Elecciones europeas e inmigración

23 de mayo de 2019.

Por Esther Gómez-Portillo

Madrid | Unión Europea | Política | Derechos humanos | Cooperación | Política y género | Mujeres inmigrantes



Se espera una movilización por parte de la población europea que supere la baja participación de elecciones pasadas


Madrid, 23 mayo. 19. AmecoPress.-La inmigración y la defensa de los derechos humanos, forman parte de la identidad de Europa. Las poblaciones, cada vez dan más importancia a este tema de una forma favorable. En contraste, la amenaza de la ultraderecha crece y está presente en 39 formaciones políticas, lo que otorga a los resultados del domingo una importancia definitiva.

Durante toda su historia, la Unión Europea ha destinado una parte de su presupuesto a subvenciones y políticas de asilo a terceros países. Se ha encargado de desarrollar vínculos entre migración y cooperación y ha facilitado la protección internacional de las personas refugiadas. Para ello, se ha apoyado en El Parlamento Europeo que, junto con el Consejo de la Unión Europea, legisla la adopción de nuevas leyes sobre migración regular e irregular. Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en 2009 se han consolidado nuevas leyes que facilitan la integración. Este tratado, ha servido para aclarar a los países miembros, que la cantidad de migrantes que pueden entrar en cada país, es una tarea compartida y que por lo tanto, hay un número mínimo de personas que se deben comprometer a acoger.

Algo que dejó claro la crisis migratoria de 2015, es que no es algo que se pueda abordar de forma individual, por esta razón, se necesita un acercamiento por parte de los países miembros y una posición solidaria ante las migraciones. El asilo, la integración, la ayuda al desarrollo o la política de empleo, es algo que los países deben tratar de forma conjunta.

El Nacionalismo gana terreno en Europa

Europa, corre el riesgo de seguir avanzando hacia convertirse en una red de trabajo o pasar a ser caldo de cultivo de políticas antimigratorias y antifeministas. Las elecciones al Parlamento Europeo, son el escenario principal en el que estos partidos pueden conseguir representación y alcanzar a fijar sus ideales en Europa. Si consiguen llegar a la minoría necesaria podrían bloquear las medidas progresistas y determinar, de esta forma, el futuro de Europa.

Estos movimientos nacionales-populistas ya han conseguido establecerse en casi una decena de países europeos como fuerzas políticas y parlamentarias –En ejecutivos como Hungría, Italia o Austria y en fuertes fuerzas opositoras como en Alemania o Suecia-. Dentro de la UE solo Luxemburgo, Irlanda y Portugal se salvan de su presencia. Partimos de que los partidos antimigración europeos están utilizando distintas formas de difusión en su discurso para que este, se impregne en la sociedad como un virus que se va propagando poco a poco.

Este discurso se asienta en tres pilares fundamentales:

• Argumentos de rechazo en aspectos que incumben al ámbito político como es la economía. conciben a la persona migrante como una carga para el sistema. vienen a quitarnos el trabajo y las ayudas sociales.

• Factores de religión. Cada apartido, pone su foco en una u otra religión, este factor varía en cada país y depende de su pasado histórico. En los países de Europa del Este, marcados por la ocupación nazi y más tarde por el régimen soviético se centra en discurso antisemita y anti-romaní pero en países como España, en el que se tiene en la memoria la ocupación árabe, el discurso se centra en la religión musulmana. Aunque existen estas variantes, hay que destacar que la islamofóbia sirve de recurso del miedo para todos los países.

• Cultural, bastante más peligrosos que los anteriormente mencionados puesto que hacen alusión directa a sentimientos como la aporofobia (miedo y odio al pobre) y la amenaza a los valores e identidades propias de cada país.

Estos argumentos que no tienen ninguna base sólida en los que apoyarse, se canalizan en el miedo. Las personas que tienen como única opción, la huida desde sus países de origen a causa del terrorismo, conflictos políticos dictatoriales o la pobreza económica, ven cómo los países que les deben prestar ayudas, canalizan el miedo con el rechazo al otro.

Todos estos partidos siguen una línea de discurso que tiene un común denominador: la defensa del nacionalismo y los valores identitarios como bandera de sus políticas. A menudo, apelan a la tradición y a la puesta en valor de la cultura autóctona y ven en la multiculturalidad una deslealtad hacia sus creencias.

La desinformación, la mentira o la fragmentación de las historias son recursos frecuentes en sus discursos. De esta forma, el público solo recibe una parte distorsionada de la noticia. Además, todos ellos hacen un uso muy activo de sus redes sociales para difundirlas conseguir así, una gran repercusión social. Muchos de estos partidos, lo que buscan, es crear ruido cuando lanzan sus mensajes públicamente. Hacen que la opinión pública se centre en ellos y atraer así, el debate social hacía su mensaje transformándolo en posibles electores.

En propaganda esta canal de difusión se llama orquestación y consiste en limitar su discurso a un número recudido de ideas, repetirlas constantemente, presentándolas una y otra vez desde distintas perspectivas pero haciendo hincapié en el mismo concepto para que, poco a poco, su mensaje cale en la sociedad. Uno de sus mensajes más recurridos, es el cuestionamiento reiterado de las políticas sociales y ambientales que han sido desde el comienzo, uno de los ejes de las políticas democráticas liberales de la Unión Europea. Esto nos lleva a la famosa frase de Goebbels “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

Un estudio reciente del Centro de Políticas de Migración (MPC) del Instituto Universitario Europeo concluye que “al contrario de lo que se cree”, las actitudes hacía la inmigración en Europa no son cada vez más negativas. Más de la mitad, el 54% cree que tiene un impacto positivo en la cultura. Le sigue los que piensan que tienen buenas consecuencias para la economía nacional. “la delincuencia es el único ámbito en la que la mayoría, el 54%, ve el efecto de la inmigración como negativo”, sostiene MPC en su estudio.

En general, quienes tienen actitudes más positivas hacía la inmigración son las personas más jóvenes, las mujeres, las que tiene un título universitario, las que viven en una zona urbana, las que confían en las instituciones de su país o en los demás, las que se sienten seguras y las que utilizan internet a diario.

El enfoque de los Derechos Humanos

Aunque la extrema derecha está ganando terreno en Europa, no se debe dar ni un paso atrás en cuanto a políticas sociales y la atención de derechos humanos. Ya que la última encuesta oficial del Parlamento Europeo pronostica que el grupo Europa de las Naciones y de las Libertades, que agrupa al antiguo Frente Nacional francés, la Liga de Italia y otras formaciones de extrema derecha, obtendrá 62 escaños, 25 que en la actualidad. Por estas razones, aún queda mucho por hacer y muchas cosas se deben ir mejorando para que estos partidos no encuentren un vacío en el que puedan aplicar sus propuestas.

Es necesaria la creación de una red de trabajo coordinada, este es uno de los puntos que Europa debe revisar. En el ámbito del asilo, no existe una política comunitaria que sirva de hilo conductor. Aunque existen principios fundamentales, cada estado lo puede aplicar de forma diferente. En este espacio, cohabitan 28 políticas diferentes. Por ejemplo, en Francia, el 97% de los afganos obtiene el estatus de refugiado, mientras que en Rumanía solo lo consiguen el 6%. Para que no haya esta diferencia en porcentajes, se deben aunar los requisitos y hacer una política común.

La crisis migratoria de la actualidad, pone de manifiesto las deficiencias en cuanto a la demanda del sistema migratorio europeo. Es verdad, que El Parlamento y la UE han tratado de combatir este problema mediante el control fronterizo de la UE y el control de la migración irregular. Pero esto, no parece frenar la oleada de personas que intentan pasar a territorio europeo con más o menos suerte teniendo en cuenta que en el primer cuatrimestre, han perdido la vida 134 personas en el mediterráneo según Salvamento Marítimo. Esto, pone de manifiesto que la solución no está en el cierre de fronteras sino en focalizar los esfuerzos y el presupuesto en el asilo. Europa, debe centrarse en reformar las normas de asilo de la UE creando un sistema más equitativo de distribución de solicitantes entre los países miembros.

Un paso importante se dio en la agenda Europea de migración de mayo de 2015 es la que se puso de manifiesto la posibilidad de desmantelar las redes de traficantes y luchar contra la trata de seres humanos mediante “la identificación, captura y destrucción sistemáticas de las embarcaciones utilizadas por los traficantes”.

Aunque es un paso muy importante que este tema se ponga encima de la mesa, la realidad es que el flujo de personas que intentan llegar a Europa de forma ilegal no cesa. Y la captura y destrucción de las embarcaciones en las que viajan, no parece ser la mejor opción para acabar con ella. Hay que tener en cuenta, que son las mujeres quienes sufren la mayoría de los abusos sexuales y por tanto, tienen un alto riesgo de ser víctimas de la trata y de tráfico de personas durante la ruta, por eso, es necesario un plan de ayuda específico para ellas.

Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) junto con la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) dice que una de cada diez mujeres migrantes que llegan a España de forma irregular sufre alguna agresión sexual en el viaje. Los datos se disparan en Marruecos y Argelia, con un 58% de las migrantes que aseguran haber sufrido estos abusos.

El problema solo hace más que agravarse en la medida que los gobiernos y Europa ponen obstáculos a las migraciones para que no consigan llegar a su destino, porque esto hace que las personas se entreguen desesperadamente a traficantes en los que existen organizaciones de trata que utilizan a las mujeres indocumentadas como una mercancía para cruzar el mar –en lamentables embarcaciones o por tierra, hacinadas en transportes de mercancía-.

Según UNODC el 79% de las víctimas de trata detectadas fueron mujeres y niños que querían iniciar una ruta para huir de su situación en la que se encontraban en su país de origen.

El destino habitual de las mujeres víctimas de trata, acaba siendo el de ejercer la prostitución en países europeos y sin ningún amparo por parte del Estado.
En el caso de las mujeres con hijos, esta situación se complica aún más, debido a que lo habitual es que se les quite la custodia, las autoridades ingresan a los menores en un centro de acogida hasta que se realiza la prueba de ADN. Cuando se demuestra que son sus hijos, su única opción es reconocerse como víctima de trata e ingresar en un centro. Algo que les es imposible porque tienen una deuda que tienen que pagar a la mafia, lo que les lleva a no identificarse como tal. Esta circunstancia a la que se ven sometidas las mujeres, las autoridades lo interpretan como una situación de riesgo y proceden a separarlas de los menores.

Existe una contradicción por parte de Europa y de los actores políticos europeos puesto que ellos quieren luchar contra la trata de seres humanos, pero cuando se cierran las fronteras, los proxenetas ven en ello una oportunidad para llevar a cabo su negocio y nutrirse del cierre. Mientras tanto, en Europa, las mujeres que llegan, no están siendo tan protegidas como necesitan según denuncian algunas organizaciones que prestan ayuda a estas mujeres.

Esta situación de vulnerabilidad, pone de manifiesto la necesidad de un acuerdo entre los estados miembros para regular el sistema, dando una mayor protección a las víctimas y existiendo mayor comunicación entre ellos. Hay una necesidad de que la protección de las victimas sea continua y se minimicen las diferencias entre cada país.

El futuro europeo

Europa, la cuna del apoyo mutuo entre países y de la cooperación, puede entrar en estas elecciones europeas en un proceso de involución, provocando un vuelco histórico en el que los partidos que ejercen políticas centristas pierdan apoyo para que las facciones extremistas, pasen a consolidarse marcando un nuevo panorama político dentro de Europa. Esto, dentro del marco Europeo supondría un serio problema que nos depararía a una situación de inestabilidad social y política y nos obligaría a volver a la posición por la que se creó esta unión de países. La huida de un pasado, donde las guerras, las dictaduras y los abusos sociales era lo que sacudía a la mayor parte del mundo.

Pero no todo está perdido, un rayo de esperanza se abre ante la posible movilización que puede tener la población europea en unas elecciones que suelen contar con una muy baja participación social – España tuvo un 56,2% de abstención en las elecciones europeas de 2014- y que, frente al miedo que estos partidos quieren crear en las personas, la población europea sepa responder mediante la democracia y la defensa del pluralismo y la tolerancia.

Algunos datos de interés sobre los pasos políticos en materia de migración:

• La creación en 1999 de un Sistema Europeo Común de Asilo (CEAS) y que desde 2005 el Parlamento Europeo decide junto con el Consejo de la UE sobre su legislación.

• Enfoque global de la migración y la Movilidad adoptado por la comisión en 2011 y que establece un marco general para las relaciones de la UE con terceros países.

• Orientaciones estratégicas en junio de 2014 con el Programa de Estocolmo que alude al espacio de libertad, seguridad y justicia. Con directrices claras que hacen hincapié en la necesidad de adoptar un planteamiento general ante la migración optimizándola y ofrecer protección a quienes la necesitan.

• Agenda Europea de migración en mayo de 2015 que propone medidas inmediatas para hacer frente a la crisis del Mediterráneo. Esta agenda propone aspectos interesantes y que se deben aplicar a corto plazos como la elaboración de una política de asilo más sólida, nuevas políticas de migración legal mediante la modernización del sistema de la tarjeta azul y nuevas políticas en la integración y optimización de la política migratoria.

• En base a la Agenda, en 2016, la Comisión publicó un comunicado con cuatro líneas de acción principales en políticas de migración legal: revisar Directiva sobre la tarjeta azul, atraer a la unión europea a emprendedores innovadores, dotarse de un modelo más coherente y eficaz de gestión de la migración legal y fortalecer la cooperación con los países de origen.

• En mayo de 2018 la comisión publicó un informe de situación sobre los progresos realizados y las deficiencias detectadas en la aplicación de la Agenda haciendo hincapié en la reagrupación familiar.

Foto: Archivo AmecoPress

— -

Unión Europea - Política - Derechos humanos - Cooperación - Política y género - Mujeres inmigrantes. 23 mayo. 19. AmecoPress.