Sábado, 25 de marzo de 2017.

Reportajes

Guatemala: No fue el fuego, sino la negligencia

En el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, la madrugada del 8 de marzo murieron quemadas 38 adolescentes, de entre 11 y 16 años, quienes protestaban contra la violencia

Internacional, Pederastia, Las jóvenes, Infancia, Derechos humanos, Violencia de género, Violencia sexual, México, Martes 14 de marzo de 2017, por Sara Lovera


México, 14 mar. 17. AmecoPress/SEMlac.- Hace 90 días el Juzgado Sexto de la Niñez y Adolescencia del Área Metropolitana de la Ciudad de Guatemala condenó al Estado por violaciones cometidas contra los derechos de niñas y adolescentes, luego de más de 280 denuncias por abusos sexuales en tres años en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, donde la madrugada del 8 de marzo murieron quemadas 38 adolescentes, de entre 11 y 16 años, quienes protestaban contra la violencia.

"Las niñas se agruparon porque denunciaban malos tratos, falta de amor, falta de comida, enfermedades, violencia sexual, intentos de suicidio, olvido de la sociedad. Se agruparon porque querían vivir, porque todavía tenían sueños, como otras niñas en el mundo que disfrutan en libertad y alegría", dice la Red de Sanadoras de Guatemala.

El suceso provocó indignación en cadena y condena al Estado guatemalteco. Feministas anunciaron movilizaciones en todas las embajadas; Sanadoras Feministas reclaman se denuncie a Guatemala como estado feminicida, UNICEF pide cuentas tanto como la OEA exige investigación clara y suficiente.

La investigación documental en redes, entrevistas telefónicas y antecedentes en SEMlac revelaron que el 12 de diciembre del año pasado, el Juzgado Sexto de Niñez y Adolescencia del Área Metropolitana condenó al Estado de Guatemala por las violaciones cometidas contra los derechos de menores de edad resguardados en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

La sentencia del juzgado ordenó que se ampliaran las instalaciones del refugio para distribuir de mejor manera a niños y niñas, cambiar la modalidad operativa, contratar más personal y remover a trabajadores señalados de cometer abusos contra las niñas.

El Hogar Seguro albergaba a no menos de 800 menores, pese a que su capacidad era de 500. Este hogar es uno de tres centros similares que funcionan en el país y que dependen de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia de la República (SBSP).
La dependencia se negó a cumplir las disposiciones judiciales.

En lugar de mejorar las condiciones del Hogar, directivos de la SBSP apelaron el fallo judicial y se manifestaron contrarios a los informes que la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), la Procuraduría General de la Nación (PGN), el Consejo Nacional de Adopciones (CNA), el Ministerio Público (MP) y el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF).

Todas esas instituciones habían denunciado ante la judicatura de menores la precaria situación en que se encontraba la población adolescente en ese lugar; ya habían solicitado su clausura y el traslado de la población atendida a sitios seguros, así como el respeto a sus derechos.

Lo sucedido la madrugada del 8 de marzo fue colofón de una cadena de impunidad, generó reacciones ante hechos de "negligencia" e impunidad; el Comité de Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará (MESECVI) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) exige al Estado de Guatemala diligencia en la investigación, esclarecimiento sobre las causas de la tragedia, garantía de acceso a la justicia de las sobrevivientes y compensación para los familiares de las víctimas.

Desde el viernes algunas niñas y menores fueron entregados a sus familiares, o bien reubicados en distintos refugios estatales. La cifra de fallecimiento aumentó a 31 en la madrugada del jueves. Apenas 12 chicas han sido identificadas. Unas 30 permanecen internadas con heridas y quemaduras de gravedad. Según un médico del Hospital San Juan de Dios, el cuadro clínico de las internadas en ese centro asistencial no es alentador. La probabilidad de que sobrevivan es del 50 por ciento.

A menos de 24 horas de los acontecimientos, hubo manifestaciones en las embajadas y Consulados de Guatemala en: Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Argentina, Canadá y Chile.

Se trata, dice un comunicado de las Sanadoras Feministas, de hacer fuerza, denunciar y demandar justicia por la vida de las niñas. Afirman que se trata de un feminicidio de Estado. Piden solidaridad para que este crimen no quede impune.

Se ha desatado una movilización a cargo de redes de feministas de todo el continente, sobre todo a través de redes sociales. Tzkat, la Red de Sanadoras Ancestrales de Guatemala, la Red Internacional de Periodistas, las feministas que preparan el Frente Nacional Feminista en México, organizaciones, movimientos, comunidades y medios de comunicación, todas quieren la verdad.

Los hechos

Como la denuncia no se escuchó, a pesar de vejaciones denunciadas desde 2013 y "los monitores" —como les denominan a cuidadores y cuidadoras—, siguieron pegándoles y abusándolas; la alimentación era pésima y escasa; el hacinamiento se incrementaba y mezclaron población desamparada con infractora. La protesta no se hizo esperar.

El miércoles, horas después del incendio y tras escuchar a las familias, empleados del Hogar Seguro y sobrevivientes de la tragedia, quienes describieron "un gallinero como lugar físico para vejar o torturar a las y los menores", el titular de la SBSP, Carlos Antonio Rodas, dijo "no podemos admitirlo como Secretaría, ni como Estado, eso no es cierto".

Sin embargo, los reportes de la OEA señalan que distintos medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil describieron que el siniestro ocurrió como consecuencia de una manifestación por parte de las niñas para denunciar los constantes abusos verbales, físicos, psicológicos y sexuales por parte de las personas responsables del centro.

Fuentes de la Fiscalía guatemalteca indicaron que los resultados de una investigación sobre trata de personas iniciada a mediados de 2016 mostró la actuación de empleados del Hogar Seguro, quienes probablemente prostituían a algunas adolescentes.

Para la OEA, la situación pone de manifiesto la vulnerabilidad y las consecuencias que deben enfrentar las niñas en Guatemala, país donde suceden graves violaciones a sus derechos humanos y miles de niñas viven violencia sexual a diario.

Dice que se agudiza la preocupación por tratarse de menores de edad (las calcinadas tenían entre 11 y 16 años). El caso será llevado esta semana por las expertas al Comité de la CEDAW, que se reunirá a partir del martes en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Por su parte, la defensora de la niñez, de la PDH, Gloria Castro, dijo que después de la sentencia del juzgado únicamente se trasladó o cambió de lugar a algunos empleados.

Un estudio del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Iceria) y la organización Plan Internacional señala que el Estado de Guatemala, entre 2007 y 2013, destinó apenas un promedio de 0,65 centavos de dólar diarios en la niñez y adolescencia del país, mientras que Costa Rica y Panamá, en ese mismo período, dedicaron no menos de cuatro dólares.

La tragedia

Un flash informativo señalaba en la madrugada de la tragedia: "Una tras otra salían las ambulancias del refugio estatal. El caos imperaba en las afueras del Hogar Seguro, en San José Pínula. Una muralla de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) impedía que las personas -familiares, periodistas, curiosos- se acercaran a la puerta e intentaran ingresar, atendiendo los gritos de auxilio que, a pesar del bullicio de las sirenas, se dejaba escuchar en el interior.

Unos bomberos corrían con gruesas mangueras para socavar el fuego y otros sacaban a decenas de niñas -algunas desmayadas, otras conscientes, con las miradas perdidas, cansadas de gritar y pedir auxilio, pero aún vivas- y las subían a las ambulancias: dos, tres, cuatro chicas en un mismo carro de bomberos que, con sirena abierta, corrían hacia los hospitales de la ciudad.

Cada vez que ese portón se abría y un vehículo abandonaba el lugar, familiares buscaban ver lo que pasaba dentro de las instalaciones del Hogar Seguro, pero era inútil. Nadie que no fuera bombero o policía podía entrar.

"Hay muertos", decían los bomberos, sin detenerse a explicar. En un principio informaron de nueve adolescentes fallecidas. Luego la cantidad aumentó a 17. Después del mediodía las autoridades del albergue fijaron la cifra de fallecidos en 19; se creía que todas eran mujeres, pero no se podía confirmar "hasta que se les haga la necropsia", decía un bombero.

El incendio se inició en uno de los dormitorios de las chicas. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿Quiénes? Aún no se sabe. Expertos de la Fiscalía tratan de determinarlo y, de momento, lo único que hay al respecto son especulaciones: que dos niñas prendieron fuego a un colchón; que lo hicieron en protesta por los malos tratos; que empezó a las 9.00 o tal vez a las 9:30.

La tragedia del miércoles 8 de marzo fue la conclusión de una revuelta organizada un día antes entre las y los adolescentes del refugio. A esto las autoridades le llamaron "motín".
Algunas y algunos adolescentes efectivamente cumplían alguna sanción por estar en conflicto con la ley penal. Lo cierto es que buscaban escapar, pero solo pudieron hacerlo 19.

La verdad podrá conocerse. La Procuraduría de Derechos Humanos medió durante los incidentes del martes, su personal escuchó las inconformidades: que los cuidadores los maltrataban y que recibían una pésima alimentación, que hubo abusos sexuales y golpes. La tarde de la protesta intervino la Policía Nacional Civil para resguardar el lugar, para controlarlo y evitar fugas. Por eso se les encerró en sus habitaciones, pero mantuvieron su protesta toda la noche.

En uno de esos dormitorios fue alojado un grupo de 30 mujeres y, según la primera reconstrucción de hechos, ya difundidos ampliamente, algunas de ellas "le prendieron fuego a las colchonetas". Las llamas se descontrolaron y se extendieron hasta otras de las habitaciones.

Silencio

El presidente Jimmy Morales se negó a hablar de la tragedia con periodistas. Dijo que atendía "asuntos urgentes", a través de su portavoz Heinz Neumann. Luego anunció que se decretaron tres días de duelo nacional y la bandera de la Plaza de la Constitución permanecerá a media asta, en señal de luto. La noche del 9, el mandatario apareció en los canales de televisión leyendo un comunicado que horas antes había sido difundido. "Bendiciones", concluyó.

Las feministas dicen: "para amanecer el día de ayer 10 de marzo, son 37 feminicidios estatales registrados de las niñas que fueron calcinadas por la misoginia expresada en la inoperancia, negligencia e incapacidad por parte de las instituciones para el resguardo de su vida en el "Hogar Seguro" Virgen de la Asunción.

"Niñas provenientes de familias empobrecidas, algunas indígenas de varios departamentos de Guatemala, con historias de violencia sexual, abortos forzados, embarazos por violencia sexual, trata. Niñas huyendo del reclutamiento forzado de las maras, o que el crimen organizado había cooptado a falta de oportunidades para una vida digna.

Desde este feminismo comunitario que es territorial, "expresamos nuestra rabia e indignación ante los hechos de grave violencia que se suscitaron desde el día 8 de marzo, que conllevo? la fuga masiva de 50 niñas", quienes fueron "recapturadas" por la Policía Nacional Civil y que el mismo día estaban hacinadas en un salón sin comida, sin poder asistir al servicio sanitario, sin bañarse, como parte del castigo impuesto por las autoridades del lugar.

"Denunciamos a este Estado feminicida de Guatemala, porque mientras los funcionarios de las instituciones como la Secretaria de Bienestar Social, encargada de estos centros de "Protección a menores", ganan salarios impresionantes por compadrazgos y pagos de favores políticos al gobierno de Jimmy Morales, han contratado asesores sin la experiencia y capacidad para el abordaje de las graves problemáticas de niñez y juventud en este país. ¡Exigimos su destitución ya!

Finalmente demandan que el Estado de Guatemala se responsabilice de la tragedia que ha enlutado a familias y pueblo. Ni una Más¡¡¡¡ rematan.

Recuadro

Iximulew 10 Ajpu, Guatemala 10 de marzo de 2017. ¡35 niñas de Guatemala, nos faltan en el mundo! ¡Ni olvido ni silencio; justicia por las niñas de Guatemala!

Kimberly Odalis Castillo Rodríguez 15 años; 2. Anabela Maribel Leal Rax 17 años; 3. Yesenia Paola Barrios 14 años; 4. Jazmín Noemí? Vásquez 14 años; 5. Emily del Cid 16 años; 6. Yamileth Cu Luan 15 años; 7. Rosemary LOPEZ 16 años; 8. Brenda Carrizal 16 años; 9. Noemí Fuentes Minas 16 años; 10. Eva Rosa Antun Leal 16 años; 11. Jennifer Julissa Macarte Korea 14 años; 12. María Vanesa Torres Suchité 15 años; 13. Indira Jarisa Pelicó; 14. Daria Dalila López Meda; 15. Sonia Hernández García; 16. Mayra Aidé Chután Urías; 17. Skarleth Yajaira Pérez Jiménez; 18. Yohana Deciré Cuy Urizar; 19. Sarvia Isel Barrios Bonilla ; 20. Ana Nohemí Morales Galindo; 21. Wendy Anahí Vividor Ramírez 16 años; 22. Velveth Judith Aguirre Elías 13 años; 23. Erika Elizabeth Aguirre Elías 15 años; 24. Erick Eliseo Aguirre Elías 17 años; 25. Lorena Sánchez Pereira 14 años; 26. Yusbeli Jubitza Merari Makin Gómez 14 años; 27. Osbin Daniel Gómez Jiménez 11 años; 28. Rosa Julia Espino Tobar; 29. Ashely Gabriela Méndez Ramírez; 30. Mayra Aidé Chután Urías; 31. Rosalinda Victoria Ramírez Pérez; 32. Madelin Patricia Hernández; No se conocen los nombres de otras seis niñas.

Foto: SEMlac.

— -

Internacional – Infancia – Violencia de género – Violencia sexual – Derechos Humanos. 14 mar. 17. AmecoPress.




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: