AmecoPress os desea un Feliz 2015

15 de diciembre de 2014.

Por Redacción AmecoPress

Medios de Comunicación | Madrid | Comunicación | Comunicación y género | Feminismo | Movimiento feminista



Nos vamos de vacaciones y nos volveremos a encontrar en enero


Madrid, 15 dic. 14. AmecoPress. No podemos entender el año que está a punto de finalizar sin resaltar el trabajo del Movimiento Feminista que ha sabido, a pesar de las dificultades y de la burda oposición que encuentra, contagiar a la sociedad y alcanzar uno de los mayores logros del 2014: parar la reforma de la ley del Aborto. Nos vamos para volver en enero, destacando y valorando la labor de los Feminismos, en ascendente ebullición y crecimiento.

JPEG - 63 KB

A lo largo del 2014 las mujeres se han organizado y han dado respuesta a la agresión de una ley que golpeaba los pilares básicos de una lucha antigua: la conquista de la libertad, el derecho a decidir. Nos referimos al proyecto de Ley Orgánica de Protección del Concebido y los Derechos de la Embarazada, que era sobre todo una ley contra las mujeres. Sus incongruencias, su barbarie semántica, su inoperatividad, tan bien evidenciadas y denunciadas por las organizaciones de mujeres y profesionales, dejaban al descubierto su intención, el trasfondo: la falta de respeto y consideración a las mujeres, que las ubica como seres inferiores a los que hay que tutelar.

Afortunadamente el Gobierno anunció el 23 de septiembre la retirada de la ley del aborto porque, según admitió, no ha recibido el consenso suficiente. Vale la pena volver a destacar la importante labor del movimiento feminista en la articulación de la respuesta social que, en definitiva, fue la que detuvo esta ley retrógrada al poner de manifiesto que nadie la quería.

El 1 de febrero llegaba a Madrid el ya famoso Tren de la Libertad, que dio lugar a una multitudinaria manifestación que fue seguida en simultáneo en gran parte de capitales europeas y también países de Latinoamérica. Manifiestos y redes advirtieron de la vulneración del derecho internacional y la normativa europea. Millones de mujeres y hombres manifestaron su oposición al anteproyecto. Jóvenes y viejas militantes conjugaron visiones y acción y esa forma de hacer logró sumar apoyos de amplios sectores sociales.

Esta experiencia se ha convertido en un foco de aprendizaje que puede trasladarse a distintos campos. Y es que pese a los intentos de presentar los avances sociales conseguidos por las mujeres como la consecuencia de un progreso que marcha por sí solo, el proceso histórico nos demuestra que han sido las luchas de muchas mujeres, las que nos permiten hoy gozar de derechos que en un pasado muy próximo fueron negados y que de nuevo se ven amenazados. Y eso es algo que hoy captan mujeres de diversas generaciones, clases sociales, expresiones estéticas y sensibilidades.

Hoy no existe el prototipo de feminista. Se habla de Feminismos para incluir muchos matices. Reivindicaciones antiguas se abordan desde múltiples perspectivas. La lucha feminista integra la de las inmigrantes, las LGTB, las defensoras de derechos humanos... En gran parte de estos grupos encontramos una comisión de feminismos, que se esfuerza por convertirse en un enfoque transversal.

Muchas de estas organizaciones realizaron un trabajo formidable para dar lugar al Informe CEDAW Sombra España que, refrendado por más de 260 colectivos de la sociedad civil evalúa la equidad de género en España. El resultado es contundente: las políticas de Igualdad han sido desmanteladas.

Las Feministas celebran encuentros y jornadas. Escriben, hacen cómic, películas y canciones. Hablan de economía feminista, de música para reivindicar la igualdad, de filosofía, de corresponsabilidad, de las dificultades de las más jóvenes, de la pérdida de derechos sociales, de la lacra de la violencia. Y no pierden de vista a todas las mujeres del mundo. Hoy, más que nunca, son universalistas.

Las redes ayudan a esta apertura de la perspectiva y rapidez en el análisis de leyes, medidas y realidades generadas desde un sistema patriarcal que, en tiempos de crisis, sigue cebándose de manera especial con las mujeres. Pero también en la circulación de nuevos puntos de vista, propuestas refrescantes y acciones colectivas. Y la comunicación permite el enriquecimiento de esa diversidad que tiene en común el intentar construir un mundo basado en la Igualdad y la Libertad.

Nos gustaría dar siempre buenas noticias. La realidad, sin embargo, nos obliga a seguir informando del maltrato psicológico, económico y físico a las mujeres por ser mujeres; sobre el dolor y el sufrimiento que causa la violencia de género y de su permanencia e incluso incremento en las generaciones jóvenes. Los últimos días de este 2014 están siendo especialmente crueles y todavía vemos cómo la gravedad de los datos se diluye en tenues respuestas, lamentos y condenas.

Sabemos que los medios de comunicación tenemos una gran responsabilidad a la hora de reflejar y construir un mundo de acuerdo a esas aspiraciones de las que el Feminismo es portavoz. Y que para eso necesitamos entre otras cosas, limpiar nuestra mirada de prejuicios, formas y valores sociales y culturales dominantes: patriarcales y androcéntricos. Desde el uso de un lenguaje no sexista, la apuesta de las mujeres como fuentes y protagonistas de las informaciones y la elección de una perspectiva para contar el acontecer: la lucha por la Igualdad.

Somos conscientes de que esto no es fácil y de que hay colores y matices que no hemos sabido representar. Nos tomamos unas bien merecidas vacaciones y volveremos en enero del 2015 para seguir, mientras podamos, con nuestro compromiso para que la información contribuya a crear una sociedad más equilibrada, justa y progresista.

Fotos: AmecoPress, ilustración cedida por Pablo de Pedro Martín 

--------------------

Medios de comunicación – Comunicación y género – Feminismo – Movimiento feminista; 15 diciembre (14), AmecoPress