Jueves, 20 de septiembre de 2018.

Noticias

Tú mamá, y yo mamá, con suerte

Las parejas de lesbianas siguen sin tener las mismas oportunidades de acceso a tratamientos de fertilidad y de reconocimiento de la maternidad compartida cuando no están casadas

Estado Español, Lesbianas, Madrid, Viernes 19 de diciembre de 2008, por Elena Duque


Los colectivos de gays y lesbianas celebran la reciente propuesta gubernamental por la que dos lesbianas pueden donar óvulos la una a la otra, cambiando con ello la interpretación de la Ley de Reproducción Asistida que hasta ahora sólo permitía este tipo de inseminación entre parejas heterosexuales.

La Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida dictaminó esta semana que una lesbiana pueda donar sus óvulos para que, por reproducción asistida, su pareja pueda gestarlos, terminando de esta forma con la discriminación de estas parejas. Las madres lesbianas pueden compartir la maternidad, siendo las dos las madres biológicas, una genética y otra gestante. Antes, la ley exigía la donación anónima, excepto para las parejas heterosexuales con problemas de fertilidad.

"Los centros podemos actuar ahora con tranquilidad", señala el doctor Alberto Arenaza, de Ginefiv, refiriéndose al trato de igualdad que por fin pueden dar a los matrimonios de lesbianas. Antes, cuando un caso así se planteaba, las y los profesionales sanitarios no podían hacer nada y elevaban la cuestión a la Comisión.

“Es un gran avance”, dice Ismael Gálvez, del colectivo La Acera del Frente. Pero aún quedan muchos pasos por dar. “Las lesbianas son mucho menos toleradas que los gays”, sufren una mayor discriminación en todos los ámbitos. Y recuerda que, mientras que las parejas heterosexuales con problemas de fertilidad pueden acceder a tratamientos de inseminación artificial a través de la Seguridad Social, las mujeres solas no tienen ese derecho. Y la Seguridad Social discrimina con ello a las parejas de lesbianas, que tienen que recurrir a clínicas privadas, a pesar de estar casadas y de que, por lo tanto, no van a ser madres solteras.

La discriminación de las lesbianas no termina ahí. “Las familias homoparentales están a merced de la arbitrariedad de los registros civiles a la hora de inscribir a los bebés recién nacidos en el seno de un matrimonio de dos mujeres”, ha expuesto la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, en nota de prensa, explicando que en según el registro, piden un procedimiento u otro, porque no saben cómo actuar en estos casos. “Además, las mujeres que no están casadas están vetadas a registrar a sus bebés como hijos o hijas de ambos, lo que no ocurre cuando existe una madre y un padre solteros”

La homosexualidad, difícilmente universalizada

También esta semana se ha llevado a la ONU la propuesta de realizar una declaración para promover la despenalización de la homosexualidad en todo el mundo, a petición de Francia como presidente de turno de la Unión Europea y con el apoyo de Holanda. La acogida no ha sido muy positiva, ya que sólo se han adscrito 66 países.

"En Francia, como gobierno de derechas, es muy positivo que se saque esta inicitiva", opina Alida Araneta, también del colectivo La Acera del Frente. Y añade: "aunque solo sea por correción política. Araneta se muestra escéptica con el origen de esta propuesta, en un país donde con el fichero edvige se pretende "incluir entre sus datos la orientación sexual de las personas". Además, recuerda, "en Francia no se respetan los derechos de los transexuales", y dice como ejemplo: "es exigencia legal haberse realizado la cirugía para ser reconocido".

La propuesta ha levantado las iras del Vaticano. “Si el Vaticano se opone, es buena señal, es que les pone nerviosos”, admite Gálvez, pero no confía demasiado en los frutos de esta propuesta. “Tiene un valor relativo. Muchos países del Este se están aproximándose a la Unión Europea, pero hay una homofobia muy fuerte y muy arraigada, y estos mismos países no son capaces de evitarlo”, dice refiriéndose a los comunitarios, que según él, a la hora de la verdad miran para otro lado.
Gálvez ve muy lejos la aplicación de una directiva a nivel universal, con todo lo que nos queda por hacer aquí. En España “no hay discriminación del gay hombre, blanco, profesional y con dinero”, pero la intolerancia continúa con las lesbianas y los transexuales, y mucho más acentuada fuera de Madrid y de Barcelona, incluso fuera de sus barrios más representativos. En Europa, dice, también queda un largo camino “¡Si en Italia se ha censurado Broke Back Mountain!”.

“El Vaticano ha demostrado su anclaje en la Edad Media”, sentencia Empar Pineda, cofundadora del Colectivo de Feministas Lesbianas. “Critican el fundamentalismo refiriéndose al Islam, y luego se alían con los países islámicos para perseguir a los homosexuales”. Forma parte de la ambigüedad de El Vaticano a la que nos tiene acostumbrados, ya que “desde la perspectiva católica es impensable una actitud de sumarse a los hechos que permiten la muerte, y la oposición a los Derechos Humanos”, señala.


Estado Español-Lesbianas; 19 diciembre (08) AmecoPress




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP | POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: