Francia no es desterrado, Francia forma parte de lo que llamo la "nueva Andalucía ". Reemplazó España medieval como foco intelectual árabe. Por ejemplo, se publica en Francia más de mil libros al año sobre el mundo árabe, el Magreb y sobre el Islam.

Es más, para la lengua francesa, que todo el Magreb. Beirut, París, Argel, Túnez, Londres, Harvard o Jakarta, forman lo que llamo la " nueva Andalucía ": los nuevos territorios donde viven musulmanes, y musulmanes alumbrados. Andalucía es mundial. Hay un proverbio danés que dice: " oímos el árbol del bosque caer, no oímos el bosque aumentar ". Los medios de comunicación del mundo se centran en el integrismo, los atentados, el terrorismo. Durante este tiempo, millones de musulmanes - la gran mayoría - viven su fe apaciblemente. Es a la mayoría inmensa y silenciosa que este libro rinde homenaje.

Foto: El Watan.Traducción AmecoPress

-----------------------------------------

Internacional – Política – Educación. 30 junio (09).AmecoPress/El Watan