Domingo, 30 de abril de 2017.

Noticias

La Eurocámara da luz verde al CETA

Cuando los derechos de las grandes empresas avanzan y los servicios públicos retroceden, siempre, las más perjudicadas son las mujeres

Economía, Unión Europea, Feminismo, Legislación y género, Política y género, Madrid, Jueves 16 de febrero de 2017, por Redacción AmecoPress


Madrid, 16 feb. 17. Amecopress. Muchas expertas y organizaciones lo habían advertido: el 15 de febrero era una fecha importante para el futuro de los pueblos europeos, que son mucho más que sus instituciones. Y sí: este miércoles se ha producido en el Parlamento Europeo la votación de ratificación del Acuerdo Integral sobre Economía y Comercio con Canadá, más conocido por sus siglas en inglés: CETA. Y lamentablemente ha sido aprobado.


A pesar de la opacidad del proceso de negociación, la firma de este tratado por parte de las autoridades comunitarias ha encontrado la oposición de los movimientos sociales europeos que incluso ayer se movilizaron en la sede del Europarlamento en Estrasburgo. Pero el temido momento ha llegado: el pleno del Parlamento Europeo ha aprobado la ratificación del controvertido acuerdo comercial negociado por la Unión Europea y Canadá (CETA), lo que permitirá su entrada en vigor provisional esta misma primavera, a la espera de que los parlamentos nacionales den luz verde a su aplicación definitiva.

El pacto comercial ha sido respaldado con 408 votos a favor, 254 en contra y 33 abstenciones, con el apoyo mayoritario del Partido Popular Europeo (PPE), Liberales (ALDE), Conservadores y Reformistas (ECR) y un voto dividido según delegaciones nacionales en el seno de Socialistas y Demócratas (S&D). Los y las socialistas españolas han votado a favor del tratado.

Se trata de son un acuerdo que creará una nueva regulación que afectará a cuestiones sociales y laborales. Y por tanto, a la vida. El tratado implica la consolidación de un bloque geopolítico hegemónico que pugna por mantener y acrecentar sus nichos de influencia en el escenario global frente a otros actores emergentes. Es manifiesta también por el rol de vaso comunicante que ejerce el CETA respecto al más conocido TTIP. El CETA resulta central porque, tal y como ha afirmado la Comisión Europea, establece los términos y estándares por los que se guiará este órgano de cara a las negociaciones de acuerdos similares que a día de hoy mantiene abiertas con otros 20 agentes globales diferentes.

"Hoy es un malísimo día para la democracia y el estado social europeo. El CETA es la puerta de atrás del TTIP, ambos son acuerdos comerciales destinados a eliminar la capacidad de los gobiernos locales, autonómicos y nacionales para defender los intereses de la ciudadanía frente al poder de las multinacionales. Su objetivo es restringir los derechos de los trabajadores y las garantías sanitarias y medioambientales, privatizar los bienes públicos y abrir puertas a los transgénicos y al fracking. Los tribunales arbitrales que se establecen estarán al servicio de las ganancias de las grandes corporaciones, nunca de la ciudadanía. Pero todavía es posible parar al CETA porque esta resolución de la Eurocámara tiene que ser ratificada por los estados", escribía Alicia Puleo al conocer la noticia.

La erradicación de las causas de la pobreza y de la desigualdad son decisiones políticas y tratados comerciales como el que se aprobó ayer solo servirán para el enriquecimiento de unos pocos y el aumento de las desigualdades, según han advertido desde el comienzo las organizaciones que se han opuesto a su implantación. Y la desigualdad de género, lejos de erradicarse, será profundizada. En un panorama económico en el que apenas quedan aranceles, son los derechos sociales, laborales y las protecciones ambientales y sanitarias las únicas que ponen freno a las grandes compañías, empeñadas en el lucro desmedido y ajeno a cualquier tipo de principios.

Estados Unidos sólo ha ratificado doce convenios de la Organización Internacional del Trabajo, ninguno sobre libertad sindical o negociación colectiva. Si la desregulación laboral continúa en aumento afectará, como sucede habitualmente, de manera más directa a las mujeres. ¿Qué pasará con la conciliación laboral y familiar, o las bajas por maternidad o paternidad?

Cuando los derechos de las grandes empresas avanzan y los servicios públicos retroceden, siempre, las más perjudicadas son las mujeres. Los cuidados, una de las claves de la economía feminista, son aún más invisibilizados, y mientras la carga de trabajo de las mujeres se multiplica. Porque, ya sabemos, cuando desaparecen o debilitan los servicios sociales son las mujeres quienes hacen estas tareas de cuidados, invisibilizadas, no remuneradas y denostadas -las mujeres hacen el 70 por ciento del trabajo no remunerado y son las principales empleadas del sector público-.

La feminista Beatriz Gimeno escribía en su muro de Facebook tras conocer la firma del acuerdo: “Muchos de los temas que discutimos las feministas en la actualidad están relacionados con el neoliberalismo. Creo que la crítica radical al capitalismo y a los mercados es uno de los límites del feminismo del Psoe. No se puede estar contra el neoliberalismo en lo que hace a determinados asuntos que tienen que ver con los derechos de las mujeres y luego votar que sí al CETA, que nos pone a los pies de las multinacionales (especialmente a las mujeres). Todo el Psoe ha votado con la derecha, pero no todos los socialistas europeos lo han hecho. Socialismo o barbarie”.
Una idea en la que ahonda la ecofeminista Yayo Herrero, "el sistema económico capitalista se ha construido ignorando e invisibilizando usurpaciones determinantes: la de lo ecológico y el acaparamiento del trabajo y el tiempo de las personas que cuidan la vida humana y los cuerpos vulnerables, en su mayoría mujeres”.

Proceso opaco

La Unión Europea y Canadá dieron por cerradas las negociaciones en agosto de 2014, pero el acuerdo definitivo no fue suscrito hasta octubre de 2016. Casi la totalidad de las disposiciones del acuerdo entrarán en vigor de manera provisional previsiblemente en el mes de abril, si la parte canadiense también ratifica en las próximas semanas el texto negociado.

Sin embargo, la aplicación definitiva y total del acuerdo -incluidos elementos controvertidos como los tribunales de arbitraje- no será efectiva hasta que los parlamentos nacionales y regionales competentes en los países de la UE (hasta 38 cámaras) den su aprobación, lo que llevará varios años.

La Unión Europea cuenta con que el comercio de bienes y servicios entre las dos partes aumente un 25% con el CETA y que el PIB europeo crezca en unos 12.000 millones de euros al año.

En la actualidad, las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Canadá se estima en unos 60.000 millones de euros anuales. El bloque comunitario es el segundo socio comercial de Canadá, mientras que el país norteamericano ocupa el puesto duodécimo en la lista de socios comerciales de la UE.

Frente a este proceso, numerosas organizaciones se han convertido en impulsoras de un esfuerzo creciente por reforzar la coalición social, política y sindical contra este tratado y contra el conjunto de toda esa arquitectura jurídica de la impunidad que regula hoy los flujos de comercio e inversión y que es contraria a los intereses de las mayorías. El Parlamento Europeo votó este miércoles a favor de la ratificación del Acuerdo Integral sobre Economía y Comercio con Canadá (CETA). Un punto de inflexión. Pero no todo está perdido.

Foto archivo AmecoPress


UE – Economía – Política y género – Feminismo – Legislación y género; 16 de febrero. 17. AmecoPress




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: