El Movimiento feminista de Honduras condena golpe de Estado

30 de junio de 2009.

Por Guadalupe Gómez Quintana

Internacional | Política y género | Movimiento feminista | México DF



Rechazan cualquier confabulación contra el Estado de derecho


México DF, 29 junio 09. AmecoPress/CIMAC.- El Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla”, así como las redes Comitzahualt, del Aguán, de la Zona Norte y de Intibucá, entre otras organizaciones feministas y de mujeres, rechazaron enérgicamente la acción “violenta y aberrante” perpetrada la madrugada del domingo por las Fuerzas Armadas de Honduras, en acuerdo con el Congreso, contra el presidente Manuel Zelaya Rosales, a quien secuestraron y llevaron fuera del país.

“Amanecimos el domingo con aviones cruzando el cielo, bajo un golpe de Estado orquestado por las Fuerzas Armadas, el presidente del Congreso Nacional, Roberto Michelletti —hoy investido como presidente del país—, y la clase política y oligárquica que controla los medios de comunicación”, denunciaron las organizaciones de mujeres y feministas de Honduras a través de comunicados difundidos por Internet.

El golpe, repudiado por Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA), el Grupo de Río, la Unión Europea y la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, entre otras, se originó como respuesta a la consulta popular convocada por el presidente Zayas para decidir si se realizaba un congreso constituyente que modificara la Constitución política del país.

La medida generó fuerte controversia: una parte del Congreso, la Corte del país y la jerarquía católica la rechazaron, aduciendo que era una estrategia del presidente para reelegirse un nuevo periodo.

Patricia Rodas, Ministra de Relaciones Exteriores arrestada y deportada a México

Después de que el sábado pasado el presidente Zayas destituyó al mando militar, en la madrugada del domingo —día en que se realizaría la consulta denominada “cuarta urna”— las fuerzas armadas iniciaron el golpe: secuestraron al Ejecutivo y, en la casa de Patricia Rodas, ministra de Relaciones Exteriores de Honduras, detuvieron violentamente a los embajadores de Cuba, Venezuela y Nicaragua, quienes pretendían impedir que se llevaran a la funcionaria.

“Cuando estaban ya en su casa, el mando golpista envió al mayor Oceguera para arrestarla”. Los diplomáticos se pusieron delante de Rodas y advirtieron al militar que estaba bajo protección diplomática y sólo se podía mover en compañía de los embajadores. Oceguera discutió con ellos, respetuosamente, pero minutos después entraron 12 ó 15 hombres uniformados y encapuchados.

Los enmascarados bruscamente, lograron separar a los embajadores de Venezuela y Nicaragua. El embajador cubano se aferró a su brazo y ambos fueron arrastrados hasta una furgoneta, que los condujo a la base aérea, donde lograron separarlos y de ahí se llevaron a la funcionaria con rumbo desconocido.

Ya cerca de la medianoche de ayer, de acuerdo con la televisión pública venezolana VTV, la ministra Rodas fue trasladada a Toluca, México, desde donde partiría a Nicaragua, pues se lleva a cabo una reunión de dignatarios de países miembros del Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Hoy se encuentra ya en la capital mexicana y la cancillería informará al respecto en las próximas horas.

“Nunca”, señalan las mujeres hondureñas en sus comunicados, “será aceptable actuar violando los tratados internacionales de respeto a los Estados"; y agregan su rechazo a cualquier confabulación contra el Estado de derecho “que hemos venido construyendo durante largos años, un esfuerzo del pueblo que rechaza en las urnas cada cuatro años ser dirigidos por el autoritarismo, la violencia y la dictadura.

“Nosotras, que hemos y seguiremos luchando contra el verticalismo y el autoritarismo, no podemos aceptar el regreso a los viejos modelos que tanto dolor han causado al pueblo hondureño y especialmente a cientos de familias de desaparecidos, asesinados y perseguidos políticos”.

Cerco mediático y Telesur

Las organizaciones feministas denunciaron, asimismo, la participación en el golpe de Estado de “los medios de comunicación pertenecientes a Rafael Ferrari Sosa, Carlos Flores (ex presidente de la nación), Miguel Andonie y Jorge Canahuati, es decir los periódicos La Tribuna, El Heraldo, Radio América y Radio HRN”.

De acuerdo con Cubadebate, en información difundida por VTV, la Comisión Nacional de Telecomuniciones (Conatel), de Honduras, envió en nombre de los golpistas una comunicación a todos los cableoperadores de Honduras donde se prohíbe incorporar transmisiones internacionales en la programación de los servicios de televisión por satélite, informó la página de Telesur.

“Entre las cadenas prohibidas están Telesur, Cubavisión Internacional e incluso CNN, confirmó Víctor Hernández, de la Honduvisión”, señaló VTV.

Sin embargo, algunos medios internacionales de televisión, sobre todo Telesur, a quien el presidente Zelaya atribuyó el rompimiento del cerco informativo realizado por las cadenas nacionales, difundieron las imágenes de cientos de civiles que se lanzaron a las calles en repudio al golpe. Al grito de “¡no tenemos miedo!”, mujeres y hombres increpaban a los soldados.

La reacción ciudadana era tal, que se vio a mujeres golpeando con el puño a los soldados, cuyos fusiles casi se les caían de las manos por puro desconcierto y nerviosismo. Inicialmente, sus movimientos parecían los de un extraño combate contra fantasmas, más tarde trataban de tapar con las manos las cámaras de Telesur, apuntaban temblorosos sus fusiles contra los reporteros, y a veces, cuando la gente avanzaba, los soldados retrocedían. Enviaron transportadores blindados con cañones y ametralladoras. La población discutía sin miedo con las dotaciones de los blindados; la reacción popular era asombrosa.

En tanto, los movimientos sindical, magisterial y de transportes realizan este lunes una huelga general, a la que se suman miles de mujeres hondureñas.

Fotos: Archivo AmecoPress

------------------------------------

Internacional - Política y Género - Movimiento Feminista. 30 junio (09). AmecoPress/CIMAC