Sábado, 18 de agosto de 2018.

Noticias
Ginebra: 107ª reunión anual de la OIT

Establecimiento de normas que aborden la violencia y el acoso sexual en el ámbito laboral

No existe ninguna definición de violencia o acoso en el ámbito laboral acordada a nivel internacional

Internacional, Economía, Encuentros y Jornadas, Empleo y género, Violencia de género, Acoso sexual, Cd. de México, Jueves 7 de junio de 2018, por Elda Montiel


Cd. de México, 06 jun. 18. AmecoPress/SemMéxico.- El acoso sexual provoca ansiedad, perjuicios y sufrimiento, y en situaciones extremas es causa de asesinatos o suicidios. La violencia y el acoso ocasionan asimismo pérdidas de miles de millones de dólares a las empresas como consecuencia del ausentismo, los costos de reemplazo de personal y la reducción del nivel de productividad. Si bien la violencia y el acoso se abordan en varias normas recientes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en ninguna de ellas se definen fehacientemente, ni se proporcionan directrices pertinentes para facilitar su prevención.

Por ello, en el marco de la Reunión Anual de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), que se lleva a cabo en Ginebra, Suiza a partir del 28 de mayo y hasta el 8 de junio, las y los delegados de trabajadores, empleadores y gobiernos de los 187 Estados miembros de la OIT han puesto en marcha un proceso destinado al establecimiento de nuevas normas que permitan abordar los casos de “violencia y acoso contra mujeres y hombres en el ámbito laboral”.

Una vez que los miembros de la OIT, hayan alcanzado un consenso sobre las deficiencias existentes y la forma de subsanarlas, se celebrará un segundo debate en una CIT que tenga lugar ulteriormente, probablemente en junio de 2019, con miras a aprobar los instrumentos que se hayan acordado, ya sea un convenio o una recomendación, o ambas.

Al respecto, Manuela Tomei, Directora del Departamento de Condiciones de Trabajo de la OIT, reconoció que no existe ninguna definición de violencia o acoso en el ámbito laboral acordada a nivel internacional, pues en una revisión que hicieron de la legislación al respecto de más de 80 países se encontró que se proporcionan diversas definiciones de violencia y acoso, y en varios países se utilizan esos términos para referirse a conceptos diferentes o se utilizan términos distintos para referirse a esos conceptos.

Consideró que es necesario elaborar una normativa a nivel internacional que ofrezca una comprensión más cabal del alcance de la violencia y del acoso en el ámbito laboral, así como de los comportamientos y las prácticas que son aceptables o inaceptables. Aunque ya existen diversas legislaciones en las que se aborda la violencia doméstica, esta no abarca posibles casos de violencia o acoso por parte de supervisores, compañeros de trabajo, clientes o pacientes, y no permite abordar la posible discriminación de la mujer en cuanto a acceso al empleo, educación y formación, desarrollo de su trayectoria profesional y remuneración, entre otros aspectos de índole laboral.

Reconoció que resulta complejo clasificar cada tipo de violencia o acoso pero ya existe una mayor conciencia sobre las consecuencias adversas de determinadas prácticas y acciones, no solo para la persona que es objeto de las mismas, sino también para su entorno profesional y la productividad y reputación de su empresa. Se trata de un problema cada vez más inaceptable, que exige la adopción de medidas drásticas.

La mayor atención que se presta al problema en los medios de comunicación reviste gran importancia, pues fomenta la adopción de medidas y la denuncia de hechos y acciones que tuvieron lugar hace muchos años. Las víctimas se sienten empoderadas. No temen represalias ni ser estigmatizadas por haber merecido, en cierto modo, ese acoso. Durante mucho tiempo los chistes sexistas, los silbidos o abucheos, y la colocación de calendarios con fotografías de mujeres desnudas en el lugar de trabajo se han considerado algo normal. Aunque aún queda mucho por hacer, cada vez se admite más que este tipo de comportamiento puede ser denigrante para la mujer, y que se trata de un comportamiento inadecuado en lugares de trabajo en los que se desee fomentar y mantener plantillas productivas, en particular las que incluyen mujeres.

Lo anterior en clara alusión a las denuncias realizadas en 2017 y 2018 contra hombres poderosos y acosadores por haber hostigado y agredido a mujeres en el ámbito laboral, en sectores industriales tan dispares como el cinematográfico, en Hollywood, y el político, periodístico o tecnológico.

Como un ejemplo de los convenios tomados por la OIT, mencionó el de los trabajadores domésticos en el que se establece su derecho a gozar de protección en el trabajo, que es el hogar de su empleador. Se refirió al programa Better Work puesto en marcha con la Corporación Financiera Internacional, implantado en más de 10 países y alrededor de 1.500 fábricas, cuyo objetivo principal es velar por el cumplimiento de las legislaciones laborales y la observancia de los principios y derechos laborales fundamentales.

La prevención de la violencia y del acoso constituye un elemento primordial del programa, que ha permitido saber que el acoso contra las trabajadoras es muy frecuente en las fábricas, en las que la mujer ocupa los niveles jerárquicos más bajos y el 93% de los supervisores directos son hombres. Habida cuenta de ello, se aplicó una serie de medidas y programas de capacitación para fomentar el acceso de las trabajadoras a puestos de supervisión directa o gestión. Por ejemplo, los supervisores deben tener muy claro que determinadas prácticas, por ejemplo exigir favores sexuales, realizar tocamientos personales, o divulgar chistes sexistas, no deben tolerarse bajo ninguna circunstancia.

Por otra parte, señalo que no existe ningún sector, trabajo o tipo de empresa que sea intrínsecamente violento. Aunque se da una serie de circunstancias y factores que pueden aumentar este riesgo como las personas que interaccionan frecuentemente con terceros, en particular clientes, estudiantes o pacientes, pueden correr el riesgo de exponerse a comportamientos violentos por parte de esos terceros.

El trabajo en zonas alejadas y aisladas, o de noche y en fines de semana, también puede conllevar un mayor riesgo de violencia y acoso. Por otro lado, la innovación tecnológica ha puesto a disposición nuevos medios para atacar y humillar a otras personas. Por ejemplo, en el caso del ciberacoso, un compañero de trabajo, un subordinado o un gerente puede ser objeto de mensajes amenazantes o insultantes enviados por medios electrónicos. Ello puede ocasionar graves molestias y mucho estrés a la persona que recibe ese tipo de mensajes.

Foto: SemMéxico.

— -

Internacional – Economía – Empleo y género – Violencia de género – Acoso sexual - Encuentros y Jornadas. 06 jun. 18. AmecoPress.




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP | POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: