Quinto día de revuelta feminista

Llenemos de reclamaciones a la injusticia patriarcal

5 de marzo de 2019.

Madrid | Estado Español | Violencia de género | Movimiento feminista | 8 Marzo | Campañas | Legislación y género





Madrid, 05 marzo. 19. Amecopress. Continúa la revuelta feminista. Hoy martes, 5 de marzo, la cita ha estado en la Sede General de los Juzgados de Plaza de Castilla para reclamar a la “injusticia patriarcal”. El llamado de la Comisión 8M propone llenar las redes de reclamaciones con el hashtag #JusticiaPatriarcal. En la página web de hacialahuelgafeminista explican los pasos para realizar la reclamación.

La campaña está orientada a visibilizar los obstáculos que encuentran las mujeres cuando denuncian la violencia de género y las decisiones judiciales motivadas por prejuicios y estereotipos machistas. Muchas de estas situaciones tienen que ver con una falta de formación de los tribunales y con ausencia de perspectiva de género en la justicia.

De hecho, el texto propuesto para las reclamaciones explica lo siguiente:

“Las mujeres sufrimos tratos injustos en los tribunales de justicia, por parte de jueces, magistrados y letrados. En la declaración la mujer víctima de violencia de género sufre grandes prejuicios y estereotipos de género por parte de los tribunales que hacen lo posible para que no sea creíble su testimonio. Los tribunales especializados en delitos contra la mujer, carecen de formación. Rodeos semánticos son utilizados para no llamar a las cosas por su nombre conduciendo así a sentencias injustas sin perspectiva de género.

Quiero asegurar una verdadera igualdad en los tribunales y una búsqueda de justicia que no defienda al agresor y criminalice a las mujer y por ello solicito: aplicación inmediata del Convenio de Estambul, Ampliar el concepto legal de violencia de género a delitos contra la libertad sexual, stalking, sexting, acoso por razón de sexo cuando son contra mujeres; que el sistema judicial atienda un saber consolidado desde la Psicología, que lleva años estudiando las respuestas de las mujeres ante agresiones sexuales. Eliminar la restricción de ser pareja o expareja en la definición de víctimas de violencia de género. Contemplar el uso de la terminología violencias machistas para los delitos cometidos contra las mujeres por el hecho de ser mujeres. Tipificación del acoso callejero. Inclusión en todas las oposiciones que incorporen operadores jurídicos temas específicos de formación en género (y no solo Ley de Igualdad o Ley Integral). Formación obligatoria en género (y evaluación de dichos conocimientos) a quienes estén en contacto directo con víctimas de violencia de género o violencias machistas en los tribunales y procesos judiciales. Que los delitos de violencias machistas (en su definición ampliada) solo puedan ser juzgados por personas con formación exhaustiva (especializada y evaluada) en género. Revisiones legislativas con enfoque de género. Formación transversal en género en todas las fases de la formación obligatoria, secundaria y universitaria en las distintas especialidades jurídicas, científicas y humanísticas”.

La reclamación pude realizarse online o entregarse en Registros de las sedes judiciales, Registros de los organismos públicos, Oficinas de Correos, Buzones para la recogida de reclamaciones y sugerencias en los edificios judiciales, Página Web del Consejo General del Poder Judicial.

En la propuesta feminista también aparecen los jueces y la jueza a quienes dirigir la reclamación:

Francisco Javier Martínez Derqui. Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid. Llamó “bicho” e “hija de puta” a una mujer que había denunciado violencia de género en el ámbito de la pareja. “Verás el disgusto que se va a llevar cuando vea que tiene que darle los hijos al padre. Estará por la noche en el Sálvame poniéndome de vuelta y media”. Un juez con más de once años de experiencia en juzgados especializados en violencia de género, que ha dictado numerosas sentencias.

Jueces de La Manada:
José Francisco Cobo Sáenz. Presidente del tribunal de la sala segunda del Tribunal Superior de Justicia de Pamplona.
Raquel Fernandino Nosti. Jueza de la sala segunda del Tribunal Superior de Justicia de Pamplona.
Ricardo González González. Juez de la sala segunda del Tribunal Superior de Justicia de Pamplona. Asegura que en los vídeos de la manada que fueron aportados al caso, los gestos y sonidos de la víctima le sugieren “excitación sexual” en “un ambiente de jolgorio y regocijo”. Ricardo González ha sido ponente en más de 60 casos de violencia de género. La Asociación de Mujeres Juristas Themis ha presentado una denuncia contra este magistrado. Considera que la violencia sexual no es violencia de género. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, para sus señorías que existiera agresión sexual sino meros abusos sexuales.
Carmen Molina Mansilla. Juzgado de Violencia de Género de Vitoria. En 2016 la jueza María del Carmen Molina Mansilla, titular del Juzgado de Violencia de Género de Vitoria, al preguntar a una mujer que denunció una violación si “había cerrado bien las piernas”.
Juan Manuel Piñar. Juzgado de lo Penal Número 1 de Granada. Como puede verse en varias sentencias de Juan Manuel Piñar, el juez del juzgado de lo Penal Número 1 de Granada que condeno a Juana Rivas a cinco años de prisión por sustracción de menores y a seis de in habilitación para ejercer la patria potestad. Así, en 2011, Piñar ya se autorretrato en sus argumentaciones contra la Ley Integral de Violencia de Género en una sentencia que condena a una mujer por denuncia falsa. En 1999, este juez condenó a una mujer a pagar las costas por denunciar a su exmarido por “venganza”.
Francisco Vieira. Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. No ve ensañamiento en los asesinatos con hasta 37 puñaladas hay múltiples registros. En 1999, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña declaró que no hubo “ensañamiento”en el asesinato de una mujer a la que el marido de una amiga asestó 70 puñaladas. Del argumento de este juez que considera que el proceder del agresor no causó “un sufrimiento innecesario” a la víctima se deriva que lo ocurrido fue un homicidio y no asesinato, lo que redujo la pena en este caso de 17 a 12 años de prisión.

Fotos AmecoPress
— -
Estado español – Legislación y género – Violencia de género – Movimiento feminista - 8 de marzo; 05 de marzo. 19. AmecoPress