Venezuela: Mujeres afrodescendientes conquistan viviendas dignas

27 de noviembre de 2014.

Por Jesús Chucho García

Internacional | Mujeres del mundo | Derechos humanos | Liderazgo | Caracas - Venezuela | Empoderamiento



“La triple discriminación hacia nosotras por ser afro, pobres y mujeres la sentimos en carne propia…pero nada de eso nos quitó el ánimo, la fe y la convicción de lograr nuestros objetivos…”


Caracas, 26 nov. 14. AmecoPress/ALAI.- Vivían apiñadas en el barrio 5 de julio de Petare y hoy en día, tras superar varios de obstáculos, hacen realidad su proyecto habitacional de 400 apartamentos de setenta metros tres habitaciones, baño, cocina… “nosotras hicimos la sugerencia de cómo debía ser nuestra vivienda”, dicen las integrantes del Movimiento de Pobladores.

Existen focos de esperanzas en el país para seguir creyendo en radicalizar el proceso bolivariano y avanzar hacia una mejor calidad de vida. La cimarrona afrodescendiente Michele Manning, esposa, madre, abuela y profesora de idiomas, comenzó hablándonos del proceso de cómo lograron, en una zona exclusiva de blancos de clase media, hacer valer sus derechos, partiendo del proceso de regularización de tierras urbanas lanzado por el presidente Chávez hace más de una década.

“Esta lucha, Chucho García, ha sido una prueba de resistencia y defensa de nuestros derechos constitucionales y también una lucha contra el racismo y la discriminación social, pues los y las afrodescendientes tenemos el derecho a vivir en zonas que eran exclusivamente de la gente blanca eurocéntricas. La triple discriminación hacia nosotras por ser afro, pobres y mujeres la sentimos en carne propia…pero nada de eso nos quitó el ánimo, la fe y la convicción de lograr nuestros objetivos. El espíritu ancestral africano nunca nos abandonó”, dijo la afrobarloventeña y docente Zaida Quintana.

Así comenzó la cosa

“Vivíamos apiñadas en el barrio 5 de julio de Petare, donde ya no había espacio para construir una vivienda más. La cuarta república no nos daba oportunidad de tener una vivienda digna. Chávez propuso una política de subsidios habitacionales cuando comenzó el proceso bolivariano… pero cuando lo solicitábamos los apartamentos los subían descaradamente y se nos hacía cuesta arriba lograr una vivienda digna.

A partir de ahí, nosotras como mujeres, tomamos como referencia la ley de tierras urbanas que en su artículo uno expresa la regularización sobre la tenencia de tierras urbanas sin uso, aptas para el desarrollo de programas sociales de vivienda y hábitat, a los fines de establecer las bases del desarrollo urbano y la satisfacción progresiva del derecho a las viviendas dignas en las zonas urbanas.

Libre esta ley, comenzamos a buscar las tierras sin uso del distrito Sucre del estado Miranda… comenzamos a buscar tierras que estaban ociosas o de dudosos dueños que no tenían cómo demostrar que eran sus propietarios. Conseguimos unos ejidos municipales en Macaracuay, pero de ahí cuando los tomamos legamente fuimos atacados por los vecinos y lamentablemente no recibimos el apoyo del alcalde de José Vicente Rangel Ávalos, ni de la llamada ‘clase media en positivo’.

“Luego de ese intento tomamos el llamado ‘Poliedrito’ de La Urbina, ahí la cosa fue más fuerte, hasta los perros nos echaron, hubo enfrentamientos, tomamos la entrada de la Cota Mil, los concejales y el alcalde Rangel Ávalos, no mostraron ningún gesto de solidaridad, aun nosotras demostrándoles que esa tierra eran ejidos municipales. Por último precisamos un terreno de dudosa propiedad de un ciudadano de origen portugués donde tenía un casino, hotel de mala muerte.

Para ese entonces habíamos constituido el Movimiento de Pobladores, donde la mayoría somos mujeres. Cuando, usted Chucho nos visitó cuando nos tomamos estas tierras, tuvimos que enfrentar el racismo, los ataques del alcalde del municipio Sucre, Carlos Ocariz… pero resistimos con todas nuestras familias, madres, padres, esposos, hijos nietos…en agosto del 2011, el entonces vicepresidente Elías Jaua lanza el decreto de expropiación de este terreno donde estamos ahora. Estábamos convencidas que el mandato jurídico del presidente Chávez había que acatarlo… era una lucha contra el viento que se arreció después de la muerte del presidente.

El contexto de la guarimba tuvimos que resistirlo de donde no teníamos fuerza…bajo el lema aquí no estamos jugando…Nuestro proyecto habitacional de 400 apartamentos de setenta metros tres habitaciones, baño, cocina…nosotras hicimos la sugerencia de cómo debía ser nuestra vivienda.

“Hoy este proyecto lleva el nombre de Saman de Güere en homenaje al lugar donde Chávez juró luchar por su país”

Aquí la gente no hará lo que da la gana

Jesús Herrera, padre de familia, quien nos mostró su apartamento, fue muy claro al decir: “Nuestra organización de control social es la asamblea de ciudadanos y ciudadanas. La idea es que nosotros mantengamos este lugar limpio, con calidad de vida y prevenir la violencia, la delincuencia”.

La lideresa Quintana, fue muy clara al decir que “nuestro proceso es diferente a muchos complejos habitacionales, pues nosotros y nosotras nos conocimos en la lucha, sabemos quién es quién…aquí no nos pueden meter gente por palanca o que alguien venda su apartamento para desconocidos…aquí no es así, el control es casi absoluto y nosotros y nosotras somos las guardianas de la paz, así como tenemos el gran compromiso de transmitir los buenos valores a nuestros muchachos y muchachas y además de reconocernos como afrodescendientes, como nos los explicó la profesora Onis Chourio y Luz Marina Rosales, miembras del Movimiento Social Afrodescendiente en un taller realizado aquí en nuestro complejo habitacional”.

Foto: Zaida Quintana y Michelle Manning, lideresas del conjunto residencial Samán de Güere.

-------------------

Internacional – Mujeres del Mundo – Liderazgo – Derechos Humanos. 26 nov. 14. AmecoPress.

Documentos

zaida.jpg
JPEG | 6.9 KB