Martes, 12 de diciembre de 2017.

Noticias

Hacia la Huelga estatal de mujeres el 8 de marzo

Estado Español, Feminismo, Movimiento feminista, 8 Marzo, Política y género, Martes 5 de diciembre de 2017, por Gloria López


Madrid, 05 diciembre 2017, Amecopress. Este año, el Movimiento Feminista quiere ir un paso más allá y hacer que la señal del 8 de marzo llegue más lejos y para ello, está planteando una huelga fuerte y multitudinaria. Se trabaja en la coordinación de una huelga de mujeres en cuatro ámbitos: estudiantil, laboral, de consumo y de cuidados. “Queremos visibilizar el trabajo que las mujeres realizan y que se demuestre que si nosotras paramos, el mundo para”.

Llevan meses reuniéndose. Organizando estrategias, definiendo el mensaje a transmitir, precisando necesidades. Se trata de un ámbito de mujeres bastante jóvenes que se hacen eco del paro internacional que se llevó a cabo el Día Internacional de las Mujeres de este 2017 para replicarlo con fuerza el 8 de marzo de 2018.

Historia

La idea se empezó a gestar cuando las mujeres polacas realizaron una huelga de un día en octubre de 2016 siguiendo el ejemplo de las primeras mujeres que convocaron un paro nacional en 1975. A los pocos días la ley que trataba de penalizar el aborto era rechazada en el parlamento. El mismo mes, varios colectivos latinoamericanos como Ni Una Menos, se organizaron para llevar a cabo un paro de una hora y movilizaciones masivas. A finales de mes, las polacas establecieron contacto con otros colectivos de todo el mundo y se crea el grupo del Paro Internacional de Mujeres.

Así se fueron uniendo diferentes colectivos hasta que el 25 de noviembre, el Día Internacional contra la Violencia de Género, se eligió el 8 de marzo para llevar a cabo la huelga. A esto se le suma la gran marcha de mujeres en Washington contra la toma de posesión de Donald Trump, de donde salieron muchos colectivos que se sumaron a la iniciativa.

Hasta 35 países se unieron al paro internacional de mujeres. Entre ellos Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Chile, Corea del Sur, Costa Rica, la República Checa, Ecuador, España, Inglaterra, Francia, Guatemala, Honduras, Islandia, Irlanda del Norte, la República de Irlanda, Israel, Italia, México, Nicaragua, Perú, Polonia, Portugal, República Dominicana, Rusia, Salvador, Escocia, Suecia, Togo, Turquía, Uruguay y Estados Unidos.

“¿Qué pasaría si millones de mujeres en el mundo que se encargan de atender y cuidar a otras personas de manera no remunerada se pusieran en huelga y dejaran de asumir esas responsabilidades?”, preguntan retóricamente las feministas. “El 8 de marzo nosotras paramos”. Más que un minuto de silencio que quede en papel mojado, pretende ser un grito común que resuene en todo el mundo para denunciar los asesinatos a mujeres, la desigualdad en el reparto del empleo y en el salario o el trabajo de cuidados. Y en el punto de mira, exigir el fin de las violencias machistas, en plural.

Preparación: qué es una huelga feminista

En septiembre se sentaron las bases de la huelga. Las reuniones han continuado en todo el territorio español. En Madrid, el próximo 15 de diciembre está convocado un encuentro en Vallecas. El 13 y 14 de enero, en Zaragoza, se celebrarán las próximas jornadas a nivel estatal. “Es así como mejores resultados obtenemos; organizándonos, aprendiendo las unas de las otras, debatiendo, tejiendo redes y uniendo fuerzas”, indican.

El 8 de marzo, las mujeres no iremos al trabajo; no consumiremos; no realizaremos aquellas labores domésticas tan poco reconocidas que siempre hemos hecho gratuitamente y sostienen la economía mundial capitalista. El 8 de Marzo, Día Internacional de las Mujeres, nos plantaremos.

"Huyendo del modelo de huelga prototípico, queremos desbordar el modelo de huelga, planteamos la necesidad de parar todas las mujeres, a todos los niveles, huelga de cuidados, huelga de consumo y huelga laboral. Porque entendemos que el mundo no funciona sin nosotras, pero que no solamente estamos explotadas en el mundo laboral, nuestros cuidados son necesarios para mantener millones de personas, nuestro consumo marca el día a día de los mercados en los barrios, por ello, queremos pararlo todo y demostrar al mundo, a los gobiernos, a la sociedad: que somos imprescindibles".

Y como quieren "pararlo todo", quieren "parar todas", desde la interseccionalidad, entendiendo las diferentes realidades que nos atraviesan a cada una, migrantes, estudiantes, bolleras, periodistas, cocineras, amas de casa, trans, autónomas, artistas, médicas, abogadas, diversas, queremos poder parar todas, necesitamos estar todas. "Entendemos que construir y organizar una huelga es un proceso largo, en el que queremos ser todas las mujeres, de todas las realidades vitales y materiales, para así, hacer del proceso hacia la huelga, un proceso lo más diverso e integrador posible".

Así, explican que el día 8 de marzo es importante, pero más importante es aún, el proceso que están llevando a cabo para alcanzar ese día, feministas de todas las realidades, de diferentes lugares, de diversos pensamientos, estamos unidas contra el patriarcado y dispuestas a dar la batalla para construir una vidas mejores.

¿Por qué una huelga feminista?

Durante los últimos años, el movimiento feminista internacional, ha ido realizando diferentes paros para reclamar sus derechos contra el heteropatriarcado. "Nosotras nos proponemos parar para reclamar nuestra soberanía y nuestro derecho a tener el control sobre nuestras vidas. Queremos denunciar la precariedad patriarcal que nos atraviesa vitalmente, que nos violenta en nuestro día a día, y que nos impide desarrollarnos plenamente en nuestras vidas". Por ello pretenden abordar la huelga feminista en base a cuatro ejes:

• Laboral: queremos parar en nuestros curros, porque el patriarcado y el capital forman una alianza criminal, que, a través de la división sexual del trabajo nos condena a curros precarios, peor pagados, no remunerados, invisibles e ilegales. Sufrimos una brecha salarial del 23%, la compatibilización solo se aplica sobre nosotras, el acoso laboral es una realidad cotidiana en nuestros trabajos, el techo de cristal nos impide progresar. Exigimos que se aplique la perspectiva de género en nuestros convenios laborales y que se elimine la brecha salarial, que se respete y se dignifique nuestro trabajo.
• Estudiantil: queremos parar también en nuestras aulas para exigir una educación pública, laica y feminista y de calidad. Recibimos una educación con contenidos patriarcales, donde se nos oculta a mujeres referentes, sin embargo, no somos una excepción, somos la constante que ha sido callada. Nuestras aulas no son espacios seguros donde expresarnos libremente, recibimos una educación sexual marcada por la heteronorma y que no tiene en cuenta el placer femenino. Por todo ello, exigimos que se impulse una formación con currículos feministas donde se transversalice la perspectiva de género en todas las disciplinas. También queremos que se respete nuestro derecho a una educación afectiva y sexual libre de estereotipos heteropatriarcales y normativos. Una educación sexual que nos eduque en la diversidad, sin miedos, sin complejos y sin reducirnos a objetos.
• Cuidados: queremos parar para que los cuidados no recaigan solamente en nosotras. Las mujeres estamos obligadas a ser cuidadoras, como algo inherente a nuestro género. Nuestro trabajo reproductivo queda invisibilizado y desvalorizado por el sistema, por ser un trabajo que únicamente pertenece al ámbito de las mujeres. La contradicción capital – vida nos ahoga en nuestro día a día. Somos nosotras las que cuidamos constantemente, a nuestras familias, parejas, compañeros de trabajo, amigos, a todos los que giran a nuestro alrededor. El sistema colapsaría sin nuestro trabajo cotidiano de cuidados. Queremos parar de cuidar pero, por otro lado, también queremos reivindicar los cuidados en sí mismos, visibilizarlos, concienciar en torno a ellos, para así, poder redistribuirlos y evitar que recaigan en su totalidad sobre nosotras, impidiendonos continuar y luchar por nuestro proyecto vital.
• Consumo: las mujeres gestionamos buena parte de los consumos, especialmente los domésticos, y queremos hacer valer nuestra fuerza colectiva como consumidoras. Nos vemos constantemente bombardeadas por una publicidad sexista específicamente dirigida hacia nosotras, que nos somete a unos estereotipos de género, con los cuales las feministas estamos decididas a romper. Para ello, no solamente debemos plantear el dejar de consumir, sino también construir un consumo alternativo, que respete nuestros derechos y nuestras vidas. Queremos parar de consumir para demostrar que sin nosotras no funcionan los mercados de nuestros barrios, pueblos y cuidados, no habrá fruteras, no habrá carniceras y no habrá consumidoras.

"Desde el 8 de marzo de 2017, cientos de mujeres hemos empezado a construir un proceso que nos llevará hacia una huelga feminista, queremos estar todas, queremos llegar unidas y queremos hacerlo juntas. Te animamos a seguir nuestro proceso hacia la huelga feminista luchando por una sociedad libre de heteropatriarcado".

Fotos archivo AmecoPress
— -
Estado español – Feminismo – Movimiento feminista; 05 de diciembre. 17. AmecoPress




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: