Dominicana: Justicia reconoce incremento de casos de abusos sexuales a menores

3 de octubre de 2017.

Por Mercedes Alonso Romero

Santo Domingo | Internacional | Infancia | Las jóvenes | Violencia sexual



"El matrimonio infantil forzado, más bien las uniones de hecho, entre hombres adultos y niñas y adolescentes menores de edad es una práctica habitual"


Santo Domingo, 03 oct. 17. AmecoPress/SEMlac.- "La participación y las necesidades de las víctimas no son consideradas de manera integral por el sistema de Justicia nacional", declaró el presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano Germán Mejía, al dejar inaugurado este lunes 25 el Centro de Entrevistas para Personas en Condición de Vulnerabilidad, Testigos o Víctimas de Delitos, para el departamento Judicial de Santo Domingo.

Estos Centros de Entrevistas están destinados a "garantizar y respetar los derechos, facilitando el acceso a la justicia de las personas en condición de vulnerabilidad, víctimas o testigos de delitos, mediante el acondicionamiento de espacios ambientados adecuadamente, dotados de equipos tecnológicos que permiten la observación, escucha y grabación de sus declaraciones que servirán como anticipo de prueba", según expone en su sitio Web la SCJ.

Germán Mejía apuntó en el acto de inauguración que aún el sistema procesal está lejos de garantizar un verdadero equilibrio entre las partes, y puntualizó que "la víctima normalmente recibe una justicia con detrimento y los menores, los niños, niñas, las personas con condiciones de vulnerabilidad no siempre ven cumplidos sus derechos fundamentales".

Reconoció, además, que los abusos y delitos sexuales contra los menores de edad han aumentado en el país.

Se prevé que en el centro se realicen entrevistas de tipo penal por casos de presunta violación, seducción, incesto, víctimas de abuso sexual, físico y sicológico, así como testigos de homicidio, agresión sexual, abuso sexual, tráfico ilícito de migrantes, trata de personas y explotación sexual comercial, tal y como aseguró el jurista, quien agradeció al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia el apoyo brindado a ese poder del Estado a fin de mejorar el acceso de la niñez dominicana a la justicia.

Tantos abusos…

Un artículo publicado por el digital Acento en abril pasado, de la autoría de Yildalina Tatem Brache, y titulado El abuso sexual cotidiano a menores de edad, destaca que "el matrimonio infantil forzado, más bien las uniones de hecho, entre hombres adultos y niñas y adolescentes menores de edad es una práctica habitual".

Tatem Brache cita datos de la Encuesta Enhogar 2014, en los cuales se revela que "el 12,5 por ciento de las dominicanas entre 20 y 49 años se casaron o unieron antes de los 15 años y el 37 por ciento antes de los 18 años. (…)República Dominicana ocupa, junto a Nicaragua, el primer lugar de niñas y adolescentes que en América Latina y El Caribe están casadas o unidas".

En una serie especial de reportajes publicado por Listín Diario, sobresalió el titular que vio la luz el pasado 5 de junio, de la firma del colega Juan Eduardo Thomas: "Seis niños son agredidos cada día en RD". El texto señalaba que la mayoría de los casos no llegaban a la justicia por el "manto de vergüenza que acompaña a los hechos".

Las cifras nombradas por Thomas precisan que "cada año muestra la peligrosidad de ser niño en República Dominicana: 2.201 denuncias de delitos sexuales cometidos en el año 2016 y otros 2.084 durante el 2015, con un menú de abusos que incluyen agresiones, violaciones, incestos, acosos, seducción, exhibicionismo y sustracción de menores".

El hecho de no contar con estadísticas fidedignas y reconocer que no todos los casos son denunciados implica lo que advierte Rafael García, director del Instituto de Sexualidad Humana de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), en el sentido de que las cifras pueden ser más altas y que los casos de menores de edad abusados pueden llegar hasta el 30 por ciento de la población.

Alrededor del 9,73 por ciento del total de internos en las cárceles dominicanas han sido condenados por agresiones sexuales, castigadas con penalidades de tres a 20 años de prisión, agudizada la pena máxima cuando la víctima ha sido una persona vulnerable por discapacidad física, mental, invalidez o embarazo y también cuando se vulnera a un niño, niña, o adolescente.

Eduardo Thomas refiere que durante los años 2015 y 2016 hubo más de 4.000 niños y niñas abusados sexualmente y concluye que el contexto de abuso sexual y violencia familiar en que vive la niñez dominicana está valorado como un fenómeno alarmante.

Foto: AmecoPress. El presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano Germán Mejía.

— -

Internacional – Infancia – Las jóvenes – Violencia sexual. 03 oct. 17. AmecoPress.