Lunes, 23 de octubre de 2017.

Noticias

‘El feminismo es para todo el mundo’, un mapa para encontrar el punto de intersección

Cultura, Libros, Feminismo, Teoría feminista, Movimiento feminista, Madrid, Martes 25 de julio de 2017, por Josue Sánchez Jiménez


Madrid. 25 de julio. 17. AmecoPress/Pikaramagazine. Hace diecisiete años, bell hooks escribía ‘Feminism is for Everybody: Passionate Politics’. Ahora, Traficantes de sueños ha publicado la traducción al castellano: ‘El feminismo es para todo el mundo’, una obra que aborda la interseccionalidad de género, raza y clase, tratando de señalar quién es el sujeto del feminismo.

No es casualidad que, desde temprana edad, la escritora y activista feminista negra Gloria Jean Watkins(1952) tuviera una férrea convicción antisexista, antirracista y anticlasista. Nació y creció en Hopkinsville, una pequeña ciudad de la mancomunidad de Kentucky (Estados Unidos) que, como muchas otras, estaba segregada por la raza e inmersa en una voraz desigualdad económica, social y cultural. Además, la infancia de Watkins estuvo marcada por la violencia parental: su padre, para ella, era una representación del patriarcado y fue determinante para su adhesión al feminismo; es obvio que vivir todo ello en sus propias carnes la ayudó a convertir la miseria en fuerza y resistencia.

Con todo, tampoco fue casualidad que la repulsa contra la injusticia se entremezclara con la escritura: el primer refugio que encontró para escapar de esa opresión omnipresente fue en la redacción y recitación de poesía. Así, una cosa llevó a la otra y sus aportaciones teóricas no tardaron en llegar: con solo diecinueve años, mientras cursaba bachillerato en Stanford, empezó a escribir su primera obra –Ain´t I a Woman?Black Women and Feminism (1981)– y, desde ese momento, quedó patente su esfuerzo por evidenciar un sistema de dominación dentro del propio movimiento feminista que, encabezado por mujeres blancas de clase media, nada hacía por integrar a negras y pobres.

La inagotable escritora, a cambio, comenzó a proponer diversas vías para generar la solidaridad política entre razas, clases y géneros. Tras el primer libro, vinieron otros 32, y todos firmados con el seudónimobell hooks: una combinación de los nombres y apellidos de su madre y su abuela escritos en minúscula, según ella, porque mayúsculas solo deben ser las ideas, criticando así la costumbre capitalista de sobrevalorar los nombres propios.

Una de esas “ideas mayúsculas” aparece en Feminism is for Everybody: Passionate Politics, libro que hooks publicó en el año 2000 y que, ahora, Traficantes de sueños lanza su traducción al castellano: El feminismo es para todo el mundo, una obra que, en la misma línea de otras de la autora, analiza y crítica la interseccionalidad de género, raza y clase, determinando, en este caso, quién es el sujeto del feminismo: todo el mundo.

“El feminismo es un movimiento para acabar con el sexismo, la explotación sexista y la opresión.” Bell Hooks

Con esa sencilla definición, bell hooks abre la obra y propone poner la mira sobre el principal enemigo del feminismo que, según ella, no es el varón, sino el sexismo: “El problema es el conjunto del pensamiento y la acción sexista, independientemente de que lo perpetúen mujeres u hombres, niños o adultos”, resuelve. Por tanto, deja claro desde el principio que, mientras un hombre que renuncia a sus privilegios se convierte en un “valioso compañero de lucha”, una mujer que reproduce el sexismo, en una “peligrosa amenaza”.

“Cuando el movimiento feminista contemporáneo empezó a andar, había una feroz facción antihombres. Muchas mujeres heterosexuales llegaron al movimiento desde relaciones en las que los hombres eran crueles, desagradables, violentos e infieles (…) y utilizaron su rabia como catalizador para la liberación de las mujeres.” Bell Hooks

No solo los varones entran en ese feminismo “para todo el mundo”; hooks también apela a la interrelación entre el sexismo, la raza y la clase. En primer lugar, critica el feminismo blanco que no se comprometió con la lucha antirracista y que invisibilizó las relaciones entre racismo y sexismo que habían desvelado las “visionarias” –así llama a las feministas negras– y, aunque admite que con posterioridad las mujeres blancas incorporaron la raza en algunos análisis feministas, ve con recelo que se haya trasladado la teoría a la práctica. Por ello, anima a comenzar: “Las mujeres blancas y las de color que superamos las dificultades y creamos espacios donde pudieran surgir vínculos de amor y solidaridad política, debemos compartir los métodos y las estrategias que utilizamos con éxito”.

En segundo lugar, destaca la variable clase; relata que, desde los inicios del movimiento, “las mujeres de clases privilegiadas consiguieron que sus inquietudes fueran ‘las’ cuestiones en las que había que centrarse” –en gran parte porque eran las sujetas de interés para los medios de comunicación–, mientras que “las más relevantes para las mujeres trabajadoras y de los sectores populares jamás fueron resaltadas”.

“Cuando las mujeres de clases altas utilizan de manera oportunista la plataforma feminista mientras ayudan a mantener el mismo sistema patriarcal que en última instancia las volverá a subordinar, debilitan las políticas feministas y no solo traicionan al feminismo sino también a sí mismas.” Bell Hooks

Por ello, exhorta a retomar ese debate dentro del feminismo: en su momento, “abrió un espacio para que las interseccionalidades salieran a la luz” y es necesario reabrirlo “para alcanzar un mundo donde se compartan los recursos y abunden las oportunidades de crecimiento personal para todo el mundo independientemente de su clase”.

“Plenitud total”

Bell Hooks califica la relación entre el lesbianismo y el feminismo de “plenitud total”, reconociendo la labor que llevaron –y llevan– a cabo las lesbianas y las bisexuales radicales en el movimiento de la liberación de las mujeres. Lo hace por dos razones principales: por un lado, porque demostraron que la necesidad de depender de los hombres era un espejismo y, por el otro, porque fueron la vanguardia en subrayar la importancia de incluir en los debates la interseccionalidad.

“Sin la contribución del lesbianismo radical, la teoría y la práctica feministas nunca se habrían atrevido a superar los límites del heterosexismo para crear espacios en los que (…) las mujeres independientemente de su identidad o preferencia sexual (…) puedan ser tan libres como quieran. Este legado debe ser constantemente reconocido y celebrado.” Bell Hooks

“Visionaria”

Cuando bell hooks escribió El feminismo es para todo el mundo, vio que el movimiento estaba en buen estado y más vivo que nunca; sin embargo, también detectó la necesidad de una continua renovación: “Se debe crear y recrear constantemente teoría feminista con visión de futuro, que se refiera a nosotras, a dónde vivimos, a nuestro presente, para garantizar que se mantenga la importancia del movimiento feminista en nuestras vidas”.

La activista escribió que, a pesar de los grandes avances que mujeres y hombres habían hecho hacia la igualdad de género, no podían quedarse estancados, sino que debían seguir adelante, sin pausa: “Debemos tener valentía para aprender del pasado y trabajar por un futuro en el que los principios feministas puedan regir en todos los ámbitos públicos y privados de nuestras vidas”. Sin duda, ese apunte que dejó en el aire al inicio del siglo no ha caducado y sigue ostentando significación; el pasado siempre es una herramienta útil para un futuro perenne.

Y es que la traducción al castellano de Feminism is for Everybody: Passionate Politics no llega a las librerías para recordar lo que pasaba o lo que hacía falta en el movimiento feminista del siglo XX en Estados Unidos; desgraciadamente –o afortunadamente–, sigue revelando las cosas que pasan y que hacen falta hoy en día y en todas partes.

19 capítulos, en solo 150 páginas, sobre educación, sororidad, derechos reproductivos, belleza, luchas de clases, racismo, amor, sexo, espiritualidad, etcétera, con la pretensión de señalar la posición de cada cual respecto a clase, raza y sexo para, después, invitarle a sumarse al feminismo; a todo el mundo.

“La política feminista pretende acabar con la dominación para que podamos ser libres, para ser quienes somos, para vivir vidas en las que abracemos la justicia, en las que podamos vivir en paz.” Bell Hooks

Ficha técnica

’El feminismo es para todo el mundo’. bell hooks.
Traducción: Beatriz Esteban; Lina Tatiana Lozano; Mayra Sofía; Maira Puertas; Sara Vega.
Traficantes de sueños. Barcelona, 2017. 154 páginas. 12 euros.

Fotos archivo AmecoPress tomadas de Pikara Magazine


Libros- Feminismo- Teoría feminista- Movimiento feminista; Madrid. 25 de julio. 17. AmecoPress/Pikaramagazine




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: