Mujeres compartiendo experiencias profesionales

No nos lo han regalado, nos lo hemos ganado

11 de diciembre de 2018.

Por Mirari Ullibarri

Madrid | Economía | Voces de mujeres | Género y desarrollo | Política y género | Liderazgo | Empleo y género | Brecha salarial | Trabajo doméstico | Nuevas tecnologías





Madrid, 11 dic. 18. AmecoPress.- El día de hoy FEPEDE (la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias) e ICEX (el Instituto Español de Comercio Exterior) han organizado un desayuno llamado “Mujeres compartiendo experiencias profesionales”.

En él han participado mujeres de todos los ámbitos laborales: desde escultoras a directivas de empresas transnacionales, desde presidentas de clubes de fútbol femeninos a directoras de comunicación corporativa.

La jornada ha dado comienzo con intervención de la Consejera Delegada de ICEX, María Peña, la cual ha destacado que en el Instituto Español de Comercio Exterior mantienen dos objetivos claros. Por un lado, fomentar la inclusión de la sostenibilidad tanto social como medioambiental en todos los aspectos laborales, y por otro, establecer un enfoque de género en todas las acciones que lleven a cabo. De esa forma, ha explicado que este año la elaboración de los presupuesto de ICEX se ha tenido en cuenta la perspectiva de género.

Ana Bujaldon, presidenta de FEDEPE, ha recalcado que cada vez son más las mujeres que toman la decisión de emprender, visto las "enormes posibilidades del mercado". Además, ha recordado iniciativas como “Mprende+21” o “Evoluciona VIII” que pretenden impulsar el emprendimiento femenino.

“Nuestro talento no es que sume sino que multiplica”, declará Bujaldon

Tras una intervención de AmecoPress en la que se han preguntado temas tan importantes como la economía del cuidado, el doble sacrificio que tienen las mujeres emprendedoras (como dejar de lado la maternidad o la vida privada) y la discriminación de género en el mercado privado, se ha iniciado un debate interesante a través del cual las asistentes han narrado experiencias personales.

De esa forma, muchas de las asistentes han declarado que el emprendimiento autónomo les ha otorgado más flexibilidad y libertad que el trabajar para una empresa privada. Manifestando así que emprender es más compatible con la maternidad.

“Hace 16 años que tuve mi primera hija, mi parto fue por cesárea, 13 días después tuve que incorporarme a un comité de dirección por no poner en riesgo mi puesto de trabajo” manifiesta una de las asistentes.

"Trabajas el doble de horas"

Además, muchas de las profesionales han remarcado que cuando intentas crecer en un mundo masculinizado todas tus acciones se ven cohibidas por una esfera patriarcal que no tiene en cuenta las necesidades de las mujeres.

Otra de las asistentes ha remarcado que las mujeres tenemos una doble carga y que muchas veces el precio que tenemos que pagar por estar en un puesto de liderazgo es muy caro. Con todo esto, ha explicado que en su caso tuvo que renunciar a tener esposo y descendencia a causa de su trabajo.

"He tenido muchas compañeras mujeres, pero en mi vida nunca he tenido una jefa mujer"

Otros de los puntos que se ha debatido el día de hoy, son las limitaciones internas que nos ponemos las mujeres. Por ejemplo, en lo respectivo a la economía del cuidado, destinar ese trabajo no remunerado a otras personas nos genera un sentimiento de culpabilidad (no poder ir a recoger a los hijos e hijas al colegio, no poder cuidar al abuelos…).

Isabel Álvarez, integrante de Instituto Complutense de Estudio Internacionales (ICEI), ha sido la encargada de presentar las diez conclusiones mediante las cuales se pretende entender, comprender y combatir la discriminación existente en el mercado laboral.

En primer lugar, ha explicado que a pesar de las mejoras, la representación de las mujeres en los consejos de dirección sigue siendo menor que la de los hombres. Aportando de esa manera datos tan esclarecedores como que menos de un 1/3 de los puesto directivos están dirigidos por mujeres.

En segundo lugar, Álvarez ha narrado que las mujeres no ocupan el puesto que les corresponde, esto es, teniendo la misma capacitación y trayectoria profesional que un hombre, los puestos que ocupan las mujeres son inferiores. Mientras que los datos demuestran que las mujeres obtienen iguales o mejores resultados empresariales que los hombres y que son capaces de generar mejores ambientes de trabajo.

En lo relativo a los negocios internacionales: la gestión en las diferencias culturales, la adaptación y la gestión de conflictos las mujeres poseen mayor habilidad.

La cuarta conclusión indica que las mujeres que internacionalizan su actividad perciben que sus oportunidades son globalmente relevantes y tienen la ambición de vender más allá del mercado doméstico, dado que, diversifican el negocio.

Según la resolución de los análisis, el nivel de desarrollo (tecnológico, infraestructural, de recursos…) tiene una influencia directa en la internalización femenina. Visto que, en lo respectivo a la innovación son las mujeres llevan la voz cantante.

La existencia de cultura e idiomas comunes y las políticas de promoción de la Unión Europea son también alguno de los elementos facilitadores que apoyan a las mujeres emprendedoras. Por esa razón, Álvarez ha querido hacer un llamamiento a la mejora de la coordinación de las instituciones.

“En Europa, el nivel de innovación en el emprendimiento femenino (28%) es mayor que la internacionalización, sólo el 9% exporta al menos el 25% de su producción” esclarece la séptima conclusión.

Una de las grandes problemáticas de la discriminación laboral es que apenas existen datos y estudios académicos de la situación del mercado, lo que nos impide conocer la realidad en su totalidad. Hasta ahora no se han llevado a cabo estudios estadísticos que mantengan un enfoque de género y eso se ve reflejado en el octavo punto.

Por consiguiente, se requiere más información, más teoría y más trabajos de investigación y coordinación, dado que, por el contrario, jamás se podrán erradicar los obstáculos que padecemos las mujeres en el mercado laboral.

Finalmente, Isabel Álvarez ha señalado que se necesita una mirada integradora y la creación de políticas públicas en todos los ámbitos (en educación, economía, ciencia, conciliación…) que implementen el enfoque de género.

Por último, las profesionales han expresado que es vital la solidaridad entre mujeres, ya que este apoyo puede fragmentar los aspectos de exclusión que vivimos.

Hay que ser valiente, hay que creérselo

Fotos: AmecoPress.
— 
Pie de foto: Imágenes de la jornada.


Economía - Voces de mujeres - Género y desarrollo - Política y género - Liderazgo - Empleo y género- Brecha salarial - Trabajo doméstico - Nuevas tecnologías. 11 dic. 18. AmecoPress.