Martes, 21 de noviembre de 2017.

Noticias

El Gobierno no cumple su compromiso con las personas refugiadas

Las mujeres y niñas representan el 49 por ciento de la población refugiada. Se ven afectadas por desigualdades de género y de poder.

Política, Unión Europea, Mujeres inmigrantes, Mujeres del mundo, Derechos humanos, Refugiadas, Madrid, Martes 26 de septiembre de 2017, por Gloria López


Madrid, 26 septiembre 2017, Amecopress. En total, de las 17.337 personas refugiadas que acordó acoger hace dos años, el Gobierno español solo ha traído a 1.983, apenas superando un 11 por ciento de lo pactado. Europa en su conjunto solo ha cumplido con el 25 por ciento. El plazo acaba hoy, 26 de septiembre, por tanto, con un grado de incumplimiento vergonzoso y miles de personas abandonadas.

Malta es el único país de la UE que ha cumplido su cuota de personas refugiadas. Alemania, ha acogido a 9887 personas, seguida por Francia -6433-. Noruega y Liechtenstein entraron en el plan de forma voluntaria y ambos han cumplido sus compromisos de reubicar a 1.500 y 10 personas, respectivamente. Cabe destacar que Finlandia ha acogido a 1.951 solicitantes de asilo (el 94 por ciento de su compromiso legal); por su parte, Irlanda ha recibido a 459 solicitantes de asilo (el 76,5 por ciento de su compromiso legal).

En nuestro país, mientras se incumple el compromiso sobre acogida impuesto por la UE y crucial para ofrecer rutas legales y seguras de manera que las personas refugiadas no tengan que arriesgar sus vidas en el mar, las organizaciones de salvamento y rescate están siendo criminalizadas y estigmatizadas.

Una decisión política

En las semanas previas a la expiración del plazo, el ministro del Interior ha repetido que "Grecia no dispone de refugiados reubicables", algo que contradice la Comisión Europea, que asegura que 10.000 personas están esperando el traslado desde Grecia e Italia.

Además de este argumento inconsistente, el Gobierno se olvida de tantas y tantas personas refugiadas que esperan su solidaridad en Italia. Según la Comisión, 4.000 personas se encuentran registradas y pendientes de su recolocación en otro Estado europeo.

Detrás de la baja cifra de personas preparadas para ser reubicadas en comparación con los compromisos de reubicación, se esconden varios factores, entre los que Acnur y las organizaciones especializadas destacan los "férreos requisitos" impuestos para poder beneficiarse del programa: solo pueden ser recolocadas aquellas personas provenientes de Estados "emisores" de solicitantes de asilo con una tasa de reconocimiento igual o mayor a un 75 por ciento. Este criterio limita el programa a los originarios de Siria, Eritrea y Yemen.

Pero el fracaso del sistema no puede convertirse en una coartada para el incumplimiento del compromiso por parte del Estado español. Cumplir los compromisos adquiridos con las personas refugiadas es, sobre todo, una decisión política. Y, la sociedad española se ha mostrado a favor de la acogida.

"¿Qué pasaría si incumpliésemos nuestros compromisos como hace el Gobierno con las personas refugiadas?"

"¿Qué pasaría si incumpliésemos nuestros compromisos como hace el Gobierno con las personas refugiadas?" Esa es la pregunta que lanzan diversas organizaciones con la campaña #orgullodeincumplir en la que denuncian a través de un vídeo el incumplimiento de la UE y del gobierno español con la acogida de personas refugiadas. Las ONGs piden abrir de vías legales y seguras a los refugiados y refugiadas, mejorar el sistema de acogida o acabar con las devoluciones en caliente. Accem, Amnistía Internacional, Ayuda en Acción, CEAR, Coordinadora de ONGD, Fundación Cepaim, Médicos del Mundo, Oxfam Intermón y Red Acoge participan en la campaña. Puedes ver el vídeo aquí:

Los países más pobres, los más solidarios

Actualmente hay más de 22,5 millones de personas refugiadas en el mundo. Se trata de una crisis de envergadura mundial pero no tanto por la enorme cifra, sino por el lugar donde se encuentran estas personas: unos pocos países se ven obligados a hacer mucho más de lo que les corresponde, sencillamente, por su proximidad a zonas de crisis; mientras que otros, los más ricos, hacen poco o nada.

La inmensa mayoría de las personas refugiadas, el 84 por ciento, están en países de ingresos bajos y medios. Más de la mitad se concentra en tan solo diez países. Turquía y Jordania albergan casi tres millones de personas refugiadas cada uno. Pakistán y Uganda sobrepasan el millón de personas refugiadas cada uno. Irán da refugio a más de 900.000, Etiopía alberga a casi 800.000 personas y, en Europa, Alemania, con más de 600.000, ocupa el octavo lugar en el mundo en número de personas refugiadas.

Líbano, con una población de 4,5 millones, acoge más de un millón del vecino Siria. En contraste, Nueva Zelanda e Irlanda con la misma población pero territorios mucho más extensos y economías cuatro y cinco veces superiores, sólo han acogido 250 y 758 personas refugiadas de Siria respectivamente.

Diversas organizaciones como Amnistía Internacional (AI) han denunciado “el egoísmo de los Estados ricos, que dejan recaer esta crisis mundial en los países más pobres, lejos de ayudar a resolverla, la empeora”. No sólo no asumen su parte justa y equitativa a la hora de recibir a estas personas sino que se esfuerzan en mantenerlas alejadas a toda costa. Abandonan a su suerte a las personas que lo han perdido todo, las obligan a arriesgar sus vidas en peligrosos viajes, las dejan a merced de traficantes y redes de trata que las someten a todo tipo de abusos, más atroces aún si se trata de mujeres o niñas.

Las mujeres y niñas representan el 49 por ciento de la población refugiada. Se ven afectadas por desigualdades de género y de poder. “En ocasiones incluso se ven obligadas a contraer matrimonio para obtener ayuda y protección para ellas y sus familias. Deben alterar sus rutinas y reducir actividades para evitar el acoso, lo que limita su acceso a todo tipo de recursos económicos, políticos y jurídicos y, por tanto, a protección. Enfrentan especiales dificultades como ser cabeza de familia, dependencia no deseada, explotación en el trabajo y falta de acceso a reparación a causa de su género”, aseguran desde AI.

Continuidad

Las políticas de refugio y asilo de la UE, aposentadas en una gran contradicción –saltarse las normas que ella misma se pone y transgredir todos los tratados internacionales y los valores que han formado parte de su historia- llegan hoy a un punto de inflexión. ¿Qué pasará? ¿Qué postura adoptarán las instituciones europeas? ¿Qué argumentos esgrimirá nuestro gobierno? Todo esto en un contexto en el que, como consecuencia de sus políticas migratorias, miles de personas -2654 en este año según CEAR- siguen perdiendo su vida en las aguas del Mediterráneo. Son cifras que no por repetirse dejan de ser vergonzosas.

Fotos archivo AmecoPress, tomadas de la web de AI
— -
1) Una familia afgana solicitante de asilo posa en una zona de aparcamiento. Llevan varios meses viviendo en el parque de la ciudad próximo al parlamento regional en Batam, Indonesia. © Ulet Ifansasti/Getty Images; 2) Rescate de un menor; 3) Mary, 13 años, de Awassa (Etiopía), vive en el campo de refugiados de Kakuma al norte de Kenia, 19 agosto de 2016. © AI/Foto Richard Burton


UE – Política – Refugiadas – Mujeres Inmigrantes – Derechos humanos; 26 de septiembre. 17. AmecoPress




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: