Señala un boletín de la Alianza de Mujeres Cooperativistas

Guatemala: La lucha de la mujer organizada enfrenta obstáculos complejos

7 de julio de 2016.

Guatemala | Internacional | Economía | Mujeres del mundo | Género y desarrollo



Poco a poco se han organizado grupos de mujeres, especialmente en el cooperativismo


Guatemala, 06 jul. 16. AmecoPress/Cerigua.- En Guatemala, la lucha y esfuerzos de la mujer organizada ha debido enfrentar obstáculos de complejas raíces culturales y estructurales, en pro de propiciar los espacios físicos, sociales, jurídicos y políticos desde sus respectivos senos familiares y la propia estructura social, señala un boletín de la Alianza de Mujeres Cooperativistas.

La información subraya que el cooperativismo o trabajo asociado, como también se conoce, postula en sus principios filosóficos que es un sistema económico y social basado en la libertad, la igualdad, la participación y la solidaridad, en procesos de producción para mejoras económicas y justas para la promoción y desarrollo del ser humano.

Poco a poco en Guatemala se han organizado grupos de mujeres, especialmente en el cooperativismo, con el fin de hacer efectivas las fórmulas que el sistema permite y facilita.

Sin embargo, esfuerzos e inquietudes han chocado con el gran obstáculo de la discriminación y marginación cultural, la subyugación de la mujer por prácticas que vulneran derechos y limitan oportunidades al duplicarse requisitos y obligaciones para aspirar el ser cooperativista.

Asimismo, señala que la mujer guatemalteca, al aspirar asociarse a una cooperativa depende de la existencia de la figura masculina para poder ser aceptada, mucho más para solicitar créditos o para salir de sus comunidades cuando asiste a capacitaciones y otras actividades inherentes a su aspiración de desarrollo.

Por lo tanto, por sí sola, el proceso de integración cooperativista en Guatemala ha sido dificultoso para que la mujer cooperativista pueda hacer valer sus derechos y reconocida su valía hacia la sociedad misma.

Con el transcurrir de los años y más específico a partir del año 2012, han surgido inquietudes cuyo motivo de nacimiento lo ha sido el luchar contra ésta injusta y desigual realidad, señala el boletín.

Uno de estos, el de la Alianza de Mujeres Cooperativistas de Guatemala (AMCG), en la actualidad fortalecida en número y participación, surgió para representar a las mujeres cooperativistas federadas y no federadas.

Entre los pasos trascendentales del movimiento representativo y articulador de mujeres cooperativistas en Guatemala, están las reformas a la Ley General del Cooperativismo que promueve la AMCG.

Transcurridos dos años desde que la AMCG planteó ante la Comisión de Cooperativismo del Congreso de la República de Guatemala, tales propuestas de reformas, no fue sino hasta el pasado 24 de noviembre de 2014, el que fue aceptada por el pleno de diputados como Iniciativa de Ley y bautizada con el número 4920.

Otro paso más e igual de importante por su trascendencia y en ésta memorable fecha es el poder presentarnos ante la sociedad guatemalteca como la primera Federación de Cooperativas de Comercialización “Mujeres Guatemaltecas R.L. (Fedecomgua), cuyo surgimiento se sustenta en cooperativas de mujeres productoras, a través de la cual se aspira a alcanzar y hacer dinámica una de las facetas más importantes de la producción: la comercialización a nivel local, nacional e internacional, concluye la información.

Foto: Cerigua.

— -

Internacional – Economía – Mujeres del Mundo – Género y desarrollo. 06 jul. 16. AmecoPress.