Las niñas son víctimas de violencia en las escuelas de todo el mundo

7 de marzo de 2008.

Por Maria Cobos

Madrid | Internacional | Derechos humanos | Acoso sexual



Informe de Amnistía Internacional sobre la situación de las alumnas en el ámbito escolar


Amnistía denuncia en su informe hecho público hoy: “Escuelas seguras: el derecho de cada niña” que las pequeñas son víctimas de hostigamiento, acoso sexual y abusos en las escuelas. Desde México a China, las niñas se enfrentan a las discriminaciones, a recibir golpes en nombre de la disciplina, al peligro de ser agredidas sexualmente, acosadas o intimidadas de camino a la escuela o en ella misma. Sufren amenazas de agresión sexual de otros estudiantes y escuchan como profesores les ofrecen calificaciones más altas a cambio de favores sexuales.

En las escuelas españolas, según destaca el informe, la incidencia del maltrato ha disminuido. Según datos del Defensor del Pueblo, las agresiones graves, que incluyen acoso sexual, han descendido del 2% registrado en 1999 al 0’9% en 2006. Lo que significa que 9 de cada 1.000 menores están padeciendo agresiones. Sin embargo, Amnistía no ha encontrado información específica sobre la violencia en las escuelas españolas basada en el género, por lo que pide al gobierno que en cumplimiento de la ley de igualdad, empiece a registrar de forma diferenciada las formas de violencia que padecen las niñas en el ámbito educativo.

Las niñas estudiantes sufren discriminación en Tanzania, entre 2003 y 2006 se expulsaron de las escuelas a más de 14.000 alumnas de educación primaria y secundaria al quedar embarazadas por causas relacionadas con la violación, el matrimonio a temprana edad o la pobreza; sufren agresiones sexuales y acoso en Malawi, un estudio de 2006 indicaba que el 50% de ellas afirmaba haber sido “tocadas” sin permiso por profesores o compañeros con alguna intención sexual.

En EEUU, un estudio mostró que, en las escuelas públicas, el 83% de las niñas de entre 12 y 16 años sufrían alguna forma de acoso sexual.

Según el informe, en 2006, cerca de la mitad de los países del mundo, al menos en 94, no se ha prohibido el castigo corporal en las escuelas, castigos por parte de profesores y personal administrativo que conlleva azotar a las alumnas con látigos, cables eléctricos, obligarlas a estar al sol de rodillas, privarlas de alimentos o insultarlas y maltratarlas psicológicamente. En Haití, por ejemplo, la violencia en las escuelas es un fenómeno generalizado que rara vez se informa de él.

La organización, defensora de los derechos humanos, denuncia que el 40% de los 77 millones de niños y niñas en edad escolar no pueden asistir a la escuela porque viven en zonas de conflicto donde la vida del alumnado corre peligro y la actividad docente se ve afectada por ser objetivos de la violencia armada. Así, en Afganistán, incendiar las escuelas de las niñas se ha convertido en práctica habitual y en Irak, sólo el 30% de alumnado acudió a la escuela en 2006.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, Amnistía ha pedido a los gobiernos y autoridades escolares de todo el mundo que se tomen las medidas oportunas para poner fin a la violencia que sufren las niñas en las escuelas.

La directora general de Amnistía, Widney Brown, ha declarado que “Prácticamente todos los gobiernos afirman aborrecer la violencia contra las mujeres y las niñas. Las escuelas son lugares donde los gobiernos tienen responsabilidad directa y pueden comenzar a respaldar sus palabras con acciones concretas”.


Internacional – Derechos humanos – Acoso sexual – 7 marzo, 08 (AmecoPress)