María Ovelar, poeta: "Me gustaría poder devolverle a la literatura lo mismo que a mí me ha dado"

21 de febrero de 2019.

Por Lidia López Hernández

Madrid | Cultura | Muestras y Festivales | Voces de mujeres | Cultura y arte | Escritoras | Mujeres creadoras



Ovelar participa recitando en el ’FestivAlie’


Madrid, 21. feb. 19. AmecoPress.- María Ovelar se define como “escritora, periodista, asesora, creadora de contenidos y traductora”. Ovelar cuenta con experiencia en varios géneros, y multitud de contenidos respaldan su dominio de la palabra. Actualmente, escribe y recita poesía, una con la que busca trasmitir todas las emociones que siente al escribirla.
Ella, entre otras muchas mujeres, participará en el ’FestivAlie’, del que ya hablamos en AmecoPress, para dar voz a todas esas creaciones de mujeres que merecen un reconocimiento acorde a su talento.

¿Qué significa para ti participar en un acontecimiento como ’FestivAlie’?

Para mí es un honor y un placer poder acudir. Hay que apoyar este tipo de iniciativas. Me satisface mucho poder seguir construyendo y colaborando con cuanta más gente mejor. Otra cosa fundamental es cuanta más hermandad entre las mujeres artistas en este país, ya que nuestro arte ha sido considerado de segunda fila durante mucho tiempo y este tipo de reuniones, iniciativas y eventos lo que hacen es unirnos, nos ayudan a construir. Sirve para crear más inspiración, más nexos de unión y reflexionar todos juntos.

Respecto a tu faceta periodística, has escrito mucho sobre moda. ¿Cuál sería tu visión sobre la relación entre la moda y las mujeres? Cánones, experiencias que hayas podido encontrar en ese mundo y cómo las valoras.

Hay discursos y estereotipos muy manidos y he visto cosas buenas en los últimos años, hablando en positivo y viendo hacia dónde van las cosas. Yo lo que sí que he visto en los últimos años es que ha habido una apertura en todo, liberándonos de muchas cosas, de estereotipos. Antiguamente solo había unos cánones, no se veían modelos de distintas razas, de distintas culturas, no se veían modelos de distintas tallas. Esto ha sido así por una exigencia del consumidor, del público, la sociedad ha exigido una mayor apertura de paradigmas y arquetipos, ya no solo de tallas y culturas, que lleva ya más años reclamándose, pero por ejemplo la personas transexuales, hay una apertura un poquito más grande que parece que es la progresión y no una tendencia. Lo bueno es que esto parece que está aquí para quedarse, igual que pretendemos que esté para quedarse la igualdad de género y el debate que está habiendo sobre la nueva masculinidad y sobre una feminidad empoderada y unificadora.

De las personas que has entrevistado, ¿quién te ha marcado más y por qué?

Isabella Rosellini, por su discurso empoderador, por su reivinidicación de la mujer madura.
Luis Goytisolo. Me encantó poder hablar con alguien que haya revolucionado. En su momento revolucionó la estructura narrativa, creando un canon literario que se escucha ahora en Francia, como es ‘Antagonia’. La estructura de ‘Antagonia’ se le ocurrió en la cárcel, no tenía dónde apuntarlo y tuvo que memorizar la estructura.
Lady Gaga fue increíble, en el momento en que la entrevisté estaba justo en la cúspide. Por su discurso intelectual sobre el que construía su música, cómo ella se veía, que intentaba todo el rato transformarse a sí misma, no quedarse estanca, me pareció muy inspirador.

Respecto a Kate Moss…

Ovelar nos cuenta que la entrevistó dos veces pero que en ambas, las preguntas fueron pactadas y pasadas por un filtro.

Lo que construye su mito es el misterio que la ha rodeado siempre. A nivel imagen tiene un gran magnetismo, es una especie de icono visual. Ella ha conseguido entrar dentro de la imaginería popular. Pero decepciona no poder mostrarle a los demás la personalidad real de esa persona, da un poco de pena.

¿Comprendes el rechazo de algunas personas a la poesía actual porque dicen que no está al nivel de la clásica?

Yo creo que lo bueno que hemos conseguido desde los vorticistas, desde el verso libre en EEUU, ha sido cargarnos al metrónomo, el cómputo silábico, las estrofas etc., y eso dio en su momento una mayor libertad a la poesía. La poesía no era solo la estructura canónica de un soneto, era más allá. Al final, la sonoridad y el ritmo están en más cosas. A la poesía le ha sucedido lo mismo que a la música.

La poesía no puede quedarse solo en unos géneros preestablecidos, tiene que salir de ahí, lo cual es muy positivo. Dicho esto, en los últimos años con Internet se ha popularizado esa poesía que hay gente que critica, poesía más conversacional, con un vocabulario menos extenso, más de la calle. Mucha gente que no tenía interés en la poesía está entrando a una poesía más complicada, y eso me parece perfecto.

No obstante, es cierto que a día de hoy hay mucha poesía conversacional y yo la respeto, y hay cosas que me gustan y otras que no, pero no es la poesía que practico actualmente. Para mí, la poesía es una entrada, es cerrar el ojo físico y abrir el ojo emocional a través de símbolos, intentar con una imaginería captar lo que está más allá de lo visible, y es lo que a mí a veces me falta en la poesía más conversacional. Me da la sensación de que hay mucha gente haciendo lo mismo, y mucho se repiten. Pero también puede suceder eso en la poesía con símbolos.

A mí me parece sano lo que está sucediendo ahora, a los que critican les diría que entiendo lo que dicen, que se empobrece el vocabulario y a mí por ejemplo me gusta utilizar muchos sinónimos, pero entiendo que hay otro tipo de poesía y no todo el mundo tiene por qué hacer lo mismo. Al final, un poeta es como un pintor, y tiene que encontrar sus propios colores y lo bonito es inventar los tuyos propios.
Yo creo que lo que hay que hacer es tener menos prejuicios y acercarse a esa poesía.

¿Qué te gustaría transmitir a la gente que te lee o te escucha?

Me gustaría poder darles lo mismo que me ha dado a mí la poesía y el arte, poder regalar esos escalofríos, esa emoción que te entra al leer o escuchar algo que conecta contigo y en lo que te sientes identificado, a lo mejor sin saber muy bien por qué, pero me gustaría poder devolverle a la literatura lo mismo que a mí me ha dado.
En los últimos tiempos estoy integrando también las performances dentro de mis lecturas porque me parece bonito poder mezclar varios géneros y poder también aportar algo más.

¿Podrías hablarnos de los proyectos que tengas ahora en marcha y los pensados para un futuro?

Estoy escribiendo una novela muy ambiciosa, con una estructura muy complicada, basada en Madrid y con dos personajes femeninos.
También, pertenezco a un colectivo de poetas artistas llamado ’ARTA’, y hacemos varias intervenciones en micros abiertos de la ciudad. Luego tenemos nuestro propio espacio, una vez al mes haciendo performances reivindicativas en ’La noche boca arriba’, en Salitre 30. Aparte, yo celebro ’Jueves de poesía’, una mesa redonda sobre un tema, y también estamos montando una revista de poesía.

Si quieres saber más sobre María Ovelar, aquí puedes encontrar más poemas suyos. Además, también cuenta con un canal de Youtube. No olvidéis acudir a ’FestivAlie’ para disfrutar de la poeta en estado puro.

Aquí os dejamos con uno de sus últimos poemas, ’Ellas’:

ELLAS

Recuerdo su risa enlatada
laminando arroz
en el calabozo.

Las nubes acorralando cañonazos,
(marcha atrás).

El sol invadía la habitación
incluso con los postigos tapiados
y tú te desayunabas repantigada
sobre el vagido de la resaca.

Tu madre coceaba a la entrada
(siempre abriste por miedo a decepcionar)
mientras ellos traveseaban con las distancias
y los discos se tendían desnudos sobre agujas afiladas.

La sombra materna inhumada
en la yema de los dedos
ni siquiera se evaporó la tarde en que te ardió la mano.
(dijiste que era de tanto atisbarla).

Memorizaste henchidos nombres en el 98,
ya no eras una cría,
y Carlos te exhibía en el fondo,
con las piernas abiertas
y las bragas bajadas.

Los años de universidad no te creíste nada,
nunca te amoldaste a comulgar.
Así que cabriolaste los charcos
Con la zancada del éxtasis arracimada en la boca.

Te exiliaste del verano con la lengua podrida
de tanto drogarte ahogando la voz
(los chicos escudriñaban tus faldas
mientras entretejías salivas con las amigas).

David aguardó en el altar siete veces
durante setenta semanas
mientras caracoleabas madrugadas
sobre el invierno de un turulo.

Tirotearon tirachinas sobre tu sexo bravío,
carraspeaste bandadas de pájaros,
muertos fenecieron sobre el frío lecho.

Desaprendiste un océano de letras
por encajar,
Y aún así te repudiaron…

Por cierto,
el álamo se vence
mientras escribes versos necios.

Nadie conmovió tu placer inconmensurable
(ni el tuyo,
ni el de tu especie).

Así que hendiste la empuñadura
Y saltaste la verja.

Aunque esta
María,
siempre había estado abierta.

---
Foto: Archivo AmecoPress. Tomada de mariaovelar.com
— -
Pie de foto: María Ovelar
— -
Cultura - Cultura y arte - Escritoras - Voces de mujeres - Mujeres creadoras - Muestras y Festivales - 21. feb. 19. AmecoPress