Viernes, 14 de diciembre de 2018.

Noticias

Que sí, que se para el mundo porque paran las mujeres

El llamamiento a la huelga feminista se articula en cuatro ejes: cuidados, laboral, estudiantil y consumo

Estado Español, Movimiento feminista, 8 Marzo, Campañas, Madrid, Martes 20 de febrero de 2018, por Gloria López


Madrid, 20 feb. 18. AmecoPress.- Es probable que el 8 de marzo el mundo pare, gire y se cuestione a sí mismo. No será un cambio súbito, tampoco habrá magia. Pero sí cientos de miles de mujeres generando un vacío. El mismo que llenan diariamente con su trabajo, remunerado y especialmente no remunerado. La Huelga feminista lleva tiempo en marcha y sus efectos se proyectarán más allá del próximo 8 de marzo. Pero ese día, vale la pena hacer un esfuerzo y parar. Como cada una pueda y quiera, que las mujeres y las situaciones en las que viven son diversas. El paro de mujeres hará temblar los cimientos de un sistema caduco, a la par que lanzará propuestas y reivindicaciones para construir un modelo nuevo de sociedad.

El Movimiento Feminista ha convocado el paro en 177 países. El llamamiento se articula en torno a cuatro ejes -huelga de cuidados, laboral, estudiantil y de consumo- con el objetivo demostrar la centralidad de las mujeres en el funcionamiento de una articulación social que las discrimina y ejerce la violencia contra ellas.

Y es que, como reconoce desde el comienzo el argumentario de la protesta, “venimos de lejos, tenemos una larga historia feminista, y un recorrido de muchos 8 de marzo tomando la calle, la plaza, la palabra con el propósito de subvertir el orden del mundo y el discurso heteropatriarcal, racista y neoliberal”.

Lo cierto es que en los últimos años desde el “movimiento feminista intergeneracional”, creciente en número y en energía, se vienen impulsando y desarrollando propuestas e ideas para “pensar en otras vidas y otro mundo”. “Somos miles, millones, las mujeres dispuestas a conseguirlo, y vamos a por todas”, insisten.

La Huelga Feminista ya se ha convertido en un tema político inevitable. Sus propuestas de fondo van siendo cada vez más conocidas. Y con el paro de 8 de marzo se apunta a que nadie pueda mirar a otro lado frente la centralidad de las mujeres en el mundo.

“Practicamos un feminismo interseccional porque sabemos que estamos atravesadas por desigualdades y precariedades que nos sitúan en lugares muy diversos frente al patriarcado, el trabajo asalariado, los cuidados, el consumo, el ejercicio de nuestros derechos, la formación y la participación ciudadana, por las diferencias que atravesamos alguna de nosotras según la procedencia, la clase, la edad, la orientación sexual, la identidad de género y habilidades. Pero la huelga es de todas, hay un hueco para todas y cada una de nosotras en nuestra huelga feminista del 8M”.

Los hombres

En el argumentario de la huelga, llevado a cabo mediante un proceso de cuidadoso y enriquecedor debate y consenso, se recoge que se trata de una “huelga de mujeres en la que podremos reflexionar colectivamente qué pueden hacer todos y cada uno de los hombres para cambiar una situación sobre la que se deberían haber manifestado ya contrarios a ella”.

Legalmente, la huelga de 24 horas a la que se ha adherido CGT, CNT, la Intersindical-CSC o el Movimiento Asambleario de Trabajadores/as de la Sanidad, así como CC OO y UGT –estos últimos con paros parciales- está completamente respaldada, para todas las personas que quieran hacerla. Sin embargo, el movimiento feminista precisa: se trata de una huelga de mujeres. Es coherente con el mensaje que se quiere transmitir.

“Precisamente lo que queremos es visibilizar que si paramos nosotras se para el mundo. Si quisiéramos otra cosa llamaríamos a una huelga general de todo el mundo”, dice Justa Montero, histórica activista del movimiento feminista.

Así que el papel principal de los hombres ese día debería ser cubrir los servicios mínimos. En una huelga de mujeres y el trabajo de cuidados -realizado en su enorme mayoría por mujeres- está en el centro. Y la huelga debería servir para reflexionar y hablar en el entorno familiar, en el círculo de amistades, en la pareja, en el barrio o en los colectivos sobre cómo se van a organizar ese día las tareas que normalmente asumen las mujeres y ojalá, apuntar a cambios en la organización de la vida cotidiana más allá del 8 de marzo.

Proceso

Y es que, reiteran desde el movimiento feminista, “esto ni empieza ni acaba el 8 de marzo. El proceso empieza mucho antes del día de la huelga, haciendo reuniones, construyendo propuestas, tejiendo redes, poniendo en marcha procesos de contagio... y culminará el día 8 con una huelga en la que visibilizaremos nuestras denuncias y exigencias en todos los espacios, tomando las calles en pueblos y ciudades”.

La protesta es “un grito global, transfronterizo y transcultural”. Se trata de un movimiento internacional diverso que planta cara al “orden patriarcal, racista, capitalista y depredador con el medio ambiente, y que propone otras vidas y otro mundo radicalmente distinto”.

La huelga reivindica su pertenencia a las luchas contra las violencias machistas, por el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, por la justicia social, la vivienda, la salud, la educación, la soberanía alimentaria, y la laicidad, contra el extractivismo y los tratados de libre comercio, la explotación y muchas otras luchas colectivas. “Unidas por otra forma de entender y organizar la vida, la economía y las relaciones. Porque somos antimilitaristas y estamos contra las guerras, y las fronteras, contra los Estados autoritarios y represores que imponen leyes mordaza y criminalizan la protesta y la resistencia feminista. Unidas a las mujeres que defienden los derechos humanos y la tierra, arriesgando sus vidas”.

El 8M las mujeres pararán. Para demostrar que “sin nosotras no se produce, y sin nosotras no se reproduce”.

Foto: AmecoPress.
— -
Estado Español – 8 de marzo –Movimiento feminista. 20 feb. 18. AmecoPress




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP | POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: