Romhilo, una empresa de confección por la inserción laboral de mujeres gitanas

29 de enero de 2009.

Por Aránzazu Castillo

Sociedad | Madrid | Empleo y género





La empresa de confección Romhilo colabora activamente con la inserción laboral de mujeres gitanas mediante la confección de ropa. Creada por la asociación Centro de Animación Socio Cultural Madrid (CASM), además de ofrecer formación y empleo a estas mujeres, es un modelo de integración con una cartera de clientes que incluye desde juristas a compañías de teatro.

Romihilo es la primera empresa de este tipo en Madrid. La idea surgió en 2005 como parte de los distintos proyectos de integración de la Asociación CASM. En la actualidad, forma parte de los proyectos de renta mínima de reinserción de dicha entidad.

Además de dos tiendas en Villaverde ostenta la calificación de I+E-Empresa Innovadora otorgada por Consejería de Trabajo y Mujer. En los establecimientos confeccionan todo tipo de prendas (vestidos de boda, trajes), también se encargan de pequeños arreglos, customización de prendas y elaboración de uniformes, además de realizar detalles conmemorativos y xerografiado, entre otros servicios.

Según Guadalupe López, trabajadora social del proyecto, la clientela que acude es de todo tipo: "Además de mujeres de etnia gitana, también acuden bufetes de abogados (para los que hacen las túnicas) y disfraces para compañías de teatro, así como vecinos de la localidad".

Camila Forero, coordinadora general del proyecto, afirma que “se trata de integrar socio-laboralmente a estas mujeres, proporcionarles herramientas básicas, no sólo sobre el oficio en sí, sino desde la organización de una agenda, a unos horarios establecidos, una rutina de trabajo”. Además, la Asociación también realiza un seguimiento y una labor orientativa en la posterior incorporación de estas mujeres a otra empresa.

Este colectivo requiere de una especial integración, debido a que “la mujer gitana sufre un a triple discriminación; tanto de la sociedad en general, cómo de los hombres por el hecho de ser mujer y dentro del propio colectivo gitano”, añadió Forero a AmecoPress.

Entre otros proyectos que realiza la CASM con mujeres de etnia gitana se encuentran clases de lectura y escritura básicas, matemáticas y autonomía, además de la mencionada empresa de costura.


Sociedad – Empleo y género; 29 de enero (09) AmecoPress